“Es un momento muy importante para Armenia,

orad que las autoridades gobiernen con justicia”

“El ambiente ha cambiado en el país, hay esperanza y confianza respecto al futuro”, dice Hasmik Hovsepyan, una cristiana armenia, activista por los Derechos Humanos.

Los cristianos en Armenia esperan que los cambios recientes en el país ayuden a construir un Estado con oportunidades para todos. El desmantelamiento del viejo sistema corrupto es un gran reto, pero la revolución pacífica establece el escenario idóneo para que estos cambios sean una realidad, considera Hasmik Hovsepyan, activista por los Derechos Humanos y abogada en Yereván, la capital.

Trabaja para el Centro para la Religión y la Ley, una organización en defensa de los DDHH y la investigación. Es experta en libertad religiosa.

“Muchos de los cristianos evangélicos que conozco han participado en la desobediencia pacífica”, aseguraba Hovsepyan este mayo a Evangelical Focus. Algo que es “natural” porque los cristianos han estado activos durante años orando y construyendo una fuerte “conciencia civil”, manifiesta.

Pregunta: ¿Cuál era la situación en Armenia antes de 2018?

Respuesta: Las razones que hay tras el movimiento de protesta a escala nacional y tras la ‘Revolución de Terciopelo’ son numerosas; injusticia social, corrupción, un sistema gubernamental elitista, pobreza, desigualdad ante la ley, migración a gran escala, una economía oligárquica donde los ricos que tenían conexiones con los oficiales del gobierno se estaban haciendo más ricos mientras el resto de la población se empobrecía más, etc.. El partido político que había gobernado el país durante 20 años había perdido la confianza de la gente. Se habían presentado a sí mismos como autoridades a las que no les importan las personas del país.

Si tuviésemos que dar una descripción evangélica del anterior gobierno podríamos decir que no tenían temor de Dios ni eran considerados. La gente se sentía oprimida y despreciada por su propio gobierno. Había perdido la esperanza y el optimismo respecto al futuro. Se dieron cuenta de que ya no podían seguir así, aunque parecía que habían aguantado la situación.

El punto de inflexión fue cuando el entonces presidente rompió abiertamente su promesa. Habiendo gobernado durante dos legislaturas y habiendo prometido que nunca optaría a un tercer mandato, Serzh Sarkisian fue propuesto y después elegido por el Parlamento como primer ministro. Quedó claro que el cambio de la Constitución de 2015, por el cual Armenia pasó de un sistema de gobierno presidencialista al parlamentario, perseguía el objetivo de que el presidente interino tuviera la oportunidad de seguir gobernando, esta vez como primer ministro.

Antes de las elecciones para ocupar el cargo de primer ministro, el miembro de la oposición política del parlamento, Nikol Pashinyan, inició una marcha de protesta desde la segunda ciudad más grande del país hasta Yereván, donde las protestas se convirtieron gradualmente en un movimiento pacífico a escala nacional que desembocó en una ‘Revolución de Terciopelo’ y en un traspaso pacífico del poder.

P: Nikol Pashinyan es el nuevo primer ministro. ¿Qué percepción tiene la población de él? 

R: Pashinyan era un reconocido periodista y editor jefe de un periódico. Después entró en política y se convirtió en miembro de la oposición parlamentaria. A lo largo de toda su carrera ha actuado como un político, generando opiniones y creencias destacadas. Siempre había criticado la acción del gobierno y, aunque nadie pudiera imaginarlo, en algún momento se convirtió en el líder del movimiento a escala nacional. Había una hipótesis extendida en Armenia de que no existía ninguna oposición real y que todos los partidos opositores en el parlamento eran proyecto del ‘proyectos’ de las propias autoridades y que actuaban de manera limitada, con el objetivo de destensar la insatisfacción pública y la reputación del Estado democrático. Sin embargo, durante las protestas la gente comenzó a confiar en él y a quererle. Podríamos decir que Pashinyan fue una especie de revelación para la población. Ahora es el primer ministro, completamente legitimado y legalmente establecido, que cuenta con la confianza y el respeto de una gran mayoría de la nación.

Cabe mencionar que en una de sus primeras entrevistas declaró que el evangelio es el escrito más relevante de la historia de la humanidad y que el carácter de Jesús le impactó cuando leyó por primera vez el Nuevo Testamento en la escuela. Según Pashinyan, cuando lees sobre Jesús comprende que él no podría haber sido así si no fuera Dios. Él se identifica a sí mismo como un cristiano que lee la Biblia periódicamente.

P: ¿Cuáles son los retos que Armenia deberá afrontar en los próximos años? 

R: Los primeros pasos deben estar enfocados en erradicar el sistema de corrupción y élites, estableciendo el Estado de derecho y garantizando un escenario favorable y seguro para las inversiones. Estos pasos tendrán un efecto multiplicador: se creará empleo, se reducirá la pobreza y se dará una reversión de los movimientos migratorios de fuera hacia dentro del país.

El prerequisito más esencial está presente: el ambiente en el país ha cambiado, hay esperanza y confianza respecto al futuro y el prestigio internacional de Armenia ha crecido. Este país tiene unos recurso tremendos, incluyendo los recursos humanos, para crecer.

P: ¿Cómo se plantean las relaciones diplomáticas con Rusia y Turquía?

R: Armenia ha sido un aliado estratégico y amigo de Rusia. Los rusos son importante socios en seguridad, a nivel militar-técnico, y en las esferas económicas y de comercia, por lo que las nuevas autoridades no harán ningún cambio drástico en este sentido. Al mismo tiempo se espera que la legitimidad del actual primer ministro permitirá al lado armenio actuar desde posiciones más dignas.

En cuanto a la vecina Turquía, es poco realista esperar cambios positivos en las relaciones. Los dos países no han establecido relaciones diplomáticas desde hace mucho tiempo, las fronteras están cerradas y hay una circunstancia notable de falta de reconocimiento del genocidio armenio. A pesar de todo, tanto al anterior gobierno como el actual han señalado en varias ocasiones a Turquía que Armenia está preparada para establecer relaciones bilaterales sin precondiciones, mientras que las autoridades turcas siempre hablan de precondiciones, lo que aborta cualquier tipo de proceso.

P: ¿Cuántos cristianos hay en Armenia? 

R: Históricamente, Armenia es un país de predominancia cristiana y monoétnica. Extraoficialmente, la población no supera los 2,5 millones de personas. Muchas de ellas son miembros de la Iglesia Apostólica Armenia y cristianas nominales. Los evangélicos y pentecostales rondaríanlas 100.000 personas. Ahora mismo hay 67 organizaciones religiosas registradas, 45 de las cuales son evangélicas y pentecostales. También hay doce comunidades que no están registradas pero que también practicas sus creencias.

P: ¿Los evangélicos han participado en las protestas? ¿Cómo ven los cristianos que conoces el futuro del país?

R: El movimiento de resistencia y desobediencia civil ha sido de una naturaleza pacífica. Fue declarado como una lucha de manos abiertas donde incluso los principios bíblicos han sido escuchados; si alguien te golpea la mejilla derecha, ponle también la otra. No han habido agresiones ni se ha llamado a la violencia para derrocar al poder. Ha sido, de hecho, en una atmósfera de amor y solidaridad, y muchos cristianos evangélicos que conozco se han unido a la desobediencia pacífica, lo que es natural porque tienen una elevada conciencia civil y son activos desde sus posiciones. Por supuesto, el ambiente de amor y solidaridad ha contribuido a su participación.

Mis amigos cristianos contemplan el futuro de Armenia como brillante, lleno de esperanza y bendición. Durante docenas de años los cristianos han orado día y noche por Armenia, y puede decirse que estos acontecimientos han sido similares a las cosas ocurridas en el Antiguo Testamento, en Éxodo, cuando la gente clama a Dios y Dios la libera de la esclavitud. Ahora no es una etapa menos importante. Si queremos construir la tierra prometida de nuestros sueños también debemos estar preparados para seguir el camino de la reforma interna personal y el trabajo honesto.

P: ¿Existe una verdadera libertad religiosa para los cristianos evangélicos en el país? 

R: No se puede decir que la libertad de creencia y de conciencia no sea respetada en Armenia, pero hay problemas que requieren soluciones urgentes. El derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión está garantizado por la Constitución pero hay inconvenientes significativos en la legislación actual. En los últimos diez años han habido cuatro intentos, sin éxito, de reformar la ley sobre organizaciones religiosas y el principal problema es que la base de estos proyectos de ley fue el concepto de limitaciones en lugar de la regulación adecuada.

Además de los aspectos legales, hay también una alarma por la discriminación religiosa, que afecta también a los cristianos evangélicos y está muy extendida. Es especialmente evidente en el ámbito educativo, en la administración pública, las fuerzas del orden y los lugares de trabajo. Esperamos que el nuevo gobierno tenga más principios en estas áreas y que en Armenia todo el mundo pueda disfrutar la libertad de conciencia y religión sin ser objeto de discriminación.

P: ¿Cómo orar pueden los cristianos en otras partes del mundo orar por Armenia?

R: Es un momento muy especial para el país. No es fácil comenzar a reconstruir lo que se había destruido ni enderezar el mal camino. Ahora, los armenios están construyendo muros como Nehemías hizo en Jerusalén. Los cristianos en Armenia oran para que nada impida este proceso y para que las nuevas autoridades gobiernen con justicia, ley y temor de Dios. Así que me gustaría pedirle a los cristianos en el resto del mundo que oren por Armenia con el pasaje de Proverbios 8:15, que dice “por mí reinan los reyes, y los príncipes decretan justicia”.

Tomada de: Protestante Digital.com 

.

.

.

.

.

.

.

.


Leave your Comment