.

7ma parte

Otra cita Trinitaria:

Juan 17:5  Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese.

Cuando el Trinitario cree que estas citas son las pruebas de que Jesùs (el Tabernáculo de carne) estuvo con el Padre en Juan 1:1 es sòlo dislocar las Escrituras.

El que dice: “glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo”,

No es otro sino el mismo Verbo (Logos, Dios en Morphe) en Jesús, quien pedía ser unificado con esa gloria de allá en el principio.

hqdefaultEl Señor Jesús sabía que el Logos (Espíritu del Padre) morando en él fue Quien estaba en el principio con el Padre, así como el espíritu del Hombre está en el hombre; y sabía que Èl como hombre sería exaltado por el Padre hasta lo sumo, por cuanto el Logos moraba en Èl, por eso dice: Padre, “glorifícame tú al lado tuyo con aquella gloria que tuve contigo”.

Quien estuvo en el principio con Dios Padre era el Verbo, o el Dabar, la Sabiduría, la Palabra creadora de Dios. No que la Palabra de Dios tuviera noción de existencia diferente a del Padre, ni que Jesùs (el tabernáculo de carne) antes de su encarnación haya sido aquel Verbo junto con el Padre.

Ese Dabar, o Sabiduría, o Palabra, el Logos que estaba en el principio con Dios, era el atributo del mismo Dios Padre siendo objetivado como una personificación, lo cual no lo hace ser una persona distinta.

Aún los atributos humanos a menudo se separan de la persona aparentemente y son objetivados como personificación, como si tuvieran una existencia separada y noción propia, separada de aquel a quien pertenece. Por ejemplo, vemos que Pablo dice:

Romanos 9:1 “Verdad digo en Cristo, no miento y mi conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo.”

Y

2Corintios 1:12 “Porque nuestra gloria es esta: El testimonio de nuestra conciencia,…”

¿Acaso nuestra conciencia tiene noción propia separada de la nuestra para darnos testimonio?

Muchos eruditos argumentan que estas expresiones (de los atributos siendo personificados) no son más que un artificio o arte poético de personificación como lo vimos en Proverbios 8: 22, y es el mismo caso como cuando vemos que Dios Padre envió Su Espíritu o Su Palabra (como si fuese otra persona) para la creación de las cosas. Esto viene siendo lo mismo como lo es cuando vemos al Logos, o la Sabiduría de Dios autoproclamando en Jesús: “Glorifícale tú al lado tuyo.” Es el Espíritu de Dios Padre, el Dabar, la Sabiduría que estaba siempre ante el Eterno y era el Eterno mismo autoproclamándose en Jesús.

¿Puede alguien autoproclamarse como si fuera otra persona? Por supuesto que sí.

Zac 3:2  Y dijo Jehová á Satán: Jehová te reprenda, oh Satán; Jehová, que ha escogido á Jerusalén, te reprenda. ¿No es éste tizón arrebatado del incendio?

¿Cómo podía Jehová decir a Satán: Jehová te reprenda? Es un hecho que esto puede ser posible.

Siendo que la Biblia dice que Dios no compartirá Su gloria con nadie (Isaías 42: 8), es insostenible decir que Jesùs tuvo una gloria compartida con el Padre como aquel Verbo que estaba con Dios.

Esta gloria era la de Dios mismo cuando salió en forma de Logos y luego se glorificó a Sí mismo en Jesùs (Juan 13:32)

Otra cita Trinitaria:

Juan 14:23  Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos   a él, y haremos morada con él.

Al mencionar esta Escritura de Juan 14.23, los trinitarios creen probar una vez màs su imagesdoctrina acerca de las tres personas formando un sòlo Dios.
Pero como ya vimos, El Padre y el Espíritu Santo no son entidades diferentes, sino Uno y la misma persona.

Quien sería enviado es el Consolador, quien según Hechos 2 y Romanos 8:9-11 es el Padre, y èste siendo el Cristo.

Sólo Uno viene a morar en el hombre, y Èste que viene a morar en el hombre es el Padre. Cuando Juan 14:23 dice:

“El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos  (plural) a él, y haremos (Plural) morada con él.

Esto aquí, nuevamente es el Plural mayestático que usa el Señor. No que dos o tres personas vinieran a morar en el hombre, sino uno sólo. Es como en el caso de Génesis 11.

Génesis 11. 5 “Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos estos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. 7 Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. 8 Así los esparció Jehová desde allí sobre toda la faz de la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. 8 Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.”

Cuando Jehová dijo: “descendamos” y “confundamos”, pareciera hablar a otros seres (digamos que estaba hablando con los ángeles, o con el Hijo), pero a la hora de que estos hijos de los hombres debían ser esparcidos y confundidos, ¿dice la Biblia: “y descendieron y confundieron el lenguaje de ellos y fueron esparcidos por toda la tierra? No. Lo que la Biblia dice (después de haber dicho: descendamos y confundamos”) es que el que descendió es Jehová, y fue Jehová quien los confundió y los esparció por toda la tierra.

Así, cuando el Señor dice: Vendremos y haremos morada con él, no está hablando como si dos seres viniesen a morar en el hombre, sino sólo Uno, El Espíritu Santo, que es el mismo Consolador, (Hechos 2:38) que es el Espíritu del Padre morando en los creyentes. (Romanos 8:9-11). Claramente es un plural mayestático demostrando la suma (como si vinieran el Padre + el Hijo) de la fortaleza que Dios despliega.

Otra cita Trinitaria:

Juan 16:13  Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará á toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir.

trinidad-203x300Ante esta Escritura los trinitarios afirman que por cuanto el Espíritu Santo hablará todo lo que oyere, dicen:
¿De quién oye el Espíritu Santo si éste es el mismo Padre? “Claramente El Espíritu Santo es un enviado más del Padre, otra persona diferente del Padre, quien oirá las cosas del Padre”.

En verdad el Espíritu Santo es un enviado del Padre. Dios el Padre envía Su Espíritu para varias cosas: “enseñar, testificar, crear, etc”. Pero esto no hace que Su Espíritu enviado fuera otra persona diferente a Dios, pues es Dios mismo obrando mediante Su Espíritu.

Salmos 104:4 “Envías tu Espíritu, son creados, Y renuevas la faz de la tierra.”

Si Dios dice en Su Palabra:

Salmos 144:7 “Envía tu mano desde lo alto;…”

¿Significa que la mano de Jehová es otra persona por ser enviado de Dios?

Estos solo son expresiones poéticas de las partes o atributos de Dios siendo personificados como si fueran otra persona diferente a Dios, sin embargo es Dios mismo y no otra persona.

Otra cita Trinitaria.

Juan 15:26  Empero cuando viniere el Consolador, el cual yo  os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio de mí.

Nuevamente aquí el trinitario aduce que el Espíritu Santo por ser enviado del Padre, es1God_the_Father600 otra persona diferente del Padre, por cuanto el Espíritu Santo daría testimonio de Jesús.

Pero vemos en la Biblia que esto sólo confirma lo que ya había sido hecho por el Padre mismo:

Juan 5:32 “Otro (el Espíritu Santo) es el que da testimonio acerca de mí, y sé que el testimonio que da de mi es verdadero.

Juan 5:37 “También el Padre que me envió ha dado testimonio de mí.

El Espíritu Santo que daría testimonio de Jesùs, es el mismo Padre quien dio testimonio de Jesús, demostrando que el Espíritu Santo y el Padre son la misma persona.

Otra cita trinitaria.

Juan 16:13 Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará á toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir.

Entonces, aquí llegamos a la parte en donde los trinitarios creen tener una vez màs la razón para probar que el Espíritu Santo es otra persona diferente del Padre.

“Porque no hablará (El Espíritu de Verdad, el Espíritu Santo) por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere…”

Ante esta Escritura el trinitario dice:

“Siendo que el Espíritu Santo no hablará por Su propia cuenta sino que hablara todo lo que oyere (del Padre), esto es muestra de que es otra persona distinta al Padre, pues sòlo se puede oír de otro, siendo diferente del otro de quien oirá”

Para esto, regresemos de nuevo a la identidad del Espíritu Santo en Juan 1:1.

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios”.

El Espíritu Santo (la tercera persona de la trinidad) no es mencionado por Juan aquí, ¿por qué? pues, porque el Espíritu Santo no era sino el Padre mismo en forma de Verbo.

Este Espíritu Santo, era el Verbo, o en lenguaje hebreo: “EL Dabar de Dios”, ¿Qué es el Dabar? Es la Palabra.

Ahora, para entender las palabras de Juan 16:13 en donde aparentemente el Espíritu Santo es diferente del Padre por cuanto oirá las cosas del Padre, es necesario recordar lo que significa: Palabra.

¿Qué es Palabra?: “Palabra, es un pensamiento expresado”.

Si un pensamiento no llega a la expresión, entonces ese pensamiento no llega a ser “Palabra”, pues el pensamiento debe ser expresado. Si yo pensara: “Libro”, empero no lo expreso, entonces mi pensamiento no llega a ser “palabra”.

La “palabra” solo puede expresar el pensamiento de alguien, y esa palabra será la expresión tal como fue pensado. Es imposible que la palabra exprese algo diferente del pensamiento.

Si traducimos Juan 1:1 de manera literal, sería:

que-significa-soñar-con-biblia-1“En el principio era la palabra (pensamiento expresado), y la palabra (pensamiento expresado) era con Dios, y la palabra (pensamiento expresado) era Dios.”
Con esto llegamos a Juan 16: 13 en el cual se nos dice que el Espíritu no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere.

¿Qué significa esto? Significa que el Espíritu Santo (Juan 1:1) siendo la expresión de Dios, es el Verbo, es la Palabra, y siendo la Palabra, sólo puede expresar lo que oyere, es decir: Sólo puede expresar el pensamiento de Dios, el cual es Dios mismo.

Juan 16:13 Pero cuando viniere aquel Espíritu de verdad, él os guiará á toda verdad; porque no hablará de sí mismo, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que han de venir.

El Espíritu y la Palabra son lo mismo. El Espíritu Santo en los creyentes nos guiará a toda la Verdad (La Biblia) y es la Palabra quien nos hace saber las cosas que han de venir.

Pero me dirán: ¿de quién oye el Espíritu Santo si es el Padre mismo? Mi respuesta es que, así como nuestra conciencia nos da testimonio (como lo dijo el apóstol Pablo), y nuestra conciencia no puede hablar, y no es otra persona diferente a nosotros, sin embargo nos da testimonio a nosotros mismos, esto significa que el testimonio que nos da nuestra conciencia es lo que oye de nosotros.

Pero entonces alguien pudiera decir: “Nuestra conciencia no oye literalmente de nosotros”. Mi respuesta es, lo hace en el mismo sentido en que nuestra conciencia nos lo da (como si de alguna manera pudiera hablarnos o comunicarse con nosotros para darnos testimonio), asì, el Espíritu Santo habla (da a conocer) lo que oye (lo que expresa) del Padre al cual pertenece.

El Espíritu Santo es el mismo Padre y vimos que el Padre es la Palabra misma, la Palabra es la manifestación del Pensamiento de Dios, por tanto el Espíritu Santo siendo la Palabra es la expresión exacta del pensamiento de Dios.

Otra cita Trinitaria:

Hebreos 1:8 Mas al hijo: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;
Vara de equidad la vara de tu reino; 9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad; Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo, Con óleo de alegría más que á tus compañeros.
Para el trinitario esto es prueba de que Jesùs el Hijo, la segunda persona de la Trinidad es tambièn de esencia Dios.

Pero esto no es difícil de responder. “Dios, el Padre” no llama: “Dios” al hijo. Eso esjesus-the-king sólo la incoherencia trinitaria. El versículo 9 de Hebreos 1 es claro:

“Por lo tanto te ungió Dios, el Dios tuyo…”.

Una persona que es de esencia “Dios” no puede tener como Su Dios a otra persona que también es de esencia Dios, eso además de incoherencia, es politeísmo.
Otra versión nos aclara mejor este asunto.

Hebreos 1:8 “Con respecto al Hijo dice: Dios es tu trono para siempre, y cetro de rectitud es el cetro de tu reino. 9 Amaste la justicia, y odiaste el desafuero. Por eso Dios, tu Dios, te ungió con el aceite de alegría más que a tus compañeros…”

Esto es claro, al Hijo dice: “Dios es tu trono.” Y esto es paralelo a varias citas de la Biblia en el que el mismo Señor Jesùs llama al Padre: “mi Dios”, o en los que Pablo en sus cartas dice que el Padre es Dios del Señor Jesùs. Por lo tanto, la interpretación trinitaria acerca de este texto está errada, pues un Dios no puede tener a otro Dios como Su Dios.

Aunque pudiéramos mencionar cientos y cientos de argumentos trinitarios y responderlos, cabe solo destacar que el trinitarianismo de por sí es incongruente, ya que decir que Dios está formado por tres personas y que cada uno de ellos comparten la misma esencia, siendo cada uno de ellos Dios, y que sin embargo no son tres dioses sino un Dios, es realmente ilógico desde todo punto de vista.

Si cada uno de ellos es Dios, y siendo que la Biblia dice que El Padre era Dios del Hijo Jesùs, ¿cómo podría un Dios (el Hijo, la segunda persona de la Trinidad) tener a otro como su Dios (el Padre)? ¿Cómo el Dios Hijo pudiera tener al Dios Padre como Su Dios? Incongruencia.

¿Cómo pudiera cada uno de ellos ser distintas personas y decir que las tres personas forman Un solo Ser? Una persona es un ser, y la suma de tres personas forman tres seres. No se puede ser una persona sin que éste sea un Ser, por tanto si son tres personas son tres seres, y si tres seres de la misma esencia son tres dioses.

Saludos y hasta un próximo artículo.

Bendiciones en el Nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Hermano Andrés Ojeda.

.

.

.

.

donar-e1463418267873


Leave your Comment