banner entradas que es un prof

La interpretación sobre el ministerio profético o la interpretación de “lo que es” un profeta ha cambiado, según la época, la zona geográfica, la cultura y la religión. Sorprendentemente aun dentro del mismo cristianismo hay diferentes conceptos de “que es” un profeta y la diferencia de conceptos radica en la interpretación teológica de la denominación de cada cristiano o líder, –ejemplo- la interpretación teológica de la denominación bautista es diferente a la interpretación teológica de los Pentecostáles, la cual así mismo difiere de la interpretación de los adventistas y así sucesivamente, cada una de estás interpretaciones tienen algunas Escrituras para respaldar dicha interpretación, pero el punto a considerar no es si hay o no Escrituras de por medio, sino “la interpretación de esas Escrituras” ya que podemos tener un argumento bíblico verdadero pero invalido, por que no hay una acomodamiento correcto de los pasajes de la Biblia citados, dicho en términos hermenéuticos el texto esta fuera de su contexto, -un ejemplo claro sería- muchas denominaciones (Entre ellas los bautistas) dicen: Los profetas solo fueron hasta el Antiguo Testamento (Lucas 16:16) Ya no hay profetas en este tiempo. Pero… ¿Será esto así? Al citar un verso de la Biblia, se esta citando la verdad, pero en este caso es inválido por que se cita un pasaje tergiversando el significado de dicho pasaje. Aquí estamos ante un problema exegético, no puede ser ese el significado (“Ya no hay profetas”) de las palabras de Jesús, por que si ese fuera el significado ENTONCES JESÚS MISMO SE CONTRADIJO ya que en Mateo 10:41 el mismo Jesús que habló en Lucas 16 prometió que cuando “el enviare un profeta”, el que reciba a ese profeta (Ponga cuidado: Reciba es tiempo futuro del verbo recibir –pasado sería recibió) el que reciba un profeta, recompensa de profeta recibirá. Así que no es aceptable que Jesús mismo se contradiga, más bien tenemos una mal interpretación en el pasaje. ¿Entonces a que se refiere Lucas 16:16? Analicémoslo en 4 versiones ligeramente diferentes:

  • La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él. V.R.V.(1960).
  • La ley y los profetas hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y quienquiera se esfuerza a entrar en él. V.R.V. (1909).
  • Hasta la época de Juan el Bautista la gente ha tenido que obedecer la ley y la enseñanza de los profetas. Desde entonces, se anuncian las buenas noticias del reino de Dios, y todos luchan por entrar en el. T.L.A.
  • La ley y los profetas se proclamaron hasta Juan. Desde entonces se anuncian las buenas nuevas del reino de Dios, y todos se esfuerzan por entrar en el. N.V.I.

Quien cree que ya no hay profetas del Nuevo Testamento en adelante, fallan en un análisis muy superficial de Lucas 16:16, en estas cuatro versiones aparece la palabra “HASTA” y su error está en esta palabra -“HASTA”- la cual significa: “no más”, pero ellos manejan –en cierto modo– “los profetas” independiente de “La ley y” En la frase están vinculadas (Ellos las desvinculan haciendo que se entienda que Juan fue el último profeta), pero al mantener las dos frases juntas LA LEY Y LOS PROFETAS HASTA se está haciendo referencia a un mismo suceso, EL FIN DE UNA DISPENSACIÓN. Si lo parafraseamos lo diríamos de esta manera: La Ley fue hasta Juan y los profetas que anunciaron esa ley… fueron hasta Juan. Sí se terminó la Ley en Juan, pero no terminaron los profetas hasta Juan, sino terminaron los profetas que hablaban de esa Ley, los siguientes profetas ya no hablarían de la ley.

Así que podemos decir como dijo Jesús a los Saduceos: Erráis por que no conocéis las Escrituras. Esto nos muestra que hay errores serios de interpretación sobre el ministerio profético, aunque lo que vimos fue un error de cumplimiento de tiempo del ministerio profético, los hay también en la interpretación de “que es” un profeta.

Para algunos un profeta “es” el que profetiza (solamente) por tanto si alguien profetiza el tal es un profeta. Sin embargo esta interpretación nos vulnera a confundir un ministerio tan grande como el de un profeta, ya que no estamos considerando escrupulosamente que “el don” de profecía existe en el Cuerpo de Cristo (1ª. De Corintios 12:4-10) y que también la profecía es prometida como una manifestación de “la señal” de una promesa de los últimos días (Hechos 2:16-17) por tanto podemos decir que Alguien que tiene un don de profecía (1ª. De Corintios 14:1 y Romanos 12: 6) puede profetizar SIN SER UN PROFETA y alguien que no es profeta ni tiene el don de profecía puede profetizar según Hechos 2:17. Analicemos…la Escritura dice así:

  • Y en los postreros días dice Dios, derramare mi Espíritu sobre toda carne, y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán; vuestros jóvenes verán visiones y vuestros ancianos soñarán sueños.

¿Se dan cuenta? No podemos decir que todo el que profetiza es profeta…ampliemos más esto. La Biblia dice que Saúl profetizo (1ª. De Samuel 10:10-13) pero eso no lo hizo a Saúl profeta, por el contrario necesitaba y dependía del profeta de ese tiempo quien era Samuel, sin embargo si profetizo. ¿Tenía el Saúl “el don” de profecía? No…la Biblia dice que solo vino sobre él el Espíritu y lo hizo profetizar (1ª. De Samuel 10:10) Esto es lo que vemos en Hechos 2:17. Y si nos referimos a alguien con “el don” de profecía sin ser profeta, está el rey David, quien profetizo en muchos Salmos y que al no ser profeta, necesito de la dirección de un profeta para su reinado y ese fue Natán, Dios a través del profeta Natán dirigió gran parte de su vida personal y de su reinado (También Gad trajo profecía para el rey. 2ª. De Samuel 24:18-19).

graudao-300x300Cerrando este punto citemos aquellos que creen que los profetas los podemos producir por medio de cursos y escuelas, del tal manera que existe “la carrera o profesión” de profeta en los institutos bíblicos. Pero eso es totalmente imposible TOTALMENTE IMPOSIBLE, un profeta no se hace…sino nace profeta. Jeremías 1:5 dice que “antes de que nacieras te dí por profeta a las naciones” y Pablo cito en Gálatas 1:15-16 que fue escogido para ejercer su ministerio con los gentiles “desde el vientre de su madre” Así que no hay manera de que alguien que no fue escogido para ser profeta se convierta en tal con unos simples estudios, no se trata de lo que tu o yo escojamos, por que nadie toma para si mismo la honra de servir a Dios, si Dios no lo escoge (Hebreos 5:4) Dios a los que le hemos de servir nos tiene una función específica (Hechos 9:15). Por tanto podemos descartar totalmente la idea de que un profeta es AQUEL QUE SE GRADUO COMO PROFETA y tiene títulos, honores y reconocimientos de las iglesias. NOOOOOO!!!!!!!!!!!! ESO NO ES UN PROFETA.

Encontraremos desde Abraham que es profeta (Génesis 20:7) hasta Malaquías, características ministeriales exclusivas que no se ven en otros misterios y que nos revelan QUE ES un verdadero profeta. Veámoslas por medio de las Escrituras.

1.- Los profetas son la Boca de Dios.

Un profeta es alguien escogido por Dios para ser su boca, la boca de Dios siempre ha sido el profeta, el profeta tiene el “Así dice el Señor” esta frase aparece mas de 2000 veces en el Antiguo Testamento. Y para que el mensaje de Dios llegara al pueblo, Dios llamaba a su profeta aparte y audiblemente le revelaba su voluntad y finalizaba diciendo: Ve y dile a mi pueblo, Ve y dile al rey, ve y dile a mis enemigos. Y así fue con Moisés, con Samuel, con Daniel, con jeremías, Isaías, etc. Pero todos ellos oían audiblemente la voz de Dios, ese importante subrayar esto, por que como cristianos sabemos que Dios a todos sus hijos nos habla, Dios nos habla por medio de su Palabra, nos habla por medio de un predicador, nos habla a nuestro corazón, etc. Pero con el profeta le hablaba audiblemente y este le respondía a Dios y mantenían una plática, no eran sentires, como muchos seudo profetas modernos que “sienten” que tienes que ir haya, “sienten” que andas mal, “sienten” que debes de orar más y otras barbaridades que no quiero narrar aquí (Por que no es mi tema).

2.- El cumplimiento de la profecía.

Se tenía que observar con cuidado la profecía del profeta, para ver si todo lo que el hablara en Nombre de Jehová se cumpliera. (Deuteronomio 18:20-22 ) No se trataba de que “una parte” de lo dicho se cumpliera y otra no, de que algunas profecías dieran en el blanco y otras no. Si era Dios hablando a través de ese profeta de 100 profecías las 100 daban en el blanco, obviamente… por que Dios no ve el futuro borrosamente sino que conoce perfectamente el futuro. Tenemos de ejemplo un falso profeta en la Biblia llamado Ananías quien profetizo que en 2 años (A partir del tiempo en que fueron cautivos los hijos de Israel) serían liberados por Dios (Jeremías 28) ¿Que sucedió? Pasaron los 2 años y no fueron liberados, por que el verdadero profeta de aquellos días (Jeremías) ya había dicho que sería en 70 años que saldrían libres y eso si se cumplió. Si pensamos en seudo-profetas más recientes está William Miller que profetizo la segunda venida de Cristo para el 3 de abril de 1843, y no se cumplió y tuvo que decir que se había equivocado así que recorrió la fecha para el 7 de julio, lo cual tampoco ocurrió.

3.- El profeta trae profecía. (En su mayoría).

La profecía es predecir eventos futuros. (Aunque sabemos que los profetas también se les revela el presente oculto y son llevados al pasado) pero no puede ser alguien profeta sin traer profecía. Y el tipo de profecía que aquellos verdaderos profetas traían era a nivel nacional y mundial, no solo eran profecías personales. Los llamados profetas de este tiempo solo predicen problemas pequeños y personales como: El Señor me dijo que ud. Va a recuperar su trabajo…Dios me dijo que su hijo va a regresar a casa y muchos de ellos solo se dedican a tratar de atinar a ciertos acontecimientos posibles en un problema o necesidad donde nada más hay 2 opciones –Por eso muchas veces le atinan-. Pero al ver los profetas de la antigüedad dudo que Dios levante a un verdadero profeta en este tiempo para cosas tan pequeñas que hasta un cristiano consagrado puede percibir.

4.- El profeta viene vindicado por señales. (Muy sobrenaturales).

Profeta Elías-2Moisés para que pudiera ser aceptado y creído como el profeta enviado por Dios, se le dieron dos señales, una vara que se convertía en serpiente y una mano que se volvía leprosa y después era restaurada. El Señor dijo: Si no creen a la primera señal creerán a la segunda (Éxodo 4:8), el profeta Elías dijo a aquellos enviados de Acab (2ª. De Reyes 1:9-14): Si soy profeta de Dios que caiga fuego del cielo y te consuma a ti y a tus cincuenta. El fuego fue la señal que si era un profeta de Dios, esa misma señal la hizo Elías cuando reto a los profetas de Baal, cuando bajo el fuego del cielo y consumió el holocausto (1ª. De Reyes 18:37-38) confirmando (Según las palabras de Elías) que aquello lo hizo por mandato de Dios. Los profetas son vindicados con señales.

5.- Los profetas ven visiones.

Por esa razón fueron llamados también en el Antiguo Testamento “Videntes” (1ª. De Samuel 9:9) aunque puede haber videntes que no sean profetas, pero no profetas que no sean videntes, ya que por medio de la visión ellos también reciben la revelación de Dios. Como fue en el caso de Ezequiel y Daniel que son de los profetas que recibieron más visiones en su ministerio que cualquier otro y están sus visiones descritas en los libros que llevan sus nombres.

6.- Fidedignidad a la Palabra de Dios.

Quizás… sino la más importante si la más delicada característica de un profeta es que, en sus profecías mantiene la armonía con la Palabra de Dios dada por otros profetas, un verdadero profeta de Dios nunca traerá una revelación contraria a lo que Dios ya dijo en otro tiempo. Tenemos un ejemplo hermoso de la Fidedignidad en 1ª. De Reyes 22:13-28), cuando el rey Acab buscaba profetas a su conveniencia –Y los tenía-, que le profetizaran solo cosas buenas (Esos se encuentran en los seminarios bíblicos) y cuando el rey Josafat –rey de Judá que se encontraba con Acab- escucho a esos profetas no quedó conforme así que preguntó ¿No te queda algún otro profeta por ahí? Y Acab respondió: queda uno pero siempre me profetiza mal, y aunque no quería llamarlo Acab, lo tuvo que llamar por la insistencia del rey Josafat, así que aquí viene un verdadero profeta…Micaías, y cuando pregunta el rey Acab a Micaías como les iría en aquella guerra contra Ramot de Galaad, entonces dijo Micaías: Te diré lo que el Señor me mostró en visión y…asombroso!!! Su profecía fue de juicio sobre Israel y sobre el rey Acab, ya que este verdadero profeta no podía profetizar bien por que la Palabra de Dios dada antes por otro verdadero profeta (Elías) había sido juicio sobre la nación y sobre el rey Acab y su descendencia (1ª. De Reyes 21:17-24). Así que un profeta de Dios no contradice nunca lo que ya fue dicho por Dios.

Hay seudo profetas que han profetizado bendición sobre presidentes católicos cuando la maldición ya se ha dicho a lo largo de la historia sobre la doctrina católica que es anti-bíblica…¿Cómo puede Dios bendecir lo que ya maldijo? ¿Acaso Él puede decir una cosa aquí y otra diferente allá? Claro que no.

Concluimos entendiendo que con estás características ministeriales, no nos será difícil identificar a un profeta verdadero. Seudo-profetas en el cristianismo abundan, profetas seminaristas abundan, dones de profecía abundan, sin embargo en alguna parte Dios tiene a sus verdaderos profetas.

 

 

 

donar


2 Comments so far:

  1. david jeldres dice:

    El señor te bendiga enormemente, se nota la simplicidad de dios en el texto que escribiste, que el espiritu santo te siga guiando hasta el conocimiento pleno de la verdad……..nos vemos en las nubes cuando coronemos al señor . Un Abrazo.

    • administrador personal dice:

      Muchas gracias por el comentario mi hermano. Todo es para la gloria de Nuestro Gran Dios y Salvador. Que Dios te escuche y nos siga guiando de la mano con su misericordia, tal vez nos veamos en las nuebes, pero si puedo verte antes, sería mejor para darte un abrazo, bendiciones a ti y a tus seres queridos.

Leave your Comment