El-libro-de-la-vida

Si hebreos capitulo 2 verso 3 habla que se puede perder la salvación esto quiere decir que sería por un pecado, pero  si esto es así entonces porque el apóstol Juan  en su primera carta universal capitulo 2 verso 19 dice que salieron de nosotros por que no eran de nosotros y luego el capitulo 3 verso 6 y 7 habla claramente que el creyente verdadero no peca, ¿Cómo usted puede conciliar estos 2 libros?

Hebreos 2:3 no es contextual (temáticamente hablando) con 1a. de Juan 2:19, por que si bien es cierto que existe un grupo que sale de nosotros, no siempre salen por causa de que “perdieron la salvación” –aunque algunos si– la salvación es independiente de la doctrina, puede alguien tener una doctrina con ligeras desviaciones escriturales y ser salvo, esas desviaciones interpretativas son las que crean las diferentes denominaciones que existen actualmente y no por eso quiere decir que alguien no es salvo, los bautistas no concuerdan con los metodistas y estos no concuerdan con los adventistas y estos con los pentecostales, así que por estas diferencias algunos “han salido” y no quiere decir que perdieron su salvación. Aunque… si habrá algunos que salieron por que la perdieron.

Y la Escritura que dice que “el creyente verdadero” NO PECA, (1a. de Juan 3:6-9) mas bien Juan lo que dice es que el que HA NACIDO DE DIOS, COMO EL QUE PERMANCE EN DIOS…..ese no peca….el secreto de la correcta interpretación de este versículo esta en la frase “EL QUE ES NACIDO DE DIOS” este no peca, este Nacimiento del que habla Juan equivale al Bautismo del Espíritu Santo que recibieron los apostoles en pentecostés, el cual equivale a recibir la MISMA VIDA DE CRISTO dentro del creyente, como dijo Pablo: Ya no vivo Yo si no Cristo en mi, y si Cristo está viviendo en un creyente este no puede pecar, por que este creyente a crucificado el mundo y sus pasiones carnales al morir totalmente a la carne. Así que podemos decir que 1a. de Juan 3:6-7 no es aplicable para “cualquier creyente” sino para aquel creyente que tiene un nivel de santidad tan alto que llego a la experiencia de Pentecostés, alcanzó tal santidad que aun los demonios y las enfermedades huyen con la sombra de un hombre bautizado con el Espíritu Santo. (Hechos 5:15).

bautiso

Por tanto concluímos que hay creyentes que no han recibido el Bautismo del Espíritu Santo y siguen pecando, (pecando no lo suficiente para perder su salvación), y hay creyentes que HAN NACIDO DE DIOS esto es: Han recibido el Bautismo del Espíritu Santo y ya no pecan.

 APOLOGISTA VICTOR MANUEL BANDA . 

 

 

donar


Leave your Comment