images (2)

descarga (7)

“Y murió José, y todos sus hermanos, y toda aquella generación. Y los hijos de Israel fructificaron y se multiplicaron, y fueron aumentados y fortalecidos en extremo, y se llenó la tierra de ellos. Entretanto, se levantó sobre Egipto un NUEVO REY QUE NO CONOCÍA A JOSÉ… (Éxodo 1:6-8).

Los historiadores emplean el nombre de HICSOS para designar a unos monarcas  de raza extranjera que reinaron en Egipto, más o menos sobre el año 1730 a 1580 a.C. imagesEste nombre se debe al historiador griego Manetón quien escribió una Historia de Egipto para el uso del rey Ptolomeo II Filadelfo (283-246 a.C.); esto se sabe por los documentos que se conservaban en los archivos de los templos.

La palabra “hicsos” tenía la acepción de “rey de los pastores”, pues así llamaban a los que apacentaban sus rebaños en los desiertos vecinos al territorio egipcio. No obstante, se discute esta etimología, pues otros interpretan como “príncipe del desierto” que es el calificativo de la época para los jefes de aquellos nómadas.

Origen étnico.

Menetón dice que veía en ellos a fenicios, para decir luego que estaban asimilados con los árabes. Según el prf. A. Díez Macho, una y otra identificación no son incompatibles, ya que la presión que hicieron los arios con su invasión -comienzos del II milenio – forzó las fronteras  de los estados del Próximo Oriente e imponiendo el dominio de los Hititas en Anatolia, de los Casitas en Babilonia y de los Hurritas en Mitanni; mientras los semitas fueron empujados hacia el sur, como los fenicios, y por otra parte los nómadas árabes del desierto. Si prestamos crédito a Manetón, estos clanes asiáticos atacaron Egipto durante el reinado de Tutimaios a fines de la XIII dinastía. Estas hordas asiáticas entraron cometiendo toda clase de atropellos y crímenes. Entre ellos eligieron a un tal Salitis a quien coronaron en Menfis. Este rey fortificó la frontera oriental del Delta, y fundó una fortificación de 240 000 hombres bien pertrechados en Avaris. A este rey, fundador de la XV dinastía, se añadieron cinco reyes del mismo linaje: Bnon, Apacnas, Apofis, Yannas y Asis.  Julio el Africano, quien fue el compilador de Salitis, escribió una lista de treinta y dos reyes, los denominados hicsos, representantes de la XVI dinastía, cuyos nombres no se conservan pues fueron destruidos los documentos.

descargaNos preguntamos acerca de la suma rapidez y facilidad con que estos “extranjeros asiáticos” conquistaron el viejo territorio egipcio. Se alude que la primera razón sería la situación de anarquía política en que estaba sumido Egipto a fines de la XIV dinastía. A esto se añade que los hicsos traían una nueva arma de guerra, que los arios introdujeron en Asia: el carro tirado por caballos. Esto desconcertó a los egipcios. Pero otro factor determinante fue la rebelión de entre la clase obrera de origen asiático, creando así una “quinta columna” que vendría en auxilio de los invasores de su misma raza.      

     Los hebreos, según los mejores historiadores, no intervinieron activamente en el movimiento hicso.  Admitiendo que la salida (pascua) de Egipto se produjo en tiempos del faraón Merneptah, hacia el 1230 a.C., y aceptando la cifra de 430 años que da el Éxodo (12:40) como la duración de estancia de los hebreos en el valle del Nilo, entonces la llegada de Jacob y sus hijos habría que situarla hacia el 1660 bajo un rey hicso. Si tenemos en cuenta que el país de Gosen (Wadi Tumilat), en el borde de Egipto, era tradicionalmente cedido a los nómadas con sus ganados, no despertó la suspicacia egipcia en su reconquista, ya que los hebreos no se asimilaron con los hicsos. Las guerras contra los hicsos no hicieron necesario expulsar a los pacíficos hebreos de Gosen. El Texto que encabeza este artículo muestra evidentemente el desconocimiento de este rey/faraón acerca del patriarca José, ya que el hijo predilecto de Jacob vivió, llegando a ser vice-rey de Egipto, en la época de la ya consolidada invasión de los hicsos en el país de las pirámides.

images (1)

Todo documento y recuerdo de esa época fue, obviamente, desarraigada de los anales egipcios. Y esa es la razón principal de que el nombre de José como gobernador de Egipto no aparezca en los anales escritos de los egipcios.

Fuentes: Enciclopedia de la Biblia. Vol. III; 1963. 

Evangelista: Enrique López Celdrán.

.

donar


Leave your Comment