imag destacadas fariseos

-breve reseña y comentario sobre el Fariseismo-

Tras el levantamiento nacionalista de los Macabeos, se dejaron al descubierto muchas tensiones que hasta entonces solo habían permanecido bajo la superficie. Las divisiones más importantes y arraigadas eran las relacionadas a cómo debía interpretarse la Toráh.   antiguo_testamentoLa Toráh regulaba la vida nacional, social y cotidiana, tocando con sus preceptos todas las esferas de la vida doméstica, comercial, judicial y hasta política. El conflicto culminó durante el reinado de Juan Hircano y sus principales corrientes de pensamiento fueron los fariseos y los saduceos. Estos últimos,siendo importantes para la historia de Israel, los dejaremos no obstante para posteriores comentarios.

La pretensión de este gran movimiento religioso trazaba sus orígenes al tiempo de Esdras/ Ezra. Y si bien no fuera una verdad literal, puede que sí sustancial en sus reclamos. Leemos en Esdras 6:21;9:1;10:11 y Nehemías 9: 2 acerca de los “Nivdalim”, es decir de los que se habían “separado” “de las inmundicias de los gentiles”. Aquellos judíos en tiempos del imperio Persa, se juramentaron e hicieron votos obligatorios para “separarse” y dedicarse a obedecer a su Dios (Neh.10:29). Es cosa sabida que la palabra aramea “Perishut” también significa “separación” y que los “perushim”, o fariseos, son los que la Misná también describe como los “separados” o “Nivdalim” de su tiempo. Es por otro lado evidente que este movimiento espiritual, llegado el tiempo de nuestro Señor, ya no era el heredero espiritual del tiempo de la restauración de Esdras y Nehemías. Los fariseos antiguos surgieron pues como un mover justo y de aspiración santa, como “arietes” de lo que todo el pueblo estaba llamado a ser (leer Salmos 31:23;37:28). Ellos vinieron a ser los “Jasidim” o “piadosos” de aquella hora crucial. Desde un punto de vista histórico, esta ha sido la dinámica seguida tanto en Israel como en la Iglesia: se levanta un mover puramente espiritual-pietista- para luego, al transcurrir una generación, ir apagándose los fuegos que dieron origen a tal avivamiento y convertirse en un mero religionismo con, eso sí, recuerdos llenos… del pasado. Dicho esto, es sumamente interesante señalar lo que dejó escrito el erudito en materia histórica del Judaísmo Alfred Alfred_EdersheimEdersheim: “Pablo tuvo esto a la vista (al fariseo/separado) al presentar la vida del cristiano como la del verdadero “jasid” y por tanto “nivdal”-en oposición a los fariseos del externalismo-en pasajes como 2Cor.6:14-7:1, terminando su amonestación a limpiarnos “de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios” (Usos y costumbres de los Judíos. pg.245).

Los fariseos en tiempos de Jesús gozaban de la admiración del pueblo en general. Especialmente luchaban contra el pensamiento y costumbres paganas en Israel y eran unos extraordinarios propagadores de la fe monoteista en todo el imperio romano y con gran éxito entre las damas de la clase media-alta tanto en Asia Menor como en Roma.Recordemos que en “Erz Israel” (tierra santa) habían por entonces ciudades griegas conferedadas de carácter mercantil, la más famosa la conocemos como “Decápolis” (“Diez ciudades”) situadas al este del Jordan y que eran completamente independientes del gobernador de Judea. En esas ciudades habitadas casi exclusivamente por gentiles que hablaban el griego, adoptaron el modo de vivir paganizado, patrocinando el teatro helenista, el deporte que ejercitaban desnudos, etc. Todo esto enardecía el espíritu nacionalista judío con su componente extremadamente religioso del fariseismo. Al cual no es del todo justo llamarlo una secta, sino más bien una “Fraternidad” (“Jabura”) compuesta por solo unos 6.000 miembros, pero de una grandísima influencia en aquél entonces, especialmente en Jerusalen con sus 480 Sinagogas y multitud de “Casas de estudio” o “Bet Midrashim”. La mayoría de los maestros(rabinos) y oficiales de las Sinagogas eran simpatizantes o miembros del partido fariseo. Su principal interés eran los tribunales locales y la enseñanza de la Toráh. Sus academias eran de gran prestigio. Y la historia demuestra su valor,pues cuando dejó de existir el Templo de Jerusalem y cesó el sacerdocio(año 70 d.C.) ellos fueron quienes asumieron la responsabilidad de la vida nacional, ganándose poco a poco el respeto y el reconocimiento de toda la nación hebrea.A esto sería conveniente decir en honor a la verdad, que la convivencia dentro del judaismo de diversas escuelas de pensamiento, son bastantes menos intolerantes que en el seno del cristianismo organizado. ¿A qué se debe esto? Probablemente a que nuestra cultura occidental esté impregnada de pensamiento greco-latino que desarrolló lo que un amigo mío dice “o esto o aquello”. Esta forma de pensar sirvió para que en las manos de una iglesia imperial (engañada en sus comienzos por el “Nicolaismo”) eliminara las herejías,aunque no fueran tales. Sin embargo, el judaismo fariseo se basaba y se basa en “tanto esto como aquello”. Esta falta de regidez es una hermosa lección para la cristiandad. Ahora, el peligro del fariseismo es la tendencia a sobrevalorar los asuntos menores como si fueran de gran importancia.

En tiempos de Jesús habían básicamente dos líneas de pensamiento dentro del fariseismo, una liderada por Hilel, y otra por Samai. El primero era más tolerante y abierto; Sanmai era rígido y radical. El gran maestro del joven Saulo  de Tarso era Gamaliel I “el viejo” nieto de Hilel y como su abuelo su enseñanza era más acorde al espíritu de reconciliación entre los judíos (ver Hech.5:34-40). Las fuentes de la época hablan de siete clases de fariseos : 1) El interesado. 2) El que quiere presumir. 3) El herido en la frente-camina con los ojos bajos para no ver una mujer y tropieza contra la pared -.4) El “mortero”- camina encorvado, por piedad exterior, como si estuviera siempre manejando un mortero. 5) El que corre detrás de su deber. 6) El que todos los días  hace una buena acción. 7) El que obra por respeto y por amor a Dios. A veces olvidamos que Jesús estuvo muy cerca de los fariseos, al menos en su doctrina y afirmó que ésta era correcta (si exceptuamos  el asunto del divorcio, identificándose en este tema con la escuela de Samai) El les dio el derecho de sentarse “en la cátedra de Moisés” y no a los saduceos quienes solo aceptaban las Escrituas del Pentateuco, despreciando los escritos de los profetas y demás textos canónigos del Antiguo Testamento. Lo que Jesús denunciaba era la falta de consistencia en algunos de los fariseos entre su enseñanza y su vivencia, como diría hoy un teólogo, entre la “ortodoxia” y la “ortopraxis” Veámoslo : “Entonces habló Jesús a la gente y a sus discípulos, diciendo : En la cátreda de Moisés se sientan los escribas y fariseos. Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo;mas no hagáis conforme a sus obras porque dicen y no hacen…”(Mateo 23:1 y siguientes).Otro error que especialmente entristeció, y hasta enojó al Señor fue la actitud prepotente de algunos líderes fariseos con su menosprecio hacia la gente “del vulgo” o jesus-pecadoressencilla que habitaba los campos rurales,en especial los que habitaban en la región de Galilea.Eran considerados ignorantes por ellos ya que la gran mayoría de esa gente sencilla no sabían ni habían estudiado la Toráh.En arameo usaban un término para denominar a la “gente del campo” y era “AM HA-ARETZ “.Este tipo de fariseo tenía un orgullo desmedido al saberse estudiante de la Biblia y ser parte de la élite fratenal farisea que se llamaban unos a otros con el apelativo de “javerim”,”camaradas”.Fue entre los “am ha-aretz” con los que Jesús tuvo mucho éxito en su misión de acercarles al Padre.Que un profeta les atendiera y se preocupara por ellos les llenaba de admiración y gozo.Ese pueblo no instruido en la Toráh amaba al Maestro,le admiraba,y parte de la iglesia (o “kehilá” del Nazareno) sería provista de mucha de estas personas rechazadas por la generalidad del mundo,no solo fariseo,sino del saduceo y otros grupos religiosos de aquél período de la historia de Israel.Lo que realizó Jesús con la “gente común” nadie lo esperaba del Mesías,de ahí la sorpresa del clero dominante y de los maestros religiosos cuando vieron el brío y valentía expresada por Simon Pedro y por Juan hijo Zebedeo,quienes incluso les dieron una lección apologética citando un Salmo con clave mesiánica oculta,que estoy convencido Jesús les enseñó en sus años de discipulado.”Entonces viendo el denuedo de Pedro y Juan,y sabiendo que eran hombres sin letras y del vulgo,se maravillaban;y les reconocían que habían estado con Jesús”(Hech.4:13,ver el verso 11).El pueblo llano estaba lejos,sicológicamente hablando,de los líderes intelectuales pero con Jesús se encontraban “como en casa”.Veámoslo en el evangelio de Marcos 12:37 : “…Y gran multitud del pueblo le oía de buena gana”.Son con estos tipos de escuelas de fariseos con los que el Señor Jesús tuvo tantos encontronazos.Y por desgracia ese espíritu “religioso” fariseaco está hoy, vivito y coleando,como decimos en España. Aún con todo ello, Jesús tuvo amigos entre ellos,e incluso muy buenos amigos: “Aquél mismo día llegaron unos fariseos,diciéndole: Sal,y vete de aquí, porque Herodes te quiere matar.”(Lucas 13:31) También podemos citar a José de Arimatea quien le cedió su tumba familiar construida en roca viva, lo que muestra que era un hombre evidentemente rico. Otro buen amigo de Jesús del partido o fraternidad de los fariseos, quien era un miembro importante del Sanedrin (la Corte Judicial de los judíos) fue Nicodemo, conocido en los canales de la literatura judía como nicodemo2Nicodemus ben Gurión. Después de la resurrección de Jesús nos dice el texto lucano  que muchos de los sacerdotes (saduceos) y millares de judíos “celosos de la Torá”(mayoría fariseos) habían creído en Jesús como Mesías(ver Hechos 6:7,y,21:20). Espero que este pequeño estudio de característias históricas haya  servido a hermanos en la Fe de Jesús para su conocimiento y reflexión. Y para considerar que no todo es “blanco-negro”, como la misma vida nos enseña. Y que ciertas tradiciones antijudías, en mi humilde opinión, han oscurecido y hasta falseado la verdad de un fariseismo que produjo desde sus orígenes gran bendición al pueblo de Dios. Como cristiano-y para finalizar-entiendo que a lo largo y ancho del discurso de Jesús conocido como “El Sermón del Monte” que podemos leer en s.Mateo capítulos 5 hasta el 7 inclusive encontramos la verdadera e infalible interpretación de la Toráh, ya que fue dada por el Mesías y Salvador del mundo. Allí se nos dice cuáles son “las normas del reino de Dios”, retándonos y advirtiéndonos sin lugar a dudas ni penumbras….: “Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos”(Mat.5:20). “Guardaos de hacer vuestra justicia delante de los hombres, para ser vistos de ellos; de otra manera no tendrési recompensa de vuestro Padre que está en los cielos”(Mat.6:1).

Así sea.

Escrito por Enrique López

Fuentes : Usos y Costumbres de los Judíos. Alfred Edersheim

Las raíces judías del Cristianismo. Mario Javier Saban

Un resumen de la Historia del pueblo de Israel durante la época Bíblica. Joaquín Yebra

Pablo, el hombre y el maestro. RistoSantala

Diversos Diccionarios Bíblicos, Santa Biblia,versión Reina-Valera, revisión 1960        


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

donar


Leave your Comment