POR EVANGELISTA ENRIQUE LOPEZ.

LOS “ANCIANOS” ORIGEN Y FUNCIÓN

bienaventuranzas_abuelos_imgLos términos utilizados en la Biblia para describir a los Ancianos son las voces hebrea y griega “ZEQUENIM” y “PRESBÚTEROS” respectivamente. Siempre se ha supuesto que los ancianos, debido a su edad, habían de tener mayor experiencia de la vida que los jóvenes, por lo cual siempre han sido respetados, acatando sus consejos y siguiendo las normas de comportamiento trazadas previamente por ellos. Los pueblos antiguos como Israel, como es natural, gozaron e esta misma importancia, sobre todo en ciertos períodos de su historia. Durante la primera etapa  de su desarrollo, los israelitas tenían un tipo de vida nómada. Los pueblos dedicados al ganado, los pueblos pastores, siempre caminando tras sus rebaños que les daban no sólo carne y leche, sino también vestidos, calzado e incluso hasta casa o tiendas, se organizaban según un sistema tribal guiados por el jefe, al que respetaban y obedecían.

Sin embargo, el jefe de la tribu tenía auxiliares en los ancianos, a los que consultaba los asuntos de cierta importancia. Estos consejeros eran los jefes de familia o de los diferentes clanes de la tribu, los cuales eran llamados “ancianos del pueblo” o “ancianos de Israel”. Esto no implicaba siempre y necesariamente que todos fuesen de edad avanzada, pues aunque esto sucedía en la mayor parte de los casos, no era una cosa obligatoria. Este tipo de régimen continuó durante los largos años de permanencia entre los egipcios, bajo la dominación faraónica. Fue a Moisés a quien Dios le dijo – en su aparición teofánica en la zarza ardiente- que reuniera a los “ancianos de Israel” (Ex.3:16) y les anunciara la buena nueva, y además, debía ir a Faraón acompañado de los ancianos de Israel (ver Ex.3:18) para pedir permiso de sacrificar a YHVH. Notamos que Moisés, independientemente de su autoridad, solía tener ese orden y respeto de consultar y de dirigir la palabra en primer lugar a los Ancianos del pueblo : En la Pascua, Moisés reúne a los ancianos y les comunica lo que deben hacer para ser libradas las familias de la muerte de los primogénitos (Ex.12:21-22); fue Moisé junto con los ancianos quienes se dirigieron para golpea la peña de Horeb para hacer salir agua (Ex.17:5).

Quienes mantenían el orden social eran los ancianos, haciendo de jueces. Esto fue determinado de forma oficial por Moisés, al instituir una serie de “juntas de ancianos” para que le ayudasen en su trabajo de gobernar al pueblo (Ex.18:18-27). Los ancianos eran intermediarios entre Moisés y la multitud para explicar las promesas hechas por el Señor en el Sinaí. Más tarde, Moisés fue guiado por la voluntad Divina y eligió a setenta ancianos, quienes debían reunirse en el Tabernáculo y a quienes Dios llenó de su Espíritu para que gobernasen el pueblo (Nm.11:16,24). 

Este cuerpo de ancianos fue formado en principio para para el período que durase la conquista de la Tierra Prometida. No obstante, se dio la situación, que una vez que lograron la conquista con Josué, continuaron existiendo tal vez con mayor importancia que antes, a pesar de haber desaparecido casi totalmente el régimen tribal y transformarse en comunal. En esta nueva situación, los ancianos lograron formar un grupo aristocrático muy fuerte en las ciudades, teniendo gran importancia en el gobierno del pueblo. Administraban la justicia allá donde se constituían. Fueron los ancianos quienes pidieron a Samuel un rey que le sucediese; coronaron a David en unión de Abner; fueron partidarios del rebelde Absalón, etc. (1Sam.8:4; 2Sam.3:17; 17:4). 

Durante el período de los reyes, su influencia cambiaba a menudo según la política seguida por el monarca reinante. A veces eran beneficiarios de un monarca, teniendo grandes ventajas como utilizar dependencias del palacio real, y otras veces eran relegados a un segundo plano de la vida política. 

Fue durante el exilio cuando gozaron de gran importancia. La comunidad israelita enold-testament-stories-saul_1233262_inl Babilonia, eran los ancianos quienes regían  los asuntos de las familias, y la jurisdicción,etc. Al volver a la tierra de los padres, Israel, el pueblo judío se establece nuevamente en cada ciudad un consejo de ancianos. Especialmente en Jerusalén tuvieron mucha importancia y reconocimiento, siendo así el núcleo del futuro sanedrín. Cuando Herodes subió al trono, temiendo la oposición de los ancianos hacia su política, los persiguió y mató en masa, sustituyéndolos por otros simpatizantes de su régimen. La influencia de Herodes fue enorme, ya que sus ancianos establecidos en el sanedrín eran mayoría y se equiparaban a los sumos sacerdotes, que eran por otra parte los encargados de nombrarlos.

Los primeros tiempos de la Iglesia son muy similares en este aspecto a los tiempos anteriores. Los ancianos gozan de gran importancia, estando a la par de los apóstoles y auxiliando a éstos. Las iglesias locales se regían por un cuerpo de ancianos conocido en las zonas de influencia griega como los PRESBÍTEROS o PRESBUTÉRION (junta o consejo de ancianos, Hch.14:23,etc.). Y esto nos lleva a introducirnos en el siguiente capítulo sobre la autoridad y funciones de los ancianos en las iglesias locales tal como nos relatan los textos novo testamentarios.

EL PRESBITERIO : REFLEXIONES BÍBLICAS Y DE LA DOCTRINA DE WILLIAM BRANHAM

La enseñanza de un consejo o presbietrio de ancianos como responsables del gobierno de la iglesia local, es una de las más olvidadas por el cristianismo actual, e incluso es fuertemente combatida por denominaciones, y por líderes del llamado “mensaje de la hora”, nomenclatura para aludir a los mensajes predicados por el reverendo, y por algunos, reconocido profeta, William Branham. Las razones de este rechazo a esta doctrina las iremos desarrollando poco a poco.

clip_image002_thumb[2]

¿Qué significa pues el término <Pluralidad de Ancianos> ?. Con ellos quiero expresar que hay VARIOS PASTORES (al menos más de uno) que APACIENTAN, GOBIERNAN Y PASTOREAN la iglesia local. Creemos que las Sagradas Escrituras son el patrón en donde debemos inspirar nuestra Fe,  nuestra conducta moral, y nuestro Orden eclesial. Veremos , otro lado, el proceso y evolución del pensamiento del hno. Branham al respecto.

Hay dos enunciados básicos desde donde sacaremos la base a este tema : 1) “… la VERDAD BÍBLICA DE LOS ANCIANOS (pastores de manadas locales) gobernando la manada por medio de la Palabra” (Siete Edades de la Iglesia; p.385(22). 2) “… Aunque las Escrituras muestran que HAY VARIOS ANCIANOS EN CADA IGLESIA …” (Siete Edades de la Iglesia; p. 198(175). Personalmente me llama mucho la atención que aquellos que dicen creer que “Malaquías 4” tiene un mensaje de restauración de la Palabra de Dios, vean esta doctrina o enseñanza como extraña, o como falsa doctrina. Pero las páginas del Nuevo Testamento nos muestran con nítida claridad la apostólica enseñanza de varios pastores gobernando y apacentando la grey local. El discurso del Apóstol Pablo en Mileto es clarividente al respecto : “Tened cuidado de vosotros, y de todo el rebaño en el que el Espíritu Santo os puso como guardianes para pastorear la iglesia de Dios que adquirió por la sangre de su Hijo” (Hch.20:28). Es el mismo Espíritu de Dios que quiso que las iglesias de Éfeso estuvieran gobernadas y pastoreadas por VARIOS ANCIANOS. Esto era lo normal y común en una iglesia local. 

El patrón apostólico está derivado de la tradición y costumbre del Israel bíblico, el cual constituye un Consejo de Ancianos como “supervisores”(gr.Epíscopos) de una Asamblea local de una ciudad o pueblo. No debemos olvidar que Dios mismo, según Pablo, dio a los judíos “el culto” (Ro.9:4); por tanto, podemos afirmar que es ajeno a Israel y a la iglesia apostólica el régimen eclesial de un sólo y único pastor para el gobierno de una iglesia : ¡ Eso es lo que sería extraño a la iglesia del Nuevo Testamento del primer siglo ! Cualquier estudiante serio de las Escrituras – y de la historia eclesiástica – sabe que no hay ni un sólo versículo en todo el N.T. que muestre un solo caso de de una iglesia con un pastor. Los historiadores, tanto católicos como protestantes así lo reconocen. La evolución teológica e histórica que se plasmó en el sistema <episcopal> (un solo pastor), fue posterior al magisterio apostólico. Aunque es verdad que existen diversas interpretaciones al hecho del sistema episcopal, es decir, a cómo llegó a establecerse en la iglesia, la mayoría de los estudiosos de la Historia de la Iglesia concuerdan que fue a partir del SIGLO II en adelante en donde ya encontramos – especialmente en la parte latina del imperio romano – este sistema ajeno al original novo testamentario. El acceso, y el temprano surgimiento del Nicolaismo (gobierno político/religioso de unos pocos sobre los “laicos”) fue crucial para que este sistema episcopal echará profundas raíces entre los creyentes en Jesucristo. No es de extrañarnos que este sistema que ha imperado- con sus variantes – por más de 1.800 años entre la iglesia, parecería que es algo normal una iglesia local con un único pastor: ¡ Mas al principio no fe así!

Existe frente al más puro Nicolaismo, (que es el absolutismo de un solo hombre), el extremo del Laicismo, compuesto por grupos en los que no prevalece una vocación o un llamamiento ministerial auténtico, derivando en el anarquismo. En los círculos cristianos entre lo que me muevo mayoritariamente, escucho con frecuencia el dicho 03_22que el rev. Branham dijo : “Yo prediqué lo que Pablo predicó”, por lo que, se deriva de ello, que si Pablo entra al Reino, yo también – dicen- pues predico lo mismo. Independientemente de lo que podamos pensar de esta forma de aseverar nuestra Fe de “entrar en el Reino”, tal pensamiento nos reta cuando vemos con claridad espiritual la pluralidad de Ancianos en las enseñanza y obra del Apóstol de los gentiles. Si alguien nos retara con la pregunta : “Muéstrame en la Biblia una iglesia con un solo pastor” ¿qué responderíamos?. No afirmo que una iglesia con un solo pastor “es del diablo”. Líbreme el Eterno de ello; no, más bien entiendo que Dios obró dentro de ese esquema o sistema usando a hombres piadosos para guiar rebaños de Su grey. Pero sí afirmo que ese sistema no fue dado por el Espíritu Santo, porque es esencialmente nicolaita en sus orígenes.

Por desgracia, hoy día no abunda, sino que escasea el estudio profundo de las S.Escrituras, lo que conlleva no poca ignorancia teológica, o comprensión de los fundamentos doctrinales(estoy generalizando). Por otro lado, se observa una peligrosa falta de temor de Dios que empuja a muchos a ser temerarios, y a firmar, como me lo han declarado en mi rostro: “La pluralidad de Ancianos es doctrina diabólica y divisionaria”. ¿Cómo es posible llamar “obra diabólica” a lo que el mismo Espíritu Santo – la propia vida de Cristo, el Hijo – hizo en el primer siglo? (cf. Hc.14:23; Flp.1:1; Hch.20:17-18;etc.). Estos son algunos de los argumentos que algún compañero en el ministerio me expone :  1) ¿Cómo va a haber en una iglesia dos o tres (o más) cabezas ?. 2) Una iglesia tiene que tener un solo “esposo”(pastor), si no , sería una especie de adulterio espiritual. Bueno, como dice el refrán, “un error nos lleva a otro error”. Debemos entender, como una mínima base, que los pastores están llamados a gobernar(no ha tiranizar) CON LA PALABRA Y EL ESPÍRITU. Afirmar sin rubor alguno que el pastor es <cabeza y esposo> de una asamblea, es una auténtica herejía, una desviación Escritural, ya que esos títulos, atributos y privilegios son un absoluto exclusivo del Señor de Su Pueblo. 

Otro argumento a favor del sistema <monárquico/episcopal>(repetimos, un sólo y único pastor) es el que razona que “si hay dos o tres hombres gobernando, habrá dos o tres ideas distintas”. A este argumento, respondo que me resulta un pobre análisis bíblico; es un análisis y concepción puramente humana. Nuestras ideas ha de ser puestas a un lado para dar primacía al consejo bíblico, a la Palabra de Dios, que es nuestro Amén final y decisorio. El sistema de una pluralidad de Ancianos funciona, porque comprobamos que funcionó maravillosamente en la Iglesia primera, en el modelo de los Hechos de los Apóstoles : la mejor de las Edades, la de ÉFESO. Existe además, un asunto que pocos son los que se atreven a verbalizarlo en voz alta, y es EL DIEZMO. Piensan que si se pone en práctica la enseñanza de la Pluralidad de Ancianos tendrá que haber un profundo cambio en la administración y distribución del diezmo de los miembros comulgantes. Por supuesto que habría que realizar una mejor y justa distribución económica, lo cual denota cierta mezquindad en el corazón del que así piensa : ¡ Acostumbrados a que todo vaya al mismo saco, no es para menos!. Mientras, las misiones en el extranjero pasan sus miserias y carencias mil. ¡Dios nos perdone! . De todas formas, para el que le preocupe este “detalle” del diezmo, puede siempre leer y estudiar las indicaciones al respecto en 1ª Timoteo5:17-17, y otros.

En los próximos capítulos reflexionaremos y expondremos lo que la Palabra Escrita nos revela en el modelo paulino, y también examinaremos el proceso que esta capital enseñanza tuvo en la vida del profeta Branham, como así del tabernáculo local que él mismo fundó allá por los años 30´ del siglo XX.

Escrito por el evangelista Enrique Lopez

.

.

.

.

donar-e1463418267873

 


Leave your Comment