6ta Parte

Respondiendo algunos aspectos Trinitarios.

Veamos a continuación algunas citas preferidas que los trinitarios utilizan para probar que en Dios existen tres Personas.Bautismo-de-JesusUna de las tantas citas favoritas del trinitario es:

Mateo 3: 16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.

Según este texto, el trinitario prueba la existencia de tres personas:

a-) El espíritu de Dios como paloma;

b-) La Voz que habló desde los cielos;

c-) Jesús el Hijo amado.

Pero, ¿es el Espíritu Santo de Dios que fue visto como paloma, una persona diferente a Dios? ¿Existe alguna Escritura que señale al Espíritu de Dios (Espíritu Santo) como una persona diferente a Dios el Padre?

Si podemos probar que el Espíritu Santo de Dios no es otra persona diferente a Dios, entonces la trinidad no puede ser cierta por cuanto sòlo habrían dos personas y no tres como lo afirman.

La Biblia nos enseña que el Espíritu Santo de Dios es el mismo Jehová Dios.

Veamos algunas pruebas Escriturales que lo confirman

¿Quién es el creador?

Según la Biblia es Jehová:

Isaías 44:24 “Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo.”

Pero según otra parte de la Biblia, el Creador, es el Espíritu Santo:

Salmos 104:30 “Envías tu Espíritu, son creados, y renuevas la faz de la tierra.”

¿Quién hizo al hombre?

Según la Biblia lo hizo Jehová:

Génesis 2:7 “Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente.”

Pero según otra parte de la Biblia, quien hizo al hombre fue el Espíritu Santo:
Job 33:4 “El Espíritu de Dios me ha hecho, y el aliento del Todopoderoso me da vida.”

¿Quién hablo al profeta Isaías?

Según el Antiguo Testamento, Jehová lo hizo:

Isaías 6:8-10: “Después oí la voz de Jehová, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? …Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis… para que no vea con sus ojos…ni se convierta, y haya para él sanidad.”

Pero según el Nuevo Testamento, el que habló con Isaías fue el Espíritu Santo:

displayfileHechos 28:25-27: “…Bien habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres, diciendo: Ve a este pueblo, y diles: De oído oiréis, y no entenderéis… Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos…Y se conviertan, Y yo los sane…”

¿Contra quién murmuraron los israelitas en el desierto?

Según el Antiguo Testamento, los israelitas murmuraron contra Jehová:

Éxodo 16:7 “Y a la mañana veréis la gloria de Jehová; porque él ha oído vuestras murmuraciones contra Jehová; porque nosotros, ¿qué somos, para que vosotros murmuréis contra nosotros?”

Salmo 95:6-11 “Venid, adoremos y postrémonos; arrodillémonos delante de Jehová nuestro Hacedor. Porque él es nuestro Dios; nosotros el pueblo de su prado, y ovejas de su mano. Si oyereis hoy su voz, No endurezcáis vuestro corazón, como en Meriba, como en el día de Masah en el desierto, donde me tentaron vuestros padres, me probaron, y vieron mis obras. Cuarenta años estuve disgustado con la nación, y dije: Pueblo es que divaga de corazón, y no han conocido mis caminos. Por tanto, juré en mi furor que no entrarían en mi reposo.”

Pero según el Nuevo Testamento, los israelitas murmuraron contra el Espíritu Santo:

Hebreos 3:7-9 “Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones, como en la provocación, en el día de la tentación en el desierto, donde me tentaron vuestros padres; me probaron, y vieron mis obras cuarenta años.”

¿Quién hará el pacto con la casa de Israel?

Según el Antiguo Testamento, lo hará Jehová:

Jeremías 31: 33-34: “Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.”

Pero según el Nuevo Testamento, el que hará pacto con la casa de Israel, será el Espíritu Santo:

Hebreos 10: 15-16: “Y nos atestigua lo mismo el Espíritu Santo; porque después de haber dicho: Este es el pacto que haré con ellos. Después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis leyes en sus corazones, Y en sus mentes las escribiré”

Argumentar que el Espíritu Santo es una persona distinta a Jehová, no sólo es un argumento pueril, sino que se demuestra el desconocimiento total de la Biblia.

A lo mucho, alguno pudiera argumentar que cuando en el Antiguo Testamento se usa la palabra Jehová (YHVH) lo estuviera refiriendo a la persona de Jesùs por cuanto Jesùs significa Jehová Salvador; pero entonces tendrían que aceptar que Jesùs es el mismo Espíritu Santo, ¿aceptarían eso? Por supuesto que no.

De manera que en las citas anteriores, cuando el Antiguo Testamento dice: “Jehová es el creador; contra Jehová murmuraron en el desierto; luego en Nuevo Testamento dice: El Espíritu Santo es el creador, murmuraron contra el Espíritu Santo”, sòlo se puede concluir en que ambos son la misma persona o equivocadamente aceptar que cuando el Nuevo Testamento hace referencia a Jehová como el Espíritu Santo, es de Jesùs quien se està refiriendo y se està llamando a Jesùs como el mismo Espíritu Santo.

Asì que en la cita de Mateo 3: 16, en el bautismo de Jesús no se ven a tres personas,holy-spirit-bird-flies-skies-bright-light-shines-heaven-white-dove-symbol-love-peace-descends-sky-87818245 sino sólo al “Padre” y al “Hijo”, ¿Dónde está la tercera persona de la trinidad?
El espíritu que descendía como paloma, era la misma persona del Padre que dio Su voz desde los cielos.

El Espíritu Santo y el Padre son la misma persona y esto tambièn lo vemos en:

Romanos 8: 9 “Más vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo no es de él”.

El Espíritu que mora en nosotros es el Consolador, el Espíritu Santo (Hechos 2:4), quien según Romanos 8:10, es el Espíritu de Cristo.

Romanos 8: 10 Pero si Cristo está en vosotros, el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, más el espíritu vive a causa de la justicia.”

Este Espíritu que mora en nosotros, que es llamado el Espíritu de Dios, es el Padre,

“Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús, vivificará también vuestros cuerpos mortales por Su Espíritu que mora en vosotros.

¿Quién levantó de los muertos a Cristo Jesús?

Hechos 2:23 “A éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; 24 Al cual, Dios levantó, suelto los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella.”

Hechos 10:39 “y nosotros somos testigos de todas las cosas que Jesús hizo en la tierra de Judea y en Jerusalén; a quien mataron colgándole en un madero. 40 A este levantó Dios al tercer día, he hizo que se manifestase;”

Hechos 13: 29 “Y habiendo cumplido todas las cosas que de él estaban escritas, quitándolo del madero, lo pusieron en el sepulcro. 30 Más Dios le levantó de los muertos.

Hechos 17:30 “Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar, que se arrepientan; 31Por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a todos con haberle levantado de los muertos.” Romanos 10:9 “Que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo.”

1Corintios 6:14 “Y Dios, que levantó al Señor, también a nosotros nos levantará con su poder.”

Este Dios que levantó de los muertos a Jesús es Dios el Padre, quien había dicho:

“Mi hijo eres tu, yo te he engendrado hoy.”

Hechos 13:33 “La cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como está escrito también en el Salmo segundo: Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado Hoy. 34 Y en cuanto a que le levantó de los muertos, para nunca más volver a corrupción, lo dijo así: Os daré las misericordias fieles de David. 35 Por eso dice también en otro salmo: No permitirás que tu santo vea corrupción.”

Hechos 10:37 “Mas aquel a quien Dios levantó, no vio corrupción”

Este Dios Padre que levantó a Jesús de los muertos es el mismo Dios a quien llamaban: “El Dios de nuestros Padres”:

Hechos 5.30 “El Dios de nuestros padres levantó a Jesús, a quien vosotros matasteis colgándole en un madero”.

Gálatas 1.1”Pablo, apóstol (no de hombres, ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios el Padre que lo resucitó de los muertos),.”

resurrecion-jesus-pruebas2Está claro que el que levantó a Jesús de entre los muertos es Dios el Padre, y es el Espíritu Santo, el mismo que engendró a Jesús (Mateo 1:18). Por lo tanto, es más claro aún, que este Dios Padre es el Espíritu Santo que mora en nosotros. Así que, ontológicamente, el Espíritu Santo es Dios el Padre.

Romanos 8: 9 “Más vosotros no vivís según la carne, sino según el Espíritu, si es que el Espíritu de Dios (Padre) mora en vosotros. Y si alguno no tiene el Espíritu de Cristo no es de él”.

Romanos 8: 10 Pero si Cristo (el Espíritu de Dios que mora en nosotros) está en vosotros (Espíritu Santo según Hechos 2:4), el cuerpo en verdad está muerto a causa del pecado, más el espíritu vive a causa de la justicia.”

“Y si el Espíritu de aquel (el Padre) que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el (Padre) que levantó de los muertos a Cristo Jesús, vivificará también vuestros cuerpos mortales por Su Espíritu (Espíritu Santo. Hechos 2:4) que mora en vosotros.

Todos esos textos dicen que el Padre mismo levantó a Jesús de los muertos. El Espíritu de Dios (El Consolador) que mora en nosotros, es el Espíritu de Cristo que mora en nosotros, y éste que mora en nosotros es el mismo Espíritu de Aquel que levantó a Jesús de los muertos, es decir: El Padre. Quedando así la conclusión de que el Espíritu Santo es el mismo Cristo y es el Padre.

Otra cita trinitaria (y que ya lo vimos) es:

“Y dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen y semejanza…”

Por lo general, el trinitario toma esta Escritura, y alega diciendo que esto es otra prueba de las tres personas en Dios. Pero… ¿cuantas personas son mencionadas aquí? Si dice: “Hagamos a nuestra imagen”, preguntemos al Trinitario: ¿Quién está hablando a quién? La respuesta del trinitario sería: “El Padre está hablando al Hijo”. Entonces, si el Espíritu Santo es otra persona diferente del Padre ¿dónde estaba el Espíritu Santo en esta escena? ¿Por qué no es mencionado el Espíritu Santo?

Si la respuesta del Trinitario es que, al decir “Hagamos” estaba incluido el Espíritu Santo tambièn, entonces, ¿cómo pueden demostrar eso a la luz de Juan 1:1?

Otra cita trinitaria es:

“En el principio creó Dios los cielos y “la tierra”

A esto alegan que la palabra “Dios” corresponde a Elohim, y ya que esta palabra significa “dioses”, allí queda demostrada la trinidad de personas.

Sin embargo, Elohim no significa bajo ningún sentido: “Personas”, ni “Seres”; de manera que no pudiera tratarse de tres personas formando un Dios o formando un Ser.

Esta cita es perfectamente paralela a Juan 1:1, 14

“En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios…y el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”

Siendo que esta Escritura de Juan 1 es paralela a Génesis 1, no podríamos argumentar tres personas en la Deidad cuando Juan (por así decirlo) sólo habla de dos:

a-) “En el principio era el Verbo,

b-) y el Verbo era con Dios,

c-) y el Verbo era Dios…”

Este Verbo que era en el principio y que estaba con Dios, según Juan, era el mismo Dios. Entonces, preguntemos al Trinitario: ¿Quién es el Verbo?, la respuesta inmediata sería: “El Hijo” Muy bien, entonces aquí sólo se está hablando del Hijo y del Padre Dios, demostrando nuevamente la ausencia de una tercera Persona. ¿Dónde estaba el Espíritu Santo en el principio?

Otra cita Trinitaria:

Proverbios 8:22 Jehová me poseía en el principio de su camino, Ya de antiguo, antes de sus obras. 23 Eternamente tuve el principado, desde el principio, Antes de la tierra. 24 Antes de los abismos fui engendrada;

De acuerdo a la doctrina trinitaria, Éste que fue poseído en el principio por Dios, era el Hijo, demostrando con esto a las dos personas en la Deidad. Pero eso no es asì.

El Verbo o Logos en Proverbios 8:22 es aludido como la Sabiduría de Dios quien fuera poseído en el principio. Con esto no se demuestra a la Sabiduría de Dios como si fuera una persona diferente de Dios como aducen los Trinitarios, sino a Dios mismo y a Su Sabiduría como parte integra de Sí mismo. Dios Padre creando por medio de Su sabiduría:

Job 38:37 “¿Quién puso por cuenta los cielos con sabiduría?

Salmos 104.24 “Cuan innumerables son tus obras, oh Jehová! Hiciste todas ellas con sabiduría; la tierra está llena de tus beneficios.

bibliaversiculo

La Sabiduría mencionada en Proverbios 8 es la alusión del Verbo que fue encarnado. Es la Sabiduría de Dios, no como otra persona, ya que si así fuera, los demás atributos de Dios Padre, deben ser considerados también como personas distintas a Dios, por ejemplo vemos:

Proverbios 3:19 “Jehová con sabiduría fundó la tierra; Afirmó los cielos con inteligencia. 20 Con su ciencia los abismos fueron divididos, y destilan rocíos los cielos.

Aquí vemos tres atributos de Dios, Su sabiduría; Su inteligencia; Su ciencia. Si la Sabiduría de Dios es una persona distinta a Dios Padre… ¿Es también la Inteligencia y la Ciencia de Dios, otras personas distintas a Dios Padre?

Queda claro que la Sabiduría que fue engendrada, no fue otra persona, sino la persona misma de Dios, es decir: la Sabiduría que Dios tiene, así como tiene ciencia e inteligencia. Esta sabiduría salió de Dios, como el Logos, el Verbo.

Jeremías 10:12 “El que hizo la tierra con su poder, el que puso en orden el mundo con su saber, y extendió los cielos con su sabiduría.

¿Diría el trinitario que “el Poder de Dios que hizo la tierra” es otra persona distinta a Dios?

Jeremias 51:15 El es el que hizo la tierra con su poder, el que afirmó el mundo con su sabiduría, y extendió los cielos con su inteligencia.

¿Son el Poder, la sabiduría y la inteligencia de Dios, personas distintas a Dios?
Obviamente, todos estos son atributos de la naturaleza de Dios Padre que ya estaban con el Padre desde el principio, quien con sabiduría, ciencia, inteligencia, y poder creó todas las cosas, no con alguien más, sino solamente Él.
Job 9:8 “El solo extendió los cielos,…”

¿Cómo? Con Su poder, Su Sabiduría, Su ciencia, y Su inteligencia. Todos estos atributos, Jehová ya los poseía desde el principio. Todo cuanto Dios hizo, lo hizo por medio de Su Palabra, o Verbo.

Aunque el trinitario no puede probar tres personas en Juan 1:1 y aunque dijeran que dos personas si están mencionadas, esto todavía no es asì, pues en Juan 1:1 no se ven tres personas y ni siquiera a dos personas, pues el Verbo que estaba con Dios y era Dios, es la misma persona, por tanto se ve sòlo a una persona, y vimos que este Verbo es el Dabar de Dios.

“Dabar”

[dabar] palabra (como de lo que se habla) designio, discurso, hablar, hecho, mandamiento, orden, pensamiento, sabiduría, precepto, promesa, palabra, mensaje, cosa, suceso, causa.

El nombre se refiere primero dabar a lo dicho, a la «palabra» o enunciado en sí, a diferencia de “emer” que es en esencia el acto de comunicar oralmente, de «hablar».
Es la palabra que contiene un pensamiento, da a conocer una cosa, de modo que captar la palabra es captar el pensamiento.

La «Palabra» de Dios indica sus pensamientos y voluntad, y es Su Sabiduría.

En la versión “Interlineal Hebreo-Español” leemos:

(Juan 1:1) (Lectura de derecha a izquierda)

wehû’ ’et-’Elohîm hayah wehadabar hadabar hayah Bere’shît

y-él-mismo a- Dios era y-la-palabra la-palabra era En-principio

’Elohîm hayah hadabar
Dios era la-palabra
Las palabras de Juan vertidas al hebreo, dan a conocer el “Davar” de Dios, como “el principio creador de todo a través de Su Sabiduría”, diciendo que este “Davar” es el mismo Dios, el cual se hace manifiesto en el mundo a través de la persona de Yahshua (Jesùs).

Yojanan (Juan)1.1

“Bereshit haya hadavar meelohim vehadavar haya tamit lifneihaelohim. Vehadavar shehaya kalam, haya habitui shel elohimatsmo”

Lo que significa:

Juan 1.1 “Desde un principio era “dabar” de Elohim y aquel dabar estaba siempre ante Elohim y el “dabar” que ya existía era (la expresión misma de) Elohim”. (Código Real)

O también:

Juan 1:1 “Desde un principio era la Sabiduría del Eterno y aquella Sabiduría estaba siempre ante el Eterno, y la Sabiduría que ya existía, era (la expresión, la imagen misma, la sustancia misma) del Eterno”

La revelación de Juan del Verbo está arraigada en el Antiguo Testamento, es decir Génesis 1:1, de que el Verbo ya existía, porque todo fue hecho por Su Palabra. (Salmos 33:6; Hebreos 11:3; 2Pedro 3:5)

Los tárgumes judíos hablan también de esta realidad de la Palabra divina, y el términoisaiah-scroll.l más usado por ellos para traducir “Dabar” es la palabra aramea: [mêmra’] Que es derivado de la palabra hablar, por eso significa: palabra, verbo.
*El Eterno, creó todo a través de su “Davar”, Su dabar es “palabra creativa” que a su vez es sinónimo de “sabiduría” precisamente porque tiene el potencial de diseñar, construir, edificar, crear según “el plan” o “el programa” establecido.
Este Dabar, Su Palabra, era el Eterno mismo, quien según Juan 1:14 fue hecho carne:

Juan 1:14 “Y la Palabra fue hecho carne y habitó entre nosotros…”

En “El Nuevo Testamento Textual Hebraico” (Código Real) leemos lo siguiente:

Juan 1:14 “Y lo que el Eterno tenía en Su mente se hizo carne y tabernaculizò entre nosotros y contemplamos su gloria, gloria como la del único en su clase del Padre, lleno de Jésed y Emet.”

Bajo el Antiguo Testamento, no vemos que el Eterno, el Único Dios, tuviera a otra persona consigo creando las cosas, sino que era Su propio pensamiento, o concepto de las cosas, Su propia sabiduría creando a través de Su propia Palabra que no era otro sino Él mismo expresándose. Esta Sabiduría, siendo Dios mismo, se tabernaculizò entre nosotros en la persona del Señor Jesús.

Hermano Andrés Ojeda.

.

.

.

donar-e1463418267873


Leave your Comment