Capítulo I

La historia de la Humanidad aporta suficientes  testimonios para que podamos comprobar que quienes quieren tratar de forma inhumana a sus semejantes proceden siempre , primeramente, a borrar en ellos precisamente sus rasgos de humanidad, por consecuente, de SEMEJANZA. Deshumanizar a aquellos que van a ser exterminados es siempre el primer paso en toda matanza, ya sea de un grupo muy limitado o de un amplio genocidio.

20080603194030-02625Siempre se procede a llevarles a una situación que permita una categorización  de subnormalidad, o algo que la sociedad entienda como execrable. De esta forma se logra establecer una base pseudonormal que hará que los demás vean a los “otros” como “bestias”, o bien como “criaturas infrahumanas”. Un claro ejemplo de esta estrategia es la denominada “solución final al problema judío”, elaborada por Adolfo Hitler en la Alemania nazi.

El exterminio judío no fue un acontecimiento fortuito ni casual, sino que desde unos planteamientos absolutamente antisemíticos (judeofobia), y con la ayuda de de muchos otros fanáticos antijudíos, Hitler elaboró un progrom de aceleración graduada. Porque los antisemitas, por muy numerosos que fueran, no podían hacer que la mayoría de la población les apoyase en sus diabólicos planes. Se precisó primeramente crear, y a veces simplemente DESPERTAR, una ola de odio que motivase el apoyo general. De ahí que se produjera una reacción encadenada sin la cual el Holocausto nunca hubiera alcanzado las cotas de atrocidad que la historia ha registrado.

    Ya en su monstruoso libro titulado “Mein Kampf” (“Mi Lucha”), Adolfo Hitler expresó con suma claridad que : “Un Estado social debe, por tanto, comenzar por elevar el matrimonio del nivel de continua contaminación de la raza, para darle la consagración de una institución que está llamada a producir imágenes del Señor, y no monstruosidades a mitad de camino entre el hombre y el simio”.

Seguramente a alguno le pueda sorprender la alusión al Señor por parte de Hitler. Pero es precisamente ahí, -si nos molestamos en estudiar e investigar-, en donde hallaremos una explicación poco conocida sobre EL CÓMO la patria de Martín Lutero. Goethe y Beethoven llegó a llenarse de campos de concentración y exterminio, coronada por el humo de los hornos crematorios donde se procedía a la aniquilación de una “raza execrable”; hombres, mujeres y niños judíos que, muy poco tiempo antes HABÍAN SIDO MUY RESPETADOS dentro y fuera de Alemania : ¡¿ Cómo fue ello posible?! . Aquello sólo pudo llegar a producirse después de UN PROCESO DE LENTA DEGRADACIÓN, pasando por su definición de “no arios”, “genéticamente deficientes”, “racialmente inferiores” respecto a las razas nórdicas y teutónicas, y, finalmente … “subhumanos”.

SEMILLAS DE ODIO 

lutero-leyendo-en-blanco-y-negro-500x577En 1542, Martín Lutero publicó su tratado titulado : “Contra los Judíos y sus Mentiras”. En él se aconsejaba primeramente no entrar nunca en discusión con un judío. “Cuánto más, si no queda otro remedio, a que ir a su encuentro con este solo y único argumento : Escucha (judío), ¿no sabes acaso que Jerusalem y vuestro reino , el Templo y vuestro sacerdocio fueron destruidos hace ya más de mil cuatrocientos años? Dí esto y deja que se muerdan y que disputen entre sí tanto como quieran” (1).

A lo largo de casi doscientas páginas el reformador alemán se encarniza contra los judíos. Veamos algunos párrafos : “En verdad, los judíos, siendo extranjeros, no deberían poseer nada, y lo que poseen debería ser nuestro … Aún hoy no sabemos qué los trajo a nuestro país : ¡No somos nosotros quienes fuimos a buscarlos a Jerusalem! Nadie los quiere ; el campo y los caminos están a su disposición, pueden regresar a su país cuando quieran; gustosamente les haremos regalos para desembarazarnos de ellos, pues son para nosotros un fardo pesado, una plaga, una pestilencia y una desgracia para nuestro país. Prueba de ello es que a menudo fueron expulsados por la fuerza : de Francia (a la que ellos llaman Tsarpth), en donde tenían un muelle nido; recientemente de España (a la que ellos llaman Sefarad), su nido predilecto; y en el curso de este año, de Bohemia, en donde Praga era otro rincón predilecto.

Finalmente de Ratisbona, de Magdeburgo, y de otros muchos lugares … Sí, me gustaría tenerlos cautivos – tal como mantengo cautivos a mi cálculo, mis úlceras, cualquier otra enfermedad que atrape y que debo soportar -, pero ¡mucho más me gustaría ver a esas miserias en Jerusalem, con los judíos y su séquito … Ahora, aquél que desee acoger a esas serpientes venenosas y a esos enemigos encarnizados del Señor, y honrarlos, dejarse robar, saquear, mancillar y maldecir por ellos, ese no tiene más que tomar los judíos a su cargo.

Si ello no le bastare, sólo tiene que reptar por su c.lo y adorar a semejante santuario, envanecerse seguidamente de haber sido misericordioso, de haber apoyado al Diablo y a su progenie, con el objeto de blasfemar de nuestro Señor Jesucristo y la preciosa sangre que nos salvó. Será entonces perfecto cristiano, lleno de obras de misericordia, de lo que Cristo le recompensará, el día del Juicio Final, con el fuego eterno del infierno, donde se asará junto con los judíos.” (2).

Después de esta desgraciada publicación, Martín Lutero propuso una serie de medidasimages contra los judíos : “Que se quemen sus sinagogas, que se confisquen sus libros, que se les prohíba adorar a Dios a su modo, y que se les obligue a trabajar con sus propias mano, o, mejor aún, que los príncipes les expulsen de sus tierras y que las autoridades, lo mismo que los pastores, cumplan con su deber en este sentido, en todas partes”.(3).

En el prólogo de  “Schem Hamephoras”, de Martín Lutero dice así”: … con el fin de que nosotros, los alemanes, sepamos lo que es un judío, un corazón judío, es tan duro como una estaca, como la piedra, como el hierro, como el mismo diablo. En una palabra, son los hijos del diablo, condenados a las llamas del infierno… El “goi” (gentil) que soy, no puede comprender cómo se las arreglan (los judíos) para ser tan hábiles, a menos de pensar que cuando Judas Iscariote fue ahorcado, sus tripas se reventaron y se vaciaron : y tal vez los judíos hayan enviado a sus servidores, con fuentes de plata y jarras de oro, a recoger la orina de Judas con los demás tesoros, y que luego hayan comido y bebido esa m..rda, y por eso adquirieron una mirada tan penetrante , que percibe en las Escrituras glosas que ni Matías ni Isaías encontraron jamás, sin hablar de nosotros, “goyim”(gentiles) malditos”. (4).

León Poliakov, en su afamada “Historia del Antisemitismo”, cita el anuncio dado por Lutero a sus amigos el día 31 de Diciembre de 1539 : “No puedo convertir a los judíos; nuestro Señor Jesucristo tampoco lo consiguió : pero puedo cerrarles e pico, de modo que sólo les restará quedar tendidos por tierra.”

Escrito por el evangelista Enrique Lopez

.

.

.

donar-e1463418267873

 


Leave your Comment