En  Génesis 5, vemos a Caín  “Brillar” por su ausencia en la genealogía de aquel a quien llaman “su padre”, y vemos  que no existe un solo motivo por el cual Caín no aparece en la Genealogía de Adán sino por la única razón de no ser  su hijo.

Génesis 5:1 Este es el libro de las generaciones de Adán. El día en que creó Dios al hombre, a semejanza de Dios lo hizo.

5:2 Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados.

5:3 Y vivió Adán ciento treinta años, y engendró un hijo a su semejanza, conforme a su imagen, y llamó su nombre Set. 5:4 Y fueron los días de Adán después que engendró a Set, ochocientos años, y engendró hijos e hijas.

Vemos aquí que Adán engendró un hijo a su semejanza y conforme a su imagen, y a este hijo lo llamó Set. Este hijo es nombrado como el primer hijo de Adán en la genealogía. Pero… ¿No era acaso Caín el primer hijo de Adán como muchos lo dicen al tomar la cita de Génesis 4 en donde dice:

Génesis 4:1 “Adán conoció a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caìn”?

  Si Caín es el primogénito de Adán, ¿por qué razón no es nombrado como tal? ¿No debía Caín ser nombrado especialmente, ya que los hijos primogénitos tenían la bendición de Dios? ¿Qué explicación han dado aquellos que dicen  que Caìn era hijo de Adán ante la ausencia en la genealogía de su supuesto padre?

  Una de las respuestas que han dado es: “El hecho de que no se mencione a Caín en la Genealogía de su padre Adán, no implica que éste no sea hijo suyo, pues tampoco se lo nombra a Abel en la misma Genealogía en el que a Caín tampoco se lo menciona”

  Esta es una de las respuestas típicas de la mayoría de las personas opositores a la Simiente de la Serpiente, y es la manera de justificar el hecho del por qué Caìn no es mencionado en la Genealogía de Adán; aunque si se les pide explicación del “por qué”, no lo pueden justificar Escrituralmente, y solo dicen: “Si Caìn no es hijo de Adán por el hecho de no ser nombrado en su genealogía, entonces Abel tampoco lo fue.”

  Aunque es una manera muy astuta de responder, todavía sigue siendo injustificable e insuficiente, pues la Biblia nos da la respuesta del por qué Abel no es mencionado en la genealogía de Adán:

Génesis 4:25 Y conoció de nuevo Adán a su mujer, la cual dio a luz un hijo, y llamó su nombre Set: Porque Dios (dijo ella) me ha sustituido otro hijo en lugar de Abel, a quien mató Caín.

Esta es la razón del por qué  Abel no es mencionado en la genealogía de Adán; y el motivo es, por cuanto Caín mató a Abel, Dios lo sustituyó  por Set.  Set tomó el lugar de Abel, por lo tanto el nombre de quien la genealogía nombra como el primogénito de Adán es Set por cuanto este fue en lugar de Abel a quien mató Caín, y fue a través de Set que siguió la genealogía de Adán ya que Abel fue muerto y no dejó prole.

  De manera que Abel no podía ser nombrado en la genealogía de Adán ya que otro (Set) tomó su lugar; pues si hubiese sido nombrado, entonces Set no hubiese sido “en lugar suyo”. ¿Qué sentido tenía esto? Es un perfecto tipo de la muerte, entierro, y resurrección de Jesucristo.

  Entonces, de acuerdo a la Biblia encontramos el motivo por el cual Abel no es mencionado en la genealogía, pero no encontramos el motivo por el cual Caìn no es mencionado. ¿Cuál es la razón de la ausencia de Caìn en la Genealogía de Adán?

Otros  han dicho: “Caín no aparece en la genealogía de Adán por razón de que  Cristo debía haber venido a través de Set y no a través de Caín”

Pero, y esto… ¿qué tiene que ver?  Aun así, sigue siendo sin sentido, pues aunque si Cristo debía venir por la simiente santa de Set, esto no es motivo para descartárselo a Caín de la Genealogía de Adán.

  También han dicho: “En la genealogía de un hombre se toma en cuenta el ultimo hijo mencionado; en el caso de la genealogía de Adán, Noé es el último, por ello Caín no podía ser nombrado en la genealogía de Adán por cuanto Noé no vino de la línea de Caín, sino de Set. Adán tuvo muchos hijos, y como lo que importa es la línea por el cual vendría Jesucristo, es por eso que se toma en cuenta la línea de Set por quien Cristo vendría.

Muy bien, pero de todas maneras, en algún lugar la Biblia declararía a Adán como padre de Caín.

También me han dicho: “Caín no es el único excluido de la genealogía de su padre, también vemos en el libro de Mateo que Esaú es excluido de la Genealogía de Isaac cuando  dijo:

Mateo 1: 1-2  “Libro de la Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham. Abraham engendró a Isaac, Isaac engendró a Jacob, y Jacob engendró a Judá y  a sus hermanos.”

Estos dicen: ¿Por qué  se dice que Isaac engendró a Jacob si Esaú fue el primer engendrado? ¿No debía haber dicho: “Isaac engendró a Esaú”?

  Así como Esaú no es mencionado como hijo de Isaac, de la misma manera tampoco lo fue Caìn, y si Caìn no es hijo de Adán por no haber sido  mencionado, entonces Esaú tampoco fue hijo de Isaac de acuerdo a lo que leemos en Mateo 1:1-2” ¿Acaso Esaú no era hijo de Isaac solo porque no se lo nombra?

Aunque esto pareciera probar su punto, aun sigue siendo incorrecto, primeramente porque en el Libro de Mateo, no se habla de la Genealogía de Isaac sino de la Genealogía de Jesucristo:

Mateo 1: 1-2  “Libro de la Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham….”

  A pesar de que Mateo no  mencionó a Esaú como primer  hijo de Isaac, con todo esto no hay duda de que Esaú fue el  hijo de Isaac, pues leemos en la Biblia:

Génesis 27:5 “Y Rebeca estaba oyendo, cuando hablaba Isaac a Esaú su hijo; y se fue Esaú al campo para buscar la caza que había de traer.

Génesis 27:19 “Y Jacob dijo a su padre: Yo soy Esaú tu primogénito;”

Génesis 27:24 “Y dijo: ¿Eres tú mi hijo Esaú? Y Jacob respondió: Yo soy.”

Aunque Esaú vendió su primogenitura, sin duda alguna, la Escritura nos declara que Esaú era hijo de Isaac. Pero… ¿en qué parte se nos dice que Caín era hijo de Adán y que por alguna razón perdió el derecho a ser mencionado?

  Muchos hombres en la Biblia, siendo primogénitos habían perdido sus primogenituras por diversos motivos, como por ejemplo el caso de Rubén

1Cr 5:1 Los hijos de Rubén primogénito de Israel (porque él era el primogénito, mas como violó el lecho de su padre, sus derechos de primogenitura fueron dados a los hijos de José, hijo de Israel, y no fue contado por primogénito;

O también, el caso de Judá:

1Cr 5:2 bien que Judá llegó a ser el mayor sobre sus hermanos, y el príncipe de ellos; mas el derecho de primogenitura fue de José);

 Aunque estos perdieron sus primogenituras, la Biblia siempre declara que estos fueron primogénitos, y por razones que disgustaron a Dios, estos lo perdieron; sin embargo, Caín no perdió la primogenitura, pues este nunca fue primogénito de Adán.

 Esaú  no es mencionado como primogénito de Isaac, pues éste lo vendió a su hno. Jacob.

En el caso de Abel, éste no es mencionado en la genealogía de Adán y la Biblia nos explica por qué, y esto fue por razón de la sustitución, y no solo eso sino que en esta misma Escritura encontramos una gran revelación, veamos:

Porque Dios (dijo ella) me ha sustituido otra simiente en lugar de Abel, a quien mató Caín.

 En esta cita, Eva está declarando que Caín era diferente simiente a Abel. Si Caín hubiese sido de la misma simiente que Abel, ella habría dicho: «Dios me ha dado más simientes». Pero ella dijo «me ha Sustituido Otra» es decir: «Diferente Simiente a Caín«.

El Profeta dice:

Siete Edades De La Iglesia Pág 104 «Ella no dice que Dios le había dado otra simiente; esa hubiera sido Cristo, porque Él es dado. Este hijo, Set, fue sustituido en lugar de Abel.

Ella reconoce  su hijo quien vino a través de Adán; ella no reconoce ahora a Caín porque él vino a través de la serpiente. Cuando ella dice, «otra simiente en lugar de Abel,» ella está diciendo que Caín era diferente a Abel, porque si ellos hubieran sido del mismo padre, ella hubiera tenido que decir, «Me ha sido dada más simientes.»

Entonces, claramente Eva declaró que Set era de la misma simiente que Abel, pero diferente a Caín.

  Nuevamente volvemos a la misma pregunta: ¿Y Caín? ¿Porque no es mencionado en la genealogía de Adán si fue su hijo?

  No existe un solo motivo por el cual Caín no es mencionado en la genealogía de Adán sino por el único motivo de no ser hijo de Adán. Por esta razón es que vemos que el Apóstol Judas (no el Iscariote) nos dice:

Judas 1:14 “De éstos también profetizó Enoc, séptimo desde Adán, diciendo: He aquí, vino el Señor con sus santas decenas de millares, 15 para hacer juicio contra todos, y dejar convictos a todos los impíos de todas sus obras impías que han hecho impíamente, y de todas las cosas duras que los pecadores impíos han hablado contra él.

  Judas leyó el mismo Génesis que nosotros leemos, y al leer no encontró a Caín en la Genealogía,  y dijo que Enoc fue Séptimo desde Adán. Veamos esto que nos dice Judas acerca de que Enoc era Séptimo desde Adán.

Las Genealogías se cuentan de Padre a hijos, de manera que el orden es este:

1-Adam, engendró a Set,

2-Set, engendró a Enós,

3-Enós, engendró a Cainán,

4-Cainán, engendró a Mahalaleel,

5-Mahalaleel, engendró a Jared,

6-Jared, engendró a Enoc,

7-Enoc, engendró a…

 Efectivamente Enoc era Séptimo desde Adán. Si Caín hubiera sido hijo de Adán, la Biblia hubiera plasmado en alguna parte a Caín como su hijo

Entonces, vemos por la confirmación de las Escrituras que Caín no era hijo de Adán, sino más bien como la Biblia nos dice: “Era del Maligno”. La palabra «DEL» es: «perteneciente a», «descendiente de», es decir: «No como Caín que era descendiente del Maligno.

Hijos de Dios e Hijos del Diablo

Jesús dijo a unos Fariseos: 

San Juan 8: 44 “Vosotros sois de vuestro padre el Diablo”

¿Por qué Jesús dijo a estos hombres que eran hijos del Diablo? ¿Cómo obtiene el Diablo hijos si el tal es un espíritu? ¿Cómo podrían estos Fariseos ser hijos del Diablo siendo ellos de carne, y el Diablo espíritu?

  La respuesta es: El Diablo tuvo hijos de la misma manera que Dios tuvo los suyos. Dios, siendo Espíritu creó a un hombre (Adán) a su semejanza, estos hijos de Dios vinieron por la línea de Adán, siguiendo por la línea de Set. 

  Pero el Diablo no pudiendo crear, por cuanto solo Dios es el único Creador, tomó como instrumento a aquel animal (La Serpiente) el cual era semejante al hombre, y a través de él obtuvo sus hijos carnales.

  Por eso vemos que Jesús llamó a estos Fariseos como hijos del Diablo, pues estos eran hijos del Diablo espiritualmente, pero eran hijos de Caín (hijo de la Serpiente) en sus simientes.
  Jesús pudo identificarlos perfectamente y les dijo de la procedencia de ellos al decirles que eran hijos del Diablo espiritualmente, y que ellos en su origen venían  por la línea de aquel que había nacido de fornicación, es decir, hijos de Caín… 

San Juan 8: 33“Le respondieron: Linaje de Abraham somos”

San Juan 8: 39 “Respondieron y le dijeron: Nuestro padre es Abraham”

Estos Fariseos conversando con el Señor Jesús, estaban reclamando que eran de la descendencia o Linaje de Abraham; estos decían que descendían carnalmente de Abraham; y el Señor les respondió de la siguiente manera:

San Juan 8: 39-41 “Si fueseis hijos de Abraham, las obras de Abraham haríais. Pero ahora procuráis matarme a mí, hombre que os he hablado la verdad, la cual he oído de Dios; no hizo esto Abraham.

“Vosotros hacéis las obras de vuestro padre.

  Debemos notar que Jesús habló de las obras que ellos pensaban ejecutar contra él, y una de esas obras era el de matar a Jesús, es decir, era una obra de homicidio, y Jesús les dijo que ellos querían hacer la mismas obras de su padre. Esta obra los identificaba con aquel homicida “Caín”, pues sus intenciones de matar a Jesús lo demostraban. En San Juan 8:41 Jesús aún no les acusa de ser hijos del Diablo, solo les dice “Vosotros hacéis las obras de vuestro padre,” llevándolos directamente a Génesis, apuntando a aquel primer homicida desde el principio, aquel que mató a su hermano Abel. Jesús les está mostrando de qué simiente provenían. Ellos sabían perfectamente a quien Jesús se refería como padre de ellos, pero se  negaron a aceptar esa procedencia, de ser “Linajes de Caín” y ante la acusación del Señor, ellos respondieron: 

“Nosotros no somos nacidos de Fornicación;”

¿Qué significaba esto que ellos respondieron a Jesús después de que los acusó de ser hijos de Caín? ¿No somos nacidos de Fornicación? ¿Que tenía que ver esto con lo que ellos estaban hablando?

  Evidentemente estos Fariseos sabían que Caín había nacido de Fornicación; ellos sabían que la Serpiente había fornicado con Eva, y como resultado de este acto nació Caín, el cual nos dice la Escritura era del Maligno 

Juan 3:12 “No como Caín que era del Maligno”

  Este Maligno era la Serpiente, el cual se había prestado al Diablo para llevar a cabo su maldad. Debemos notar que ante semejante declaración de que estos no eran descendientes de aquel que nació de Fornicación, Jesús no negó absolutamente nada, reconociendo que lo que ellos estaban diciendo acerca de que Caín nació de Fornicación era la pura verdad.

Entonces, después que Jesús les mostró sus linajes según la carne, de donde provenían  en sus simientes, fue entonces que ellos le dijeron: 

San: 44 Juan 8“Un padre tenemos, que es Dios”

  Aquí, ellos ya no reclamaron a Abraham como padre, sino que reclamaron tener a un Padre Espiritual, y que ese Padre era Dios. Entonces, Jesús siguiendo nuevamente el tema de ellos después de mostrarles de qué simientes venían originalmente, pasó a responderles de acuerdo a lo que ellos reclamaban y les mostró esta vez de dónde provenían espiritualmente: 

San Juan 8: 42-44 “Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido, y he venido; pues no he venido de mi mismo, sino que él me envió.

¿Por qué no entendéis mi lenguaje? Porque no podéis escuchar mi palabra.
“Vosotros sois de vuestro padre el Diablo,…”

  Es aquí, en donde Jesús demuestra la descendencia espiritual de donde ellos provenían: “Del Diablo”. 

  Jesús, había mostrado primeramente a estos Fariseos, que ellos  provenían de aquel que había nacido de Fornicación (Caín), hijo de la Serpiente, y también que estos eran hijos del Diablo espiritualmente.

  Jesús reveló a estos hombres  de donde provenían originalmente en sus simientes, por lo tanto les dijo de quien eran espiritualmente hijos.

 Ellos siguieron diciendo: «¿Eres tú acaso mayor que nuestro padre  Abraham?…»

Si. Ellos tenían razón al decir que eran hijos de Abraham carnalmente, así como Esaú podía decir que era hijo carnal de Isaac; pero Jesús les mostró que en sus simientes, al igual que Esaú, ellos tuvieron su origen en  Caín, aunque carnalmente habían nacido de Abraham por causa de la mezcla que  existió  entre los hijos de Dios con las hijas de los hombres, en Génesis 6:7.

  Estas fueron las Dos Simientes que estarían en la tierra: «Los hijos del Diablo» que vinieron a través del Linaje de la Serpiente por medio de Caín, y «Los hijos de Dios» que vinieron a través del Linaje de Set. Ambos linajes fueron mezclados desde el principio hasta hoy.

  En la Parábola del trigo y la cizaña leemos lo siguiente:

Mateo 13:24  «Les refirió otra parábola, diciendo: El reino de los cielos es semejante a un hombre que sembró buena semilla en su campo.25 Pero mientras dormían los hombres, vino su enemigo y sembró cizaña entre el trigo, y se fue. 26 Y cuando salió la hierba y dio fruto, entonces apareció también la cizaña. 27Vinieron entonces los siervos del padre de familia y le dijeron: Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo?¿de dónde, pues, tiene cizaña?28 Él les dijo: Un enemigo ha hecho esto. Y los siervos le dijeron: ¿quieres, pues, que vayamos y la arranquemos?29 Él les dijo: No, no sea que al arrancar la cizaña, arranquéis también con ella el trigo. 30 Dejad crecer juntamente lo uno y lo otro hasta la siega; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

Mateo   13:36 «Entonces, despedida la gente, entró Jesús en la casa; y acercándose a él sus discípulos, le dijeron: Explícanos la parábola de la cizaña del campo.37 Respondiendo él les dijo: El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre. 38 El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo. 39 El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles.

  Esta parábola hace alusión a las dos simientes que fueron plantadas al principio en el Edén. Dios plantó buena simiente por medio de Adán, más el enemigo, el diablo, sembró cizaña por medio de la Serpiente.

  Ambas simientes fueron mezcladas, y  a causa de esto, Dios envió el diluvio; sin embargo la simiente cizaña sobrevivió al diluvio y pudo nuevamente mezclar su simiente con la simiente justa, y así, hasta el día de hoy, el trigo y la cizaña permanecen juntas, tan religiosas como pueden serlo. Ambas plantas crecieron y están entrelazadas, como lo fue desde aquel principio en el Edén; sólo Dios conoce quién es quién y sólo Dios al final del siglo juntará al trigo en su alfolí y a la cizaña apartará para la quema.

La Biblia dice:

Mateo 13:30 «; y al tiempo de la siega yo diré a los segadores: Recoged primero la cizaña, y atadla en manojos para quemarla; pero recoged el trigo en mi granero.

Mateo 13: 41 «Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad, 42 Y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes. 43 Entonces los justos resplandecerán como el sol en el reino de su Padre. El que tiene oído para oír, oiga.

  Dios ha enviado a los segadores, sus ángeles mensajeros, para atar a los que hacen iniquidad. Estas «cizañas», están siendo atados para  la Confederación Mundial  de Iglesias; pero también, estos ángeles mensajeros han recogido a las simientes «Trigo» durante siete edades, en donde  al final del siglo seremos juntados en Cristo para ser arrebatados.  “El que tiene oídos para oír, oiga”.

  Andrés Ojeda


Leave your Comment