jesus hijo de dios

Este es el título cristológico que nos permite estudiar la relación entre el Padre y el Verbo. Fue en torno a este título que giraron las controversias teológicas en la iglesia antigua. Ahora, cuando menciono la “Teología” no ha de entenderse en su acepción ordinaria como “el estudio de Dios”, lo cual me parece a mí como una osadía más allá de nuestra limitación y finitud humanas. La Teología ha de entenderse sobre todo como un esfuerzo de mente y corazón por reflexionar ante los hechos divinos relatados en las Sagradas Escrituras.Por ejemplo,mencionemos acerca del atributo de la Deidad que conocemos como “Dios proveedor” o Yahveh yiréh. 

abraao_2En el contexto del acontecimiento de la vida de Abraham encontramos el drama de la prueba del sacrificio de su hijo Isaac.Ante la intervención divina poniéndole un carnero enredado sus cuernos a un zarzal, el patriarca entiende que su Dios le provee un sustituto, en vez de Isaac. Por ello llama a aquél lugar-trasliterando en hebreo-“El Eterno se provee un sacrificio para Sí mismo”. Es en la experiencia personal que el profeta atribuye a Dios un atributo; no es en este caso que el mismo Dios declara Su atributo de proveer. Por tanto,el término “teología” o “teológico” habría que redimirlo o darle su sentido idóneo. No le temamos a los términos, más allá de su correcto significado. Dicho esto, vallamos pues a reflexionar, orando para que el santo Espíritu nos ayude a encontrar esos tesoros escondidos en Su Palabra.

Historia del término en el Helenismo oriental y occidental.- En las antiguas religiones orientales los reyes eran considerados como engendrados por los dioses.En el antiguo Egipto hubo esta tendencia,adorando al dios Re(Ra), probablemente por influencias babilónicas y asirias. Para la época del Nuevo Testamento, los emperadores romanos comenzaron a recibir el “Divi Filius” (la afiliación divina). En el mundo helenista o griego, el título no era monopolio exclusivo de emperadores o monarcas, sino que también se lo atribuían a los taumaturgos o hacedores de milagros como lo comprobamos en el caso de Apolonio de Tiana. El escritor Luciano relata la vida de muchos taumaturgos de la época.En el tiempo de Jesús también encontramos a estos hombres que se apodaban con el título de “hijos de Dios” (o de los dioses). De ahí es donde podemos apreciar el cuidado de Jesús para no ser confundido con ellos. Jesús nunca enfatiza la sanidad del milagro, sino más bien la trascendencia que quiere enseñar. Por la obra apologista de Orígenes (“Contra Celso”) sabemos que en Siria y en tierra de Israel (Sirya Palestina) habían muchos que decían “yo soy Dios”; “yo soy hijo de Dios”, o también “yo soy el espíritu de Dios”. Comprobamos pues,que en todas las épocas ha habido hombres que han pretendido ser hijos de Dios, siempre en base a poderes gracias y curanderismos.
tarot_reading_by_ninfeadeEn el mundo greco-romano la noción está muy arraigada a una visión muy politizada. Otra característica helena en estos taumaturgos es que carecen de CONCIENCIA PROFETICA en cuanto a un cumplimiento de un plan divino. Lo mismo ocurre en las religiones mistéricas o místicas de entonces. No debemos olvidar o ignorar la presencia satánica en todo ello. En Jesús lo que hallamos es EL ACONTECIMIENTO real e histórico de la Palabra de Dios en su propia vida.La pretensión que nos da  la filosofía y religión griegas son esencialmente diferentes a lo que el Nuevo Testamento nos muestra.
<Hijo de Dios> en el Judaismo .- En el Tanaj (A.T.) el título “hijo de Dios” se hace presente en tres sentidos distintivos :1) El pueblo de Israel es llamado hijo de Dios; 2) El rey de Israel adquiere también este títulos.entre otros; 3) Ciertos mensajeros especiales: los melajim o ángeles.
No obstante cuando buscamos este título para aplicarlo al Mesías, ya no es fácil apreciarlo en el Antiguo Testamento. Sí lo podemos ver en el llamado “Judaísmo apocalíptico”, haciendo referencia a los escritos apócrifos muy leídos en época de Jesús. El hecho de que tanto el pueblo como su representante el rey pueden ser designados con el mismo título,nos remite al estudio que hicimos sobre “El Hijo del Hombre” (Ben Adam o Bar Nasha).Sugiero para ello leer los artículos”¿Quién o qué es el Hijo de Hombre”, y “El Profeta escatológico” en esta misma Sección.
Hay muchos Textos bíblicos en donde la expresión “hijo de Dios” aplicado a Israel tiene el significado de que dicho pueblo a sido elegido con una misión muy particular : Vivir para la alabanza de la gloria de Dios. Para ello es ineludible que sean obedientes (cf.Ex.4:22; Os.11:1; Isa.1:2;301; Jer.3:22; Sl.82:6; Malq.1:6; etc.). Cuando el rey es llamado “hijo de Dios” es en tanto y cuando es fiel  Dios(Sl2:7;89:7,27; Job 38:6-7;Dn.3:25,27; etc.).El rey de Israel es cabeza de un pueblo llamado “hijo primogénito de Dios”(Ex.4:22),por tanto en él se encarna ese título representativo. Es por ello que en mi opinión, no debemos separar este título glorioso del de “Siervo sufriente” y obediente que apreciamos en Isaías 53. PORQUE SÓLO EN LA OBEDIENCIA A DIOS SE PERPETÚA LA DIGNIDAD DE HIJO DE DIOS.
Como dijimos, en la Apocalíptica judía encontramos alusiones al Mesías como hijo de Dios(Enoc 105:2).También hallamos esta noción atribuida al Mesías en el Apocalipsis de Esdras 7:28 ss. ; 13:32,37,52; 14:9. La relación a la realeza que vemos en el Salmo 110 y lo oculto que queda el término hijo de Dios aplicándolo al Mesías en el Antiguo Testamento,lo estudiaremos más adelante en un segundo artículo.
Los sinópticos(Mateo,Marcos y Lucas) hacen referencia a la pregunta a Jesús por parte del sumo sacerdote en el juicio del Sanedrin de si era “el Hijo del Bendito”(Mr14:61).Esto muestra claramente la asociación “Hijo de Dios ” con “Mesías”.Textos como Mateo16:16  y Lucas 1:32 nos muestran que existe una revelación en el reconocimiento del Mesías como Hijo de Dios. Es el concepto de “Hijo de Dios” como un ser escogido para realizar una misión y hacerlo con plena obediencia.Y aunque su esencia sea eterna, el proceso en Jesús,como Hijo de Dios, es puramente humano. Una cosa no anula la otra.
La Tentación (Mt.4:4-6; Lc.4:3,9) .- En esta sublime batalla espiritual y mental, se derivan dos conceptos irreconciliables sobre la funcionalidad y características de “Mesías – Hijo de Dios”. Uno de ellos es político ( con su carga de justicia, derecho, etc.). Satán quiere llevar la función y labor de Hijo de Dios al campo de la política mundana,anulando así el camino tortuoso de un Mesías obediente como siervo de Yahvéh. Le ofrece la perspectiva del Reino a través del camino de gloria frente a la cruz y el sufrimiento. Por ello sugestiona  a Jesús con la frase tendenciosa “si tu eres Hijo de Dios”. 6_satan-tempts-jesusEs un atentado contra la conciencia mesiánica de Jesús. El Hijo del Hombre,percibe en esa sugerencia algo ajeno al Dios de Israel; lo rechaza porque el contenido espiritual es pagano, helénico: Es querer ser igual a Dios; osea,en términos de “Dios = Hijo”. Jesús no sigue el juego sicológico al diablo. El se reconoce como Mesías-Sufriente,y esa y no otra es su misión primordial: ser Redentor del hombre. No niega la fe ni el poder que están en él, pero la sugestión de hacer milagros extravagantes es rechazada de plano por no ajustarse a ese patrón de la voluntad de su Padre. Y el ama hacer esa voluntad; la obediencia a Dios se constituyó en su alimento más íntimo y primordial. 
Los evangelios nos dan los testimonios verbales de Simóm Pedro y del centurión que está ejecutando a Jesús en la cruz (Mt.16:16; Mr.15:39). No es necesario identificar el testimonio de Pedro con el del centurión romano.En labios del apóstol es una revelación desde sus categorías mentales judías y hebreas.Mientras “Hijo de Dios” para el centurión pudo significar que la dignidad que observó en el Crucificado fue tan asombrosa,que lo identificó con la dignidad de César,”hijo de los dioses”.¿Es una confesión pagana?, pero confesión al fin y al cabo. Ambas confesiones son pronunciadas en un marco y contexto de sufrimiento.
Marcos 9:7 … : Es en base de la función mesiánica como Ebed Yahvéh.
Mateo 11:27…: Conexión de secreto y relación entre el Padre y Jesús el Cristo.
Mateo 16:17…: El conocimiento del secreto es dado por revelación divina.
Marcos 3:11; 5:5…: En la dimensión demoníaca se reconoce esa dignidad de Jesucristo.
Es evidente si nos acatamos a estos Textos que la noción de “Hijo de Dios” se conocía en el Judaismo del tiempo de Jesús. Pero el secreto mesiánico que oculta Jesús como Hijo de Dios es tapado por otro que El prefiere,y no es otro que el de “Hijo del Hombre”. ¿Por qué?; en mi humilde opinión, porque es llevado por la prudencia y el temor a que el título hijo de Dios llevara al pueblo a suponer y a resaltar uno de los aspectos del mismo, es decir, el de la Majestad divina sin la obediencia y consagración en humildad.
En el libro del profeta Isaías capítulo 42:1, que es citado en el bautismo de Jesús, fue traducido al griego y conocida esa traducción como la Septuaginta o La Setenta/LXX) unos 250 años a.C. Pues bien, el verbo “amar” fue vertido por “Agapetós” que supone la idea de la cualidad de Hijo (“el amado”); e incluso lleva la intención gramatical de ÚNICO, del quien se profesa un amor inigualable e incomparable. La LXX traduce “Ebed” (siervo) por “Páis” (siervo-hijo) por razón precisamente de esa unión filial. Lo más natural es que hubieran traducido el sustantivo “Ebed” por el correspondiente “Doulos” y no por “Páis”: pero no son necesariamente opuestos sino que se yuxtaponen en viceversa. La soberanía y la obediencia divinas hallan morada y asiento en Jesús. Por ello el Redentor  tiene a la obediencia como EL ELEMENTO CONSTITUTIVO de la excelencia  de la noción “Hijo de Dios”.Por ello Jesús tiene sumo cuidado  de salvaguardar esa noción.
Carácter único de la identidad filial de Jesús .- En su evangelio, Juan que es un hijo del pueblo de Israel, sabe que la cualidad de “bien amado” se muestra a través de la revelación a Israel, pueblo “bien amado”. Este amor sublime lo describe en Jn.1:14 como Unigénito (gr.”Monogenés”). En el <Hijo> se hace presente el sufrimiento (como se ve en los sinópticos y en las Epístolas de Pablo). Juan presenta al Hijo único como don de Dios(Jn.3:16).El escoge el verbo “Edoken” (Dar) porque lleva el significado de “dar enviando” a través de un mensajero.Pero también conlleva la intención de “enviar una ofrenda”, como que ya no sólo es dar, sino darse uno mismo en la ofrenda. Podemos ahora entender mejor las palabras de Jesús al contemplar a aquella viuda que “dio todo lo que tenía”.25Y es que existe la posibilidad cierta de “dar mucho” con mezquindad,y de “dar poco” con un gran corazón” o “a lo grande”. La unidad se expresa volviendo al Padre(Jn.16:28). 
El Padre es <mayor> que el Hijo.-  Jesús se reconoce Portador de la revelación del Eterno Dios y que viene del Padre y vuelve al Padre. Si se considera en esa medida, que Jesús es portador, es <menor>. No es una cuestión de cualidad esencial(Jn.14:28). No vemos al Mesías como “un eclipse de sol”. No, Jesús da todo honor y gloria al Padre. Su humanidad y obediencia es perfecta. Desde la creación y la caída del hombre, Dios ha ido desarrollando “el principio de la sustitución”, y lo ha hecho con “flujos y reflujos de la revelación”(O.Cullman) : 1º – Humanidad,2º -Israel, 3º -Remanente,4º Mesías(de multitud a Uno).Luego de Uno a Apóstoles,a Iglesia,al Mundo, y de ahí a la Nueva Creación.Esta dinámica la vemos en la Biblia y en el tiempo. Es la encarnación en el Logos que los filósofos nunca pudieron comprender. En todos los títulos mesiánicos o cristológicos vemos la gran doctrina de la sustitución ampliamente. Siempre nos topamos con Aquél que sustituye por amor. El Mesías es aquél en quien DIOS MISMO SE REVELA. En Jesús “el Hijo” se hace sacerdocio,altar y ofrenda. Y es también en quien se realiza el Reino de justicia y equidad según Dios.
En un último análisis, siempre encontramos la gloria del Dios uno y único que se manifiesta entre los hombres y en Su” universo” (del latin “hacia lo Uno”). La vida y muerte de Jesús tiene un lugar en el marco de nuestra historia humana, y esto significa que TODA la revelación de Dios -antes y después de Jesucristo – , tiene por eje al Logos(la Palabra),  que se hizo carne en Jesús el Hijo, el BIEN AMADO.
 
 

(parte segunda )

Nadie puede dudar de la judeidad de Jesús tanto en sus palabras como en sus hechos. Desde luego, para comprender mejor al Jesús histórico se hace imprescindible el antiguo_testamentoconocimiento del judaísmo contemporáneo. Jesús nunca se vio en la necesidad de acomodar su judaísmo al modo de vida occidental o europeo. Y en cuanto a su relación para con la Ley(Toráh), Jesús siguió sienpre siendo judío. No obstante, eruditos como J. Klausner observaron que en Jesús algo había que evolucionó hacia “lo no judío”. En estos tiempos que vivimos,a partir del siglo XX, encontramos cómo Jesús se ha hermanado con muchos judíos de renombre, los cuales ven en él a un hermano mayor, como Shalom Ben chorin quien confiesa : “Jesús es para mí el eterno hermano, pero no sólo el hermano hombre sino mi hermano judío. Siento su mano fraterna que me agarra para que le siga… no es una mano divina sino una mano humana en cuyas líneas ha quedado grabado el sufrimiento más profundo… y que puede unirnos a nosotros, tanto judíos como cristianos: la fe de Jesús nos une … pero la fe en Jesús nos separa”(Hermano Jesús). Los intentos por parte de la iglesia romana de “desjudaizar” a Jesús es una desgracia que afectó a las diversas líneas del protestantismo histórico y más recientemente a las iglesias evangélicas, especialmente las de influencias anglo-sajonas de teologías de suplantación de Israel en la historia salvífica del Señor.Es una evidencia fuera de duda que la gran herencia espiritual de Israel nos ha venido a los no judíos a través de Jesús de Nazaret, nacido en Betlejen de Judá. Gracias a Jesús el mundo se volvió más “judío, y parte de la obra del Anticristo consistirá precisamente en “desjudaizar” al mundo,particularmente en el terreno conceptual y lingüístico.

¿Cuales son esos rasgos “no judíos” que tantos estudiosos del judaísmo como del cristianismo ven o perciben en Jesús?. Lo que separa tiene efectivamente que ver con la cristología, y más concretamente con el título de “Hijo de Dios” atribuido a Jesús. La filiación divina es la mayor piedra de escándalo para los judíos observantes. Ahora, el dogma trinitario ha determinado en gran parte este rechazo por parte del judaísmo,pues tal concepto de “Dios en tres personas” le resulta blasfemo y sobre todo incomprensible. Para los judíos estudiosos del Nuevo Testamento, la doctrina de la trinidad no es conforme al pensamiento del Jesús evangélico, pero aún así, creen detectar en los evangelios un germen desde el cuál los cristianos procedentes del paganismo pudieron llegar a elaborar la doctrina de la trinidad, o una especie de “a-judaísmo”.

Santisima-Trinidad-de-Dios

La pretensión de Jesús.- Para la sensibilidad judía, hay “algo” que no les cuadra, un “elemento” no judío que está presente, a mi manera de entender, en la pretensión insólita que Jesús plantea a su pueblo Israel. Veamos algunos puntos: 1) Jesús manifiesta un conocimiento espontáneo del pensar de Dios, como por ejemplo su trato y conducta con “los pecadores”. En sus parábolas se especifica que su comportamiento explica la voluntad de Dios. Su conocimiento de la voluntad del Eterno, y del Reino de Dios tan originaria,es atribuida a su cercanía y misterio de filiación. 2) Su forma de enseñar ya no es sólo de carácter profético y “con autoridad”, sino que va más allá de los profetas escritores quienes declaraban “palabra de Yahvéh”. Pero Jesús se expresa con palabra propia y autorizada. 3) Jesús reivindica el poder perdonar pecados. Para el judaísmo esto es una prerrogativa exclusiva de Dios que no se puede transferir “ni al Mesías ni al Hijo del Hombre”(comparar Mr.2:1-12; Lc.7:36-50 con Lev.24:11ss. y Núm.15:30). 4) La auto conciencia que Jesús expresa al declarar que es “más grande” y “mayor” que Jonás, Salomón, y hasta del mismo Templo (cf.Mt.12:41;Lc.11:31;Mt.12:6). Aquí se manifiesta muy especialmente el aspecto “no judío” presente en la auto conciencia de Jesús.Ningún judío ha hablado así alguna vez en la historia. 5) Su identificación con el Hijo del Hombre ( ver Lc.12:8ss. ;Mc.14:62). 6) En su juicio, el título “Hijo de Dios”, o “Hijo del Bendito” le hizo reo de muerte ante el sanedrín. Ningún hombre, o aspirante al mesianismo jamás tuvo tal pretensión.

Hay otros puntos referentes a la pretensión y singularidad del mesianismo de Jesús. Pero  considero que los ya expuestos son suficientes. El proceso histórico que contemplamos en las vidas de los profetas de Israel(en el A.T.), evoluciona hacia una identificación divina con el mensajero de forma “antropológica”, es decir, una historia divina en forma humana como lo podemos apreciar claramente en el profeta Oseas. Esa “shekiná” manifestada en el contexto del Antiguo Testamento y del judaísmo también la apreciamos en los libros sapienciales como es el de Proverbios, en donde la sabiduría es “personificada” como si fuera el mismo Dios (Prov. 8).

Tenemos que tener en cuenta también que la tradición del judaísmo no es uniforme. Y que esto es así lo podemos comprobar en los distintas y diferentes afirmaciones que los sabios declaran sobre el capítulo 53 de Isaías. Por siglos la opinión más generalizada sobre la identidad del “Siervo Sufriente” es que era un hombre, el Mesías o Ungido de Hashem. Pero a partir del comentarista del medievo Rashí, la opinión fue trasladándose- hasta ser mayoritaria y oficial- a la creencia de que el profeta Isaías habla del pueblo de Israel, que “sufrió como oveja que es llevada al matadero”. Algo similar ocurre,en mi opinión, con el tema del Mesías Hijo de Dios. ¿Está en las tradiciones escritas del judaísmo el concepto de “Hijo de Dios” en relación al Mesías, o es – como se afirma por los ortodoxos- una idea cristiana ajena al Tanaj ( A.T.) y la fe del judaísmo ?. Acerquémonos pues, y veamos – además de las S.Escrituras- tres fuentes fundamentales del judaísmo: el Talmud, los Midrashim y el Zohar (este último considerado esencial para la comprensión mística de la Toráh).

El “sabor” mesiánico de los Salmos 2 y 110 . – El autor de la Carta a los Hebreos los cita juntos(Heb.1:5,13; 5:5-6: 7:17,21). También los Hechos de los Apóstoles se apoya con fuerza en ellos(13:33-36,47 ). El Salmo 2 dice así : “¿Por qué se sublevan las naciones,y los pueblos traman cosas vanas? Se levantan los reyes de la tierra,y los gobernantes traman unidos contra el Señor y contra su Ungido,diciendo: ¡Rompamos sus cadenas y echemos de nosotros sus cuerdas!”…Pero yo he consagrado a mi Rey sobre Sion, mi santo monte. Ciertamente anunciaré el decreto del Señor que me dijo: ´ Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy. Pídeme, y te daré las naciones como herencia tuya, y como posesión tuya los confines de la tierra ´… Honrad al Hijo para que no se enoje y perezcáis en el camino’ “. Este salmo nos refiere al “Ungido”, en hebreo “Mashíaj” o Mesías.En dos ocasiones se le menciona como “Hijo” a quien todas lasa naciones gentiles le serán entregadas como herencia. Se ordena que se le salude con un beso,como se hace con un rey o con un maestro (como el Talmud enseña). Es aquí en donde uno se encuentra con alguna que otra versión bilingüe Hebreo-Española que vierte el imperativo “besad al Hijo “(heb.”nashqú bar”) con un diluido “rendidle homenaje en pureza” sin especificar al sujeto a quien se debe hacer tal acción de honra. Esto es una de falta de honestidad de traducción. Pero sigamos con los ejemplos de los Midrash (método de estudio judío antiquísimo). En el Midrash, Rabí Huna dice : “Los sufrimientos del mundo se divide en tres lotes: el primer lote fue concedido a los patriarcas y a diferentes generaciones, el segundo a la generación de la destrucción y el tercero a la generación mesiánica”. El Midrash asocia este Salmo con el Mesías ..”Y el Mesías porque escrito está:´Te daré las naciones como herencia´ … “Y el Salmo 21:4 dice Vida te pidió y tú se la diste“. En otro escrito midrásico se dice que “YHVH dijo: ´Mi hijo eres tú´ . Los decretos son los del rey, el rey de reyes, de que esto se haría con el Mesías Rey…”.

Existe tres interpretaciones tradicionales respecto al Salmo 2 :1) La de Rashí, que sigue a los rabinos más antiguos que él, atribuyéndolo al Mesías,pero pudiendo ser interpretado también a David mismo; 2) Ibn Ezra considera que se refiere a la unción de David, pero de lo contrario se refiere al Mesías; 3) El Metsudat David(exposiciones populares) se inclina por creer que el Salmo se refiere a Israel. Por otro lado el Talmud asigna el Salmo 2 a la futura guerra de Gog y Magog en los tiempos finales(Avoda Zara 3b).En otro lugar se comenta: “Los rabinos han dicho que esto se refiere a que el Mesías, el Hijo de David, ha de venir pronto en nuestros tiempos. El Santo le dirá a él:´ Pídeme, y te daré las naciones como herencia tuya´,como está escrito : Ciertamente anunciaré el decreto del Señor que me dijo:´Mi Hijo eres tú,Yo te he engendrado hoy.Pídeme,y te daré las naciones como herencia tuya´ Y puesto que vino al Mesías ,el Hijo de José, quien fue muerto… no te pediré otra cosa sino la vida… porque escrito está( Slmo 21:4), ´Vida te pidió tú se la diste ‘ “(Sukka 52a).Era la creencia popular que Efraim,hijo de José, murió cuando intentaba conquistar la tierra de Canaán antes del tiempo de Moisés.El Talmud (al citar el Salmo 21) asocia la figura del Mesías vestido con túnica de púrpura y coronado,llegando a ser “una bendición eterna para siempre jamás”.

El libro del Zohar(esplendor) es el libro místico por excelencia del judaísmo.A él se aferran los cabalistas y demás judíos, especialmente ortodoxos.Ellos son muy dados a la Gematría,el valor numérico de las letras hebreas,juntandolas y contandolas y haciendo interacción entre ellas.Por ejemplo, en Isaías 19:12 la palabra”âv qal”(“nuve veloz”) es asociada al HIJO(“Bar”) de “honrad-besad-al Hijo”.Tanto ´âv qal’ como ´bar´ suman el valor numérico de 202. Esto no pienso que tenga ningún valor en sí mismo, pero muestra la unidad y coherencia interna de la Biblia. El Zohar de manera sorprendente muestra a este “hijo” o “bar”: ‘`Tu eres el buen pastor; de ti se ha dicho:’ Honrad al Hijo´ . Tú eres grande aquí abajo, el maestro de Israel, el Señor de los ángeles ministradores, el Hijo del Altísimo, el Hijo del Santo,sea alabado su nombre y su Espíritu Santo”.(Zohar,parte III p.307). Estas aseveraciones están relacionadas con el número tres, tan sensible para el sentir judío debido,en mi opinión, a la doctrina errónea de la trinidad y a las terribles persecuciones que sufrieron a manos de los llamados “cristianos trinitarios”(especialmente de la Roma papal). Los cabalistas saben que el nombre ELOHIM -Dios – que aparece en Génesis(Bereshit)se encuentra de hecho EN PLURAL y el verbo que lo acompaña siempre está EN SINGULAR. El Zohar trata de explicar todos estos “rostros” de la existencia de Dios.Y usa para ello concretamente cinco expresiones ante este misterio del ´TRES´: 1. “tres cabezas”. 2. “tres espíritus”. 3. “tres formas de revelación”. 4. “tres nombres”. 5. “tres matices de interpretación”. Todas las palabras en arameo tratan de expresar el “ser” de Dios, el misterio de la Deidad. Se reconoce la insuficiencia humana ante este misterio….: “¿Cómo es posible que estos tres sean uno? ¿Son uno solamente porque les llamamos uno? LA MANERA EN QUE SON UNO , lo podemos saber únicamente mediante el impulso del Espíritu Santo, y aún así, con los ojos cerrados”(Ibid, II,p.43). Desde luego, sabemos como cristianos unitarios que la palabra “trinidad” ni siquiera aparece en el Nuevo Testamento. La mezcolanza de la filosofía griega(aristotélica y platónica) con los conceptos puramente hebreos, conllevó la perversión del concepto bíblico del números tres. La introducción por los teólogos y filósofos – tanto griegos como latinos – del término “personas” terminó por paganizar ese auténtico misterio de la auto revelación de Dios,conocida con el nombre de “razei de-Shlosha” o “misterio del Tres”. El mismo Zohar asevera que este misterio es como la “ capa externa de la verdad interna”, y que este misterio será revelado un día por el Mesías :

“ Y este es el espíritu que surgirá de la vida; y ese espíritu

está listo para impartir esta sabiduría a su debido tiempo por

medio del Mesías Rey,como está escrito(Isaías 11:2) :´ Y repo-

sará sobre Él el espíritu del Señor, espíritu de sabiduría y de

inteligencia´”.(Zohar III,P.289).

Estamos mostrando que el término “Hijo de Dios” no es ajeno al judaísmo. Los Rollos del Mar Muerto certifican por otro lado lo que la Carta a los Hebreos afirma: el Mesías,como Hijo de Dios,es también Señor de los ángeles ministradores.

Sentado a la diestra de Dios . – Jesús citó este Salmo planteando una difícil pregunta a los fariseos que ninguno de ellos pudo contestar. Les dijo : “¿Cuál es vuestra opinión sobre el Mesías? ¿ De quién es hijo? Ellos le dijeron: ´De David´. El les dijo: ´Entonces,¿cómo es que David en el Espíritu le llama “Señor”, diciendo: `Dijo el Señor(Adon) a mi Señor (Adon): Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos debajo de tus pies´? Pues si David le llama “Señor”, ¿cómo es Él su hijo? “.

Los grandes comentaristas judíos del siglo XI, Salomón Yarchi(RaSHI), e Ibn Ezra(hijo de Abraham Meir) piensan que el Salmo 110 se refiere en primer lugar al patriarca Abraham,aunque RaSHI reconoce dificultad para asegurarlo. Mientras, el Midrash Tehilim(Salmos) comenta sobre el verso “siéntate a mi diestra” que ´esto lo dice al Mesías ;y su trono está preparado en gracia y Él se sentará sobre él´. El Talmud(citando Zacarías 4:14 en referencia al Salmo 110) dice que son los dos ungidos Aarón y el Mesías. En fin ,durante la Edad Media se prolongaron las discusiones. Los Cristo reuniãorabinos,comentando ese delicioso Salmo 72:17, dicen que esa posición( sentarse a la diestra de Dios) le fue concedido al Mesías desde antes de la creación. Siempre las palabras “diestra de Dios”, el sustento de la diestra”, y “el hombre del brazo derecho” se relacionan de alguna manera con el Mesías, y siempre prestadas del Salmo 110. Esencialmente, entiendo que esas interpretaciones no son distantes de nuestra Fe cristiana cuando afirmamos que Cristo está a la “diestra del Padre eterno”.

Podemos concluir que, a la luz de estos “salmos gemelos”, la noción cristológica de Hijo de Dios, es decir, del Mesías como Hijo de Dios,así como el misterio “del número tres”, constituyen una parte de la naturaleza del judaísmo más antiguo. En otras palabras, no fueron una creación del cristianismo sino que éste se nutrió con concepto del mismo “suelo” de Israel . Gracias al Eterno,los que procedemos de la gentilidad hemos sido injertados,”contra naturaleza” sí, en el árbol original, el buen Olivo cuyas raíces es Cristo Jesús el Señor. No son los “ismos”(Judaísmo,Cristianismo,etc.) quien nos dan la dignidad de ser llamados hijos de Dios. Es en la persona bendita de Jesús el Cristo en quien hallamos esa potestad :” Y a cuantos le aceptaron(la luz de la Palabra),cuantos creyeron en su Nombre(Jesús el Mesías),se les dio la potestad

(el derecho) de ser llamados hijos de Dios. Y estos no nacieron de la sangre ni del deseo carnal o de varón, sino de Dios”(Juan 1:12-13). Para cerrar este estudio citaremos un pasaje en Proverbios que al leerlo se nos demanda una respuesta. Leámoslo:

“ ¿Quién ha subido al cielo y descendido? … ¿Quién ha establecido todos los confines de la tierra? ¿ Cuál es su NOMBRE, y cuál es el nombre de SU HIJO, si tú lo sabes?Prov.30:4

Por tanto… “Cada palabra de Dios es puesta a prueba. El es un escudo para los que se refugian en Él. No agregues nada a Sus palabras, no sea que te repruebe y quedes como mentiroso”(Prov.30:5-6).

 Evangelista Enrique López Celdrán

Bibliografía :

Tratado sobre los Judíos, Franz Mussner

El Mesías en el Antiguo Testamento, Risto Santala

Apuntes de Clase, Enrique López

Biblias :

Reina Valera, 1960

Cantera – Iglesias,1979

L.Alonso Schökel y Juan Mateos, 1986

Moisés Katznelson(Hebreo. Español), 1996

.

donar


Leave your Comment