la tumba de

El polémico arqueólogo James D. Tabor vuelve con su “grandilocuente evidencia” nueva
Tabor tiene un doctorado en Estudios Bíblicos en la Universidad de Chicago. En la actualidad es presidente del Departamento de Estudios Religiosos en la Universidad de Carolina del Norte.

Sus estudios se centran en los orígenes cristianos y el judaísmo antiguo, entre ellos los Rollos del Mar Muerto.

James D. Tabor, se hizo mundialmente famoso por el descubrimiento de la tumba de una datación del siglo I donde se encontró 10 esqueletos en varios ataúdes, seis de ellos tenían nombres inscritos Jesús hijo de José, Judá, hijo de José, Judá, hijo de Jesús, Mario, José, Mateo y María Magdalena.

Los estudios fueron publicados en un documental producido por el cineasta James Cameron y Discovery Channel emitió: “La tumba olvidada de Jesús”. Channel, “hizo anunciar que era” el descubrimiento arqueológico más grande en la historia”.

Se trata de una tumba sellada, que data del siglo primero. Que ellos llaman “la tumba del patio”, fue descubierto en el sitio de construcción de un edificio en el año 1981 en el suburbio de Talpiot de Jerusalén, a menos de dos millas al sur de la Ciudad Vieja.
Este descubrimiento también proporciona nueva evidencia para evaluar la “tumba de Jesús hijo de José”, descubierto el año anterior y que se hizo internacionalmente famoso por el documental de Discovery.

Al parecer, los arqueólogos todavía están tratando de mostrar que Jesús fue enterrado efectivamente en una fosa común. Para ellos, las dos tumbas que se han encontrado, probablemente en una propiedad rural pertenecían a José de Arimatea, un miembro de ricos del Sanedrín, que según los Evangelios, tomó el mando del entierro oficial de Jesús.

El acceso a la tumba sellada en el patio era un gran desafío. En primer lugar la tecnología. Primero se hizo una serie de ocho pulgadas de agujeros en el sótano de la casa y se colocó una micro cámara adaptada para observar en la oscuridad.

El segundo reto era burocrático. Para investigar este tipo de tumba es necesario hacer arreglos con los propietarios del edificio sobre el mismo, la Autoridad de Antigüedades de Israel, que controla el permiso para llevar a cabo cualquier trabajo arqueológico en Israel, la policía de Jerusalén, cuyo trabajo es mantener la paz y evitar la incitación a la revuelta, y las autoridades Heredim ultra-ortodoxos, cuya misión es proteger a todas las tumbas judías, antiguos o modernos, de cualquier tipo de perturbación.

Un brazo robótico y una “cámara en forma de serpiente” se insertó a través de agujeros en el suelo del edificio por encima de la tumba. Una sonda fue capaz de llegar a todos los osarios y fotografiarlos en todos los lados, dejando al descubierto las nuevas entradas.

“De los siete restantes osarios de la tumba, cuatro de ellos tienen características inusuales”, dijo Tabor.

Hay fotos de cinco de los siete osarios: un símbolo del osario enigmático (posiblemente las letras: Yod Heh Vav Heh o “Yahweh” en letras estilizadas pueden ser leídos como el griego o el hebreo), las palabras “mara” en letras griegas (que Tabor se traduce como la forma femenina de “señor” o “maestro” en arameo) en otro osario, hay una palabra indescifrable en letras griegas en el osario 4, (posiblemente un nombre que empieza con “DO …”), una inscripción de cuatro líneas en griego en osario 5, y, por último y lo más importante, una serie de seis imágenes en el osario, entre ellos el gran cuadro de un pez con una figura humana en su boca.

La mayoría de los arqueólogos que investigan la historia del antiguo judaísmo y el cristianismo primitivo no está de acuerdo con que la “evidencia arqueológica sea confiable” directamente relacionado con Jesús y sus primeros seguidores.

Jesús nació, vivió y murió en Israel. La mayoría de los estudiosos están de acuerdo que nació en torno al 5 a.C. y murió alrededor del año 30 D.C. Hay abundante evidencia arqueológica de este periodo en relación con Galilea, donde comenzó su predicación y sus campañas de sanidad, y de Jerusalén, donde fue crucificado.
Hay buena evidencia en relación con Herodes Antipas, el sumo sacerdote Caifás y Poncio Pilato, quien le envió para que lo crucificarán. Pero no hay nada que retrata los comienzos del cristianismo, que data del primer siglo. Al menos hasta ahora.

Los ejemplos más antiguos del Nuevo Testamento son el principio del siglo cuarto., Más de doscientos años después de la vida de Jesús. Algunos fragmentos de papiros del Nuevo Testamento datan del siglo segundo. Si el descubrimiento anunciado por James D. Tabor, es confirmado por otros investigadores, será el mayor registro arqueológico en la vida de la historia cristiana.

 

 

 

donar


Leave your Comment