Bienvenidos

Home »  Bienvenidos

pplascruzadas080611

BIENVENIDO

¿Qué es la apología? El término griego apología del cual deriva la palabra apologética, significa “defensa” en el sentido de hacer una defensa legal o exponer los argumentos a favor de algo. En el Nuevo Testamento se traduce a la palabra castellana “defensa” en los siguientes versículos: Hechos 22:1 y 25:16,  1ª. de Corintios 9:3, 2ª. de Corintios 7:11, Filipenses 1:7 y 17, 2ª de Timoteo 4:16 y 1ª. de Pedro 3:15. Pero cuando pensamos en la apología como una herramienta en la doctrina cristiana para salvaguardar oralmente sus verdades, nos concretamos a los versículos de Filipenses 1:17 y 1ª. de Pedro 3:15 donde su contexto nos advierte de que todo cristiano debe de estar “preparado” para las preguntas como para los retos que siempre ha enfrentado la verdad del Evangelio.

 Muchos cristianos no entienden la apología como un mandamiento sino como una opción o preferencia en el cristianismo, callando ante los retos y burlas que Satanás por medio de las personas lanza incesantemente, escudándose en frases equivocadas como: “La Biblia no es para discutir” y permitiéndole a los inconversos, ateos y escépticos que sientan que ellos (al atacar la Biblia) están en lo correcto. Sin embargo tenemos otras escrituras que nos apuntan a esta gran responsabilidad de “defender el Evangelio”, Pablo dice en 2ª. de Corintios 10:4-5 que las armas de nuestra milicia también son para derribar “argumentos” y toda altivez que se levanta contra “el conocimiento” de Cristo, no solo fortalezas. La apología no es para contender (sin motivo), agredir, humillar o ridiculizar las creencias de otras personas, sino para que los cristianos con una actitud humilde pero no ignorante, amable pero firme, con sencillez pero ciertos de: en quien hemos creído, no permitamos que las mentiras contra el Evangelio triunfen contra la verdad de Él. En el libro de los hechos tenemos diferentes testimonios (principalmente de Pablo) donde su defensa del Evangelio ante los religiosos y filósofos de su tiempo, era con osadía y celo, pero al mismo tiempo reprendió a aquellos que predicaban a Cristo por contienda y envidia, tiene que existir un equilibrio entre las virtudes de un cristiano quien imita a su Señor y el no quedarse callado ante los constantes ataques a Jesucristo y su santa Palabra.

 En una cultura como la que nos ha tocado vivir, donde la ciencia se jacta de ser la única verdad, donde la lógica reta a la fe, y donde el Evangelio es llamado un cuento de hadas para adultos, se necesitan hombres celosos y atrevidos y principalmente preparados, que están listos para demostrar que Dios es real y su Palabra infalible.

 Un punto que no podemos pasar por alto es que la apología también se necesita dentro de los círculos cristianos…si…por sorprendente que se oiga, pero alguien tiene que hablar en contra de tanta herejía bíblica, en contra de las doctrinas que aunque basadas en la Biblia, tergiversadas. No es posible que nos opongamos a un mundo blasfemo y no a aquellos que son fariseos modernos que no les preocupa revisar su doctrina a la Luz de las sagradas escrituras. Este espacio tiene este propósito, reflexionar la importancia de la apología en el cristianismo moderno.

 

MIS PROPÓSITOS

En un mundo religioso pluralista, donde el aumento de religiones con sus doctrinas ofrecen múltiples formas y sistemas de salvación para el hombre, donde las agrupaciones de ayuda social tienen métodos alternativos al Evangelio para acercar a Dios a las personas y en momentos donde el cristianismo sufre una de sus mayores fracturas internas de todos los tiempos (La división del cuerpo de Cristo) que los lleva a una disputa constante entre las iglesias por acaparar las almas en lugar de llevarlas a los pies de Jesucristo…en tiempos como estos es necesario que ministros del Evangelio, no comprometidos con hombres ni sistemas religiosos, nos levantemos y prediquemos a Jesucristo resucitado como el “Único medio de Salvación para la humanidad”.

* Ese es uno de mis propósitos más importantes en mi ministerio. No el conseguir más miembros para mi congregación (Esa parte se la dejamos al Espíritu Santo y a los congregantes, ya que son ellos los que deben de elegir una iglesia que les lleve a una relación espiritual más profunda con Dios).

* Mi propósito en este tema sería darle a conocer al mundo que Jesucristo es el Hijo de Dios, el salvador de la humanidad caída y que solamente por medio de Él, se alcanza el perdón de pecados y la vida eterna. Que no existe otro camino al cielo, no existen otros mediadores, y que ninguna religión puede salvar al hombre, solo la persona de Jesucristo. Las religiones cristianas solo pueden ser conductos para conocer a Jesucristo, siempre y cuando lleven a las personas a este conocimiento únicamente por medio de la Palabra de Dios.

* Dar a conocer que la Biblia es más que un libro religioso, la Biblia es la infalible Palabra de Dios y que a través de ella, podemos tener un conocimiento inequívoco de “Quien” es Dios, cuál es su voluntad, y que planes tiene para su iglesia y para este mundo. Así como también en ella encontramos quien es Satanás y cuales son sus intensiones para la humanidad, cuales son sus tácticas y como podemos vencerlo.

Le pido a Dios que me conceda fuerzas y sabiduría para cumplir mi misión mientras me permita vivir, sin desviarme de ella.

Se cree comúnmente que todo cristiano que ha aceptado a Jesucristo como su salvador, junto con la bendición de la salvación de su alma, obtuvo la promesa de alcanzar el arrebatamiento de la iglesia. Pero la promesa de irse en un arrebatamiento no está anexada a la salvación, aunque sí está al alcance de todo cristiano, pero es una promesa aparte. El privilegio de irse en un arrebatamiento es para todo cristiano que logre ser parte de la Esposa del Cordero. Los miembros que alcanzarán esta posición son cristianos que limpiaran sus vidas de tal forma que dice Pablo en Efesios 5:26-27 serán sin mancha, sin arruga y sin cosa semejante. Mientras otros cristianos solo serán salvos, porque no emblanquecieron sus vestiduras totalmente como esta Novia (cristianos en completa santidad, Apocalipsis 19:6-9) los otros ciertamente alcanzaran un grado de santidad, pero no la suficiente, así que tendrán que quedarse a la gran tribulación y guardar su salvación durante este periodo. (Apocalipsis 14:12).

* Mi propósito es preparar a los cristianos que formarán esa esposa del Cordero, una iglesia que será vestida como Novia con la Palabra de Dios, no con tradiciones religiosas de hombres que se han infiltrado al cristianismo, sino con una doctrina in-adulterada, doctrina sana traída por el profeta-mensajero de Dios prometido para estos últimos días en el libro de Malaquías 4:5 y Apocalipsis 10:7: William Marrion Branham. Enviado para restaurar la doctrina apostólica de la primera iglesia, no para comenzar una denominación nueva entre tantas que ya existen. Mi deseo es aportar de mi pequeño esfuerzo para que a la segunda venida de Cristo, se pueda proclamar: “He aquí viene el Esposo…salid a recibirle”.

* Como apologista cristiano, entre mis principales propósitos está, presentar defensa con mansedumbre y reverencia, ante las personas que atacan injustamente el cristianismo, usando argumentos históricos, científicos y filosóficos para desacreditar a la persona de Jesucristo y su Santa Palabra. Probar que el Evangelio que creemos los cristianos es racional, no absurdo e ilógico como muchos profesan. Probar que la Biblia ofrece la mejor solución para muchas de las necesidades que enfrentamos los seres humanos.

* Defender la sana doctrina de las doctrinas desviadas que se predican en muchas iglesias cristianas y no cristianas. Probar bíblicamente que el ministerio del evangelista mundialmente conocido William Marrion Branham no es falso, sino que Dios lo envió en un tiempo de tanta confusión religiosa, para regresarnos a la doctrina original de los apóstoles.

Pergaminos de Email - GIFMANIA

Estoy abierto a debatir de una manera amable y respetuosa sobre todo lo escrito, siempre y cuando no se llegue a agresiones e insultos, interesados pueden escribirnos a enfasisenlaverdad@outlook.com.

Víctor Manuel Banda