El Mandamiento

Génesis 2:16“Y mandó Jehová Dios al hombre diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer;

17 Más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

La Desobediencia

“Génesis 3:6” “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.”

 Dios había dado una orden, y esto fue, que no debían comer del fruto del árbol de la ciencia del bien y del mal.  Pero, ¿cuál fue el fruto de ese árbol del cual ellos comieron y en qué sentido lo comieron?

Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal

  Existen varias teorías  respecto al árbol de la ciencia y su fruto; pero de entre todas las teorías existentes, sobresale una en especial y es la màs conocida o común, es decir, la creencia universal de que dicho árbol era un árbol natural y su fruta obviamente también una fruta natural. ¿Tal vez una manzana?

 Esta es la  corriente principal de pensamiento que engloba a casi todas las denominaciones religiosas, y aùn, muchos de entre los judíos hoy piensan lo mismo, creyendo que Adàn y Eva  se comieron la fruta de alguna planta de “Higo”, o de “Uvas”. ¿Por qué piensan que fue un fruto literal?, esto es asì, por cuanto se comete el grave error al tratar de inferir el libro de Gènesis  todo a la manera literal, razón por el cual un tema tan importante  es totalmente mal interpretado; por ello, debemos cuidadosamente adentrarnos al tema para asì saber la verdad de lo acontecido.

Veamos otra vez lo que Dios había ordenado: 

Génesis 2:16“Y mandó Jehová Dios al hombre diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17Más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.”

 Dios habla aquì de dos tipos de árboles: “Aquellos que Adán podía comer, y aquel del cual no debía comer.

  El verbo “Comer” en el idioma hebreo al igual que algunos otros idiomas tiene dos sentidos: el sentido literal y el sentido figurado.

   Cuando se habla específicamente del verbo comer en sentido literal, se utilizan indistintamente los vocablos Oklà o Maakal.

402 Oklà: significa: comida, alimento, comer, consumir,  devorar, mantenimiento, quemar. (Diccionario Strong)

Génesis 1:29 “Y Dijo Dios: He aquí os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbolen que hay fruto y que da semilla; os serán para (Oklà) comer

 “Vayomer Elohim: hinéh natati lajem et-jol-ésev zorea zera, asher al-peney kol-ha’árets, ve’et-kol-ha’ets asher-bo feri-ets zorea zara, lajem yihyéh le-ojláh. (Oklà)

3978. Maakal: significa: comida, comer, viandas, un comestible. (Diccionario  hebreo Strong)

Gènesis 2:9 “Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, y bueno para  (Maakal) comer;”

Vayatsmaj Adonay Elohim min-ha’adamáh kol-éts nejmad lemar’eh vetov lema’ajal (Maakal)ve’éts hajayim betoj hagán ve’éts haDa’at tov vará.

Estos versículos son dos ejemplos en el hebreo Bíblico, en que dos términos distintos (Oklà y Maakal)  son utilizados para un mismo vocablo (Comer) en el sentido literal.

  Pero tambièn existe otro vocablo en  que el verbo comer es utilizado en el sentido figurado y también en el sentido literal, y  el término es: Akal.

  398 akál:; raíz prim.; significa: comer (literal o figuradamente.):–abrasador, alimentar, banquetear, carcoma, comedor, hacer comer, dar comida, consumidor, consumir, destruir, devorador, devorar, disfrutar, mantener, roer, sustentar.

  Akal en sentido Literal:

Éxodo 2.20 “Y dijo a sus hijas: ¿Dònde està? ¿Porquè habéis dejado a ese hombre? Llamadle para que (Akal) coma.”

Akal en sentido Figurativo:

Proverbios 30: 20 “El proceder de la mujer adúltera es asì; Come (Akal), y limpia su boca Y dice: No he hecho maldad.”

Akal, en ambos sentidos: literal y  figurativo:

Génesis 2:16 “…De todo árbol del huerto podrás (Akal) comer;  17 Más del árbol de la ciencia del bien y del mal no (Akal) comerás; porque el día que de él (Akal) comieres, ciertamente morirás.”

Vayetsav Adonay Elohim al-ha’adam lemor mikol ets-hagan ajol  (Akal) tojel. “Ume’ets hada’at tov vara lo tojal mimenu ki beyom ajolja  (Akal) mimenu

A diferencia de otros versículos en el que se usa los términos Oklà y Maakal para referirse a deglutir literalmente algún alimento, en el versículo 16 y 17 del capítulo 2 de Gènesis, se usa el término Akal. ¿Cuál sería el propósito de que, el comer y  no comer en el mandamiento que Dios les dio, se haya escrito el término Akal y no como en los otros casos?

  La razón es simple.Los àrboles mencionados en Gènesis 2:16-17 no son todos literales, sino que ambos términos se entrelazan, aquellos literales con aquellos que son figurativos.

Akal, en el versículo 16 es literal

“De todo árbol del huerto podrás (Akal) comer…”

Estos àrboles de los cuales Adàn podía comer eran los mismos àrboles citados en:

Génesis 1:29 “Y Dijo Dios: He aquí os he dado toda planta que da semilla, que está sobre toda la tierra, y todo árbolen que hay fruto y que da semilla; os serán para comer

  Es decir, árboles Frutales, tales como: naranjas, manzanas, peras, duraznos, etc. Y para que no tengamos duda, nos dice: “Toda planta que da semilla que està sobre toda la tierra” Y vemos que es así, pues Dios dice que estas plantas estarían “por toda la tierra”; demostrando con esto que Dios se refiere a estos árboles como los árboles frutales que hasta el día de hoy los tenemos con nosotros en nuestras tierras.

  De acuerdo a la definición de la lengua original hebrea, Adán podía comer literalmente de estas plantas mencionadas en Génesis 2:16 que son las mismas referidas en Gènesis 1:29, pues el término Oklà  en Gènesis 1:29 se desprende  de la parte literal del término Akal de Gènesis 2: 16.

  Mientras que en el versículo 17,  el árbol del cual no debía comer, es de manera figurativa.

“Màs del árbol de la ciencia del bien y del mal no (Akal) comerás…”

 Tal vez alguien diga: ¿Cómo podría una palabra cambiar de sentido  en un mismo texto?.

  No pretendo arbitrariamente o por conveniencia doctrinal imponer alguna regla léxica por mí mismo diciendo qué palabra usar de manera literal y cuál  usarlo de manera figurada (solamente la Biblia es quien puede sacarlos de sus mismas reglas a travès de la interpretación que la Biblia misma nos da); sino que esto surge de la continuidad que la Palabra de Dios  nos da al enterarnos acerca de: qué es el árbol de la ciencia del bien y del mal que más adelante mostraremos. 

  Dios ha permitido que esto estuviese oculto de los sabios y entendidos, utilizando   palabras  de cosas literales para fundamentos espirituales en un mismo texto de la Biblia, para que de esa manera sea solamente revelado a sus pequeñitos las cosas secretas de Su Palabra.

  Ahora, la pregunta para muchos surge con respecto al árbol y dicen: ¿Còmo podrían Adàn y Eva haberse comido figurativamente de un árbol natural de frutas? Pero esta confusión ocurre sòlo si se tiene en mente que el árbol prohibido del cual ellos comieron era un árbol natural, cuando en realidad la Biblia muestra que la palabra árbol hace referencia también a otra cosa. Veamos.

Daniel 4:10 “Me parecía ver en medio de la tierra un árbol, cuya altura era grande.
Crecía este árbol, y se hacía fuerte, y su copa llegaba hasta el cielo, y se le alcanzaba a ver desde todos los confines de la tierra…”

Daniel 4:22“Tú mismo eres, oh rey, [Ese árbol] que creciste y te hiciste fuerte,…”

  Dios llama a las personas: “árboles”, pues vemos al rey Nabucodonosor siendo llamado “el árbol” de esa visión, interpretado por el profeta Daniel. 

  También vemos que cuando Jesús sanó a un ciego, éste dijo: 

Marcos 8:24“Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan.”

  También leemos que el Apóstol Judas (no el Iscariote) hablando de los hombres dice: 

Judas 1:12“Estos son manchas en vuestros ágapes, que comiendo impúdicamente con vosotros se apacientan a sí mismos; nubes sin agua, llevadas de acá para allá por los vientos; árboles otoñales, sin fruto, dos veces muertos y desarraigados.”

Aun Juan el Bautista llamó  a los hombres como árboles, él dijo: 

Mateo 3:10 “Y ya también el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego.”

¿Por qué en la Biblia las personas fueron llamadas árboles?  En la lengua original hebrea, la palabra “árbol”  deriva de: 

6086 Ets:  madera, árbol, árboles, leña, palo, horca, leño, maderos, madero, asta, carpinteros, arboleda, leñadores, serojas, cabo, delantera, enmaderado, enmaderamientos, maderas, olivas, palos, pino.

 No existe una razón explícitamente Bíblica del porqué Dios llamó àrboles a las personas, pero sabemos, como lo muestran varios textos, que la palabra árbol (aunque en el hebreo es una palabra denotativa, es decir: literal) es metaforizado en alusión a las personas.

  Así como  alegóricamente el  hombre es plantado, da frutos y a veces es desarraigado como si fuese árbol; asì también en el Edén, alguien alegóricamente fue llamado el árbol de la ciencia del bien y del mal.

 Existen varias Escrituras en donde vemos que las personas fueron llamadas: “árboles”, y estas Escrituras son pruebas de que el árbol de la ciencia del bien y del mal en Génesis era una “persona” y no un árbol literal como  aquellos de los cuales Adán podía comer.

 Al decir que el árbol de la ciencia del bien y del mal era una persona, no me estoy refiriendo a que haya existido otro “hombre” antes que Adán, pues antes que Adán, no existía hombre alguno. La Biblia dice:

1Corintios 15:45 “Así también está escrito: Fue hecho el primer hombre Adán alma viviente;”

Y también leemos:

Job 15:7 “¿naciste tú primero que Adán?…”

  Adán fue el primer hombre creado por Dios, pero aparte de Adán existió otro ser, no otro hombre, sino otro ser  muy cercano físicamente al hombre.

  Dios, ha mezclado esta palabra “árbol” en un mismo texto con significados diferentes, asì como lo hizo con la palabra “comer” significando también dos cosas diferentes;  la única manera de saber cuál es literal y cual es metafórico, es con la propia Palabra de Dios siguiendo el contexto de la lectura y comparándola con el resto de la Biblia.

 Esto es innegable!! No importa cuánto se esfuerce uno por querer decir que no es así;


Leave your Comment