banner entradas LA LEY

antiguo_testamentoHay un mal entendido en la cristiandad a causa de una defectuosa traducción de la palabra hebrea Toráh. En la lengua cervantina nos ha llegado como Ley, del griego “nomos”, que a su vez se tradujo de la versión griega conocida como la Septuaginta (o “Setenta”-LXX-). Esto produjo no poca dificultad para la comprensión de la Palabra del Señor. A lo largo de los años casi nunca he oído prédicas o estudios bíblicos sobre la Ley desde una faceta positiva, sino más bien negativa y, hasta despreciativa. Estos artículos pretenden darle diversos enfoques al tema sacándolos de la misma Palabra de Dios. Entre nosotros, los que creemos en “Malaquías 4:5″, se olvida a menudo las aseveraciones del profeta relativas a la exaltación y magnificación de la Ley. Por ejemplo en ese tremendo Mensaje titulado Cristo es el misterio de Dios revelado, pg. 57 pfos. 407-408…”Pues,-usted dice-,espere un momento,hermano Branham. Ud. está refiriéndose al Antiguo Testamento”….Cuando Dios dice algo, El jamás puede cambiarlo. El siempre lo amplía, no lo cambia. La Ley fue ampliada, no cambiada. ¡Ampliada!”. Esto lo expresó en el contexto de su condena a la vestimenta errónea en la mujer y respecto al cabello largo; es decir, en el contexto del Antiguo Testamento. Dicho esto, el tema es tan rico y variado que no se pretender agotar el tema, sino esforzarnos en reflexionar y escrudiñar las Escrituras para hallar la verdad,o al menos aproximarnos a ella.

En el N.T.  “Ley” expresa la ley de Dios revelada. El término Toráh significa “instrucción, enseñanza”, frente a Nomos que generalmente hace alusión a “normativas legales”. En “Toráh” las hay cuando hacen referencia a normas criminales. Excepciones: Mateo 17: 24-27(implicación a la ley civil); Marcos 12:13-17: (tributo=ley estatal).1 Timoteo 1:8 (ambigüedad: leyes civiles o leyes inspiradas).

sin_724_482JESUS Y LA LEY. En los sinópticos (Mt., Marc. y Lc.) la palabra Nomos/ Ley aparece casi siempre con el artículo determinado. Normalmente hace alusión al “Pentateuco”, cinco libros de Moisés (Mt.5:18-20). En este texto anterior se relaciona a la justicia del Reino y la Ley como equivalentes. Hay varios textos como el de Lucas 24: 44 en los que se aprecia la antigua división en que los judíos habían clasificado las Sagradas Escrituras, es decir “Ley, Profetas y Salmos”. Jesús habla como “tradiciones de los hombres” a lo que se denomina en el Judaismo como”ley oral” (Mrc.7: 8).Esto es de vital importancia para la comprensión y análisis de las confrontaciones de Jesús con algunas escuelas teológicas principalmente la de fariseos. Más tarde, Pablo también tendría este problema lo cual abundaremos más adelante. La venida de Juan “el bautizador” y sobre todo de Jesús, hace una irrupción profética que es conocida como “eon”, osea un tiempo divino en la historia de la relación de Dios con los hombres. Este eon o tiempo cualificado (no confundir con “cairós”,o tiempo del momento) produce una crisis en Israel entre el oficialismo religioso vigente y la interpretación que hace Jesús de la Toráh.(Lc.16: 16; Mt.11: 11-13).Esa gran crisis la vemos claramente en las Parábolas sobre “el vino nuevo”(ver Mrc.2:22). Es en ese sentido que Jesús, como Mesías y segundo Moisés, rectifica el sentido de las tradiciones sobre lo “puro-impuro”. Estos cambios mesiánicos o”tikum” los ampliaremos en otros capítulos. Jesús como cumplidor de la Ley, no la anula, sino que le da sentido y comprensión profética de acorde a su misión y tiempo nuevo o escatológico. Esto lo vemos en su actitud hacia el Shabat, en donde lo interpreta en su sentido religioso más puro (Mrc. 2: 23).Y en su acercamiento al Levítico, Jesús rechaza la “la ley oral” o tradiciones que las generaciones habían creado para “vallar la Toráh” de lo impuro, siempre y cuando entren en conflicto con la Ley escrita. En Marcos 2: 23-28 se nos explica que lo ceremonial debe servirnos para el propósito moral de la Ley no al revés. Y para que no haya una insana dependencia de los maestros rabínicos-o eclesiales- Jesús nos insta a romper con lo que los psicólogos han llamado “la conciencia prestada”, es decir, apela a que el hombre juzgue por sí mismo lo que es justo (Lucas 12:57). Acercarnos a Jesús nos ayudará a los cristianos para rectificar la imagen negativa que generalmente surge cuando oyen esta palabra gloriosa: “La Ley”….”Nunca me olvidaré de Tus preceptos, pues con ellos me diste vida” (Salmo 119:93).

Acerca de la dinámica que surge en la reciente Comunidad creyente de Jesús en sus comienzos. Aparece lo que entendemos como “la corriente radical” entre los primeros creyentes. Entendamos que ellos eran de origen judío y ya en Hechos de los judaismoApóstoles los vemos practicando el Judaísmo de aquél momento. Ahora debemos comprender que el Judaísmo como tal surge en tiempos de Esdras, Ezequiel y Daniel. La religión de Israel es templo- centrista es decir, todo lo envuelve el sentido sacrificial y sacerdotal. La Sinagoga y el Judaísmo nacen por causa de la falta del Templo, destruido por los babilonios. De ahí la rivalidad entre los rabinos(mayoría fariseos) y los sacerdotes (de la secta de los saduceos) en tiempos de Jesús. Los creyentes en Jesús entienden que el Mesías ha reformado y radicalizado el Judaismo, como un estilo de vida.Esto llevó a que fueran considerados por el oficialismo del Sanedrin como una secta social marginal.Pero el movimiento de Esteban hizo saltar por los aires esa aparente convivencia pacífica.

El Testimonio de Esteban, no había tropiezo para los líderes de Israel en que se reconociera a Jesús como rabino. Pero los sacerdotes vivían para y del Templo. Esteban les mueve toda su forma de vivir. Por ello se le acusa de promover ” cambiar las costumbres mosáicas” (ver Hch.6:13,y ss.) lo esencial de aquél Judaísmo tardío era una acomodaticia y relajada relación a la Ley del Señor. Esteban sigue la tradición profética en contra de una Fe basada casi excusivamente en lo cúltico. Es un radical en su concepción de la Ley y el Evangelio. Esteban fue el precursor de Pablo en muchos sentidos. Hechos 15 y los problemas de convivencia en la Iglesia. Los líderes apostólicos de la primera iglesia  están de acuerdo en la gratuidad de la salvación por medio de la Fe, y no bajo las obras de la Ley. Las comunidades se estaban formando de judíos y gentiles (estos últimos muchos de origen pagano), ¿Cómo implicaría esa aceptación en la convivencia entre creyentes de origen judío y los de origen gentil-pagano?. Había dos grandes obstáculos: Uno lo que llamaríamos “LA MESA” y otro “LA CIRCUNCISIÓN”. La coinonía o compañerismo en los ágapes, que eran comidas basadas en el amor fraternal, estaba marcada por las leyes levíticas, osea lo que es permitido comer y lo que no. Esto es conocido como el Kashrut. La circuncisión, ¿Era también para el gentil que se unía a la Comunidad del Mesías?. La iglesia representada por Jacobo, Pedro y Juan más los Ancianos entendió que la circuncisión era válida y normativa para los judíos (recuérdese que Pedro es definido como apóstol “de la circuncisión” y Pablo como de la “incircuncisión”-los gentiles- cf.Gálatas 2:7,8). Por tanto en el Concilio de Jerusalén se establece un mínimo de ética para la buena convivencia en las iglesias mixtas, en donde la piedra principal en las sociedades gentil-paganas era LA IDOLATRÍA : a)fornicación; b)ahogado y c)sangre como alimento.Todos estos tres elementos estaban presentes en la adoración y culto pagano de donde muchos gentiles provenían. La fórmula concordatoria de Hechos 15 es una “vía media” pues para la convivencia cristiana. Esa observancia de resistir la idolatría ayudó mucho para la cercanía de los gentiles a los judíos ortodoxos tanto a los creyentes en Jesús como a los que no eran de entre los judíos. Según Pablo el problema de “los judaizantes” eran sus motivos no honrosos, lo que trajo una invasión misionera para estropear la obra apostólica de Pablo. El origen del problema era el miedo a la persecución (leer Gál.6:12-13). Por tanto hay que decir que la Carta a los gálatas no es un Tratado contra la Ley, sino más bien contra las motivaciones no honrosas de los gálatas.

Pablo y la Ley. La terminología de Pablo es variable y sólo distinguible en grado a veces es “La Ley de Moisés” (1Cor. 9: 8) Otra es “la Ley de Dios” (Rom. 7: 22, 25). También todo el Decálogo (Rom. 2: 20 y ss; 7:7;13: 8-10) no notamos una diferencia esencial, pues “el Decálogo” es la expresión pura de un todo. Es usado el término “Ley y Profetas”(Rom.3:21 y ss.) y Ley como “Pentateuco” (1Cor.14:21).

En la próxima semana trataremos los términos paulinos de “bajo” y “en” que a menudo trata en sus Cartas. También hablaremos sobre los elementos universales de la Ley/ Toráh, su papel o roll en la Historia, y la relación de la Ley y Cristo. Todo ello con el favor de Dios. El Señor les bendiga.

Pablo_apostolEl apóstol Pablo es considerado entre los historiadores tanto del Judaísmo como del Cristianismo como un genio de su época (en hebreo “Gaon”-de esos que “no dejan caer a tierra ninguna de sus palabras”-). Su extraordinaria conversión que tuvo a las puertas de Damasco fue el inicio de un proceso transcendente que marcó la evolución del movimiento de los seguidores de Jesús de Nazaret. Este hombre,”hebreo de hebreos” como el mismo se define, no edificó su discurso y misión sobre teología (en su acepción occidental) ni sobre filosofía, sino sobre una persona: Jesús, Yeshúa a quien el creyó como Mesías y al que le fue necesario que sufriera primero en la cruz romana, dejando el Reino milenario davídico para “el fin de los tiempos”. Era por tanto una dinámica tensa, como dijo alguien “un ¡ya”, pero también ¡un todavía no”. El Mesías ha venido, pero todavía no reina en nuestro mundo. Ahora siendo testigo del Cristo resucitado,y habiéndosele dado una encomienda, el rabino Saulo lo deja todo, lo pierde todo por ganar ese amor al que se siente no merecedor  “porque yo perseguí a la iglesia”, antes de su conversión. Venido el Mesías todo tenía que “cuadrar” en las Escrituras. Las esperanzas de sus padres y profetas eran hechas manifiestas en Jesús, de la descendencia de David “según la carne”. La Toráh y el gran y voluminoso “cerco” que el Judaismo había construído a su alrededor,era un grave problema para comprender la “ley del Mesías”. Pablo, al igual que su Señor, no abroga la Ley,mas bien la considera normativa divina: Es la Ley de fe, de legalidad, pues fuera de la Ley sólo hay ilegalidad. La problemática surge cuando se quiere enfrentar y hasta sustituir “la ley de la Fe” (de Cristo) que es el principio de gobierno divino, con “la ley de las obras” que tiene su dinámica en el esfuerzo y mérito humano. “Si me amáis, guardad mis mandamientos”, o como lo expresa otra versión “si me amáis, guardaréis mis mandamientos” (Juan 14:15).

“BAJO” y “EN”. Pablo posiciona al hombre dentro de estos términos respecto a la Ley y respecto a Cristo. Siendo un consagrado estudiante del “Antiguo Testamento” entiende que la TORÁH ES EXPRESION  PERFECTA DE DIOS.La Ley es buena, santa, espiritual, de Dios (Rom.7:12); pero ahora conoce UNA MANIFESTACIÓN MÁS PERFECTA de la voluntad divina: Jesús el Cristo.Recordemos que Pablo no está enfrentando religiones(el “cristianismo” como tal no existía por entonces) sino que discurre ante la realidad de la Ley y la venida del Mesías quien es, por decirlo así, “la encarnación de la ley moral del Eterno”. Fue el celo religioso a la Ley lo que causó un velo a la comprensión del nuevo tiempo que Jesús trajo a Israel y al Mundo (ver Filip.3:5-6;y 2Cor.3:14). A Moisés la Ley le es dada, en Cristo-Jesús es cumplida, perfeccionada. La Toráh tiene dos vertientes : a) en términos negativos; b) como instrucción o enseñanza para la vida moral y ética. Veamos un ejemplo en Romanos 7:7. Pablo nos muestra el aspecto negativo de “NO CODICIARÁS”. Esto provoca un poder de confrontación al hombre para que éste tome CONCIENCIA Y RESPONSABILIDAD MORAL. hombre-pensando Esto crea a su vez el problema de la insuficiencia en el hombre.Dicha prohibicion de “NO HAGAS” incluso provoca la incitación al pecado,a la desobediencia. ¿Cómo es eso?, es para que veamos lo que hay DETRÁS DEL PECADO. Ante las reinvindicaciones y requisitos de  Dios sobre mi vida, produce un rechazo que crea una obra DE NO REALIZACIÓN o REALIZACIÓN DE LO MALO EN MÍ. El resultado es lo que la Biblia llama pecado (incredulidad ), que a su vez produce pecados o desatinos. Por tanto la Ley no crea el deseo rebelde, que es interno en nosotros, pero sí despierta la REALIDAD de la distancia entre nosotros y Dios, y de esa rebeldía INNATA en nuestra humanidad.La Toráh es un gran maesro o pedagogo que nos muestra lo malo que es intrísicamente el pecado;ya no su apariencia es lo que es malo,sino su naturaleza misma. Siendo pues buena y santa,la Ley condena el pecado,y engendra ira y muerte (ver 1Cor.15:56; Rom.4:15;7:9-10). Todo esto nos lleva a una comprensión de la insuficiencia e impotencia de la Ley para REGENERAR. Ella  muestra LO QUE YO SOY, pero,no tiene poder para cambiarme. Es aquí donde no pocos confunden la Ley como expresión moral, y Ley como NORMATIVA CEREMONIAL (para ello la Carta a los Hebreos es ideal para el entendimiento y esclarecimiento del tema). El error es entender que existe una gracia sin ley, lo cual ha llevado a muchos a vivir una desgraciada “gracia barata”, como lo expresara el pastor Dietrich Bonhoeffer.Pablo utiliza el término griego sarx para explicar la tendencia natural del hombre hacia el pecado. Es traducido en español como “carne”.En hebreo , como sus compañeros rabinos decían,es la voz “yetzer ra”,el impulso maligno frente al “yetzer tov”, o impulso bueno.Es a causa de esta realidad del “sarx/carne”,(el cuerpo con sus cinco sentidos  es “soma”), que  el dice que “la letra de la Ley mata”(2Cor.3:6 y ss.). A causa de que “la carne” es débil, la Ley no obra intrísicamente. La cruz y la resurección del Mesías ha hecho posible que la Ley SEA GRABADA EN NUESTROS CORAZONES, COMO ANUNCIARON LOS ANTIGUOS PROFETAS DE ISRAEL.

La Ley y los rudimentos del mundo. Pablo llamó la atención hacia el engaño de “las huecas sutilezas “que maestros cristianos de origen judío,y también gentil, estaban introduciendo a los creyentes gálatas. Esos rudimentos tenían que ver con el aspecto externo y el tremendo aparato crítico de “las tradiciones de los ancianos”(Gál.4:3,9;y Colos.2:8). Los “rudimentos” están asociados a la infancia espiritual, y la Ley es por ello elemental, pues nos lleva a Cristo.

El papel de la Toráh en la historia. La Ley tiene carácter temporal en relación a los aspectos temporales del hombre. La Ley dada a Moisés NO ES UN FIN EN SÍ MISMA. La Ley fue añadida al pacto de gracia con Abraham(Gál.3:19). El “hilo conductor” es la promesa dada en Pacto o Alianza(“Brit”), primero a Abraham, después a su descendencia (Rom.4:20 y ss.).Concluyendo,la Ley se introdujo ENTRE la promesa hecha a Abraham y la venida de “la Simiente”,el Mesías.(ver Rom.5:20 y ss.).Fue la actitud errada de muchos en Israel respecto a la Toráh que lo les llevó a anteponer su propia justicia.No entendieron(como ocurre hoy entre los cristianos)que la Fe y el anhelo de vivir la justicia VAN JUNTOS.Esa es,en mi opinión la clave(ver Rom.9:30-33). Cristo fin de la Ley. Cuando Pablo dice que “ya no estáis bajo la Ley,sino bajo la gracia” (Rom.6:14) nos está indicando que la madurez de la Ley es reemplazada por la venida de Cristo, pero recordemos que no hay Cristo sin ley. Se pasa de “bueno” a “mejor” (Gál.4:5). No somos liberados de la esclavitud del pecado por conocer que Cristo murió en la cruz; la justicia se alcanza en una IDENTIFICACIÓN EN LA MUERTE DE CRISTO (ver Gál.2:20-21). Entonces ya no estamos “bajo” la dispensación de la Ley.Ahora el camino es distinto, no obstante las exigencias morales de la Ley deben realizarse en los que “viven en el Espíritu” (Santo). Por ello entendemos que “el fin” de la Ley significa “meta”, “propósito” de traernos a Cristo Jesús,no acabar con la Ley como erróneamente todavía piensan muchos. No, el problema está en “ley en nuestros miembros” que Pablo llama “la ley del pecado y de la muerte”, y que, venido Cristo se nos concede la posibilidad de triunfar con “el Espíritu de vida” (leer Rom.8:1-4).

Terminamos-que no completamos-con un Texto del Nuevo Testamento que ha inducido a muchísimos cristianos a creer que Jesús abolió la Ley, y es el que encontramos en la Carta de Pablo a los Efesios capítulo 2, verso 15 : “aboliendo en Su carne las enemistades, la ley de los mandamientos expresados en ordenanzas, para crear en sí mismo un solo y nuevo hombre”. El desconocimiento del Judaismo en tiempos de Jesús, y la ignorancia aún más obvia de la literatura judía, ha llevado a conclusiones sobre el citado Texto muy lejos de la verdad.  Cuando un judío hoy habla de la Toráh y los mandamientos, “Toráh umitzvot”, se refiere a los 613 mandamientos derivados del Pentateuco y su interpretación en el Talmud y la literatura medieval. En tiempos de Pablo también existía lo que era conocido como “cerca de la Toráh” o “seyag ha-Toráh”. Estos eran-y son-preceptos añadidos por “los padres”, osea los ancianos que prefijaban las tradiciones en el Judaismo. foto_toraPues bien, son esa “cerca de la Ley con sus preceptos” añadidos lo que  ha sido derribada. El Señor Jesucristo ha simplificado la Ley, dándole su verdadero significado (“…pero Yo os digo…”) y haciendo que “su yugo” sea fácil de llevar incluido para los gentiles injertados en el “buen olivo” del eterno Israel de Dios (leer Mateo 11:29-30 y Rom.11:24-27). Termino mi exposición con la esperanza que los que lo lean sean entendidos en la Ley del Señor. Si hay dudas pregunte a su pastor o maestro. En cuanto a un servidor, estoy a su disposición. Terminaré con un comentario de nuestro querido hermano W. Branham que hallamos en su prédica Cristo Es El Misterio de Dios Revelado, página 57, párrafos 407-409….: “Pues” Ud. dice, “espere un momento, Hermano Branham.Ud.está refiriéndose al Antiguo Testamento”. El es el mismo ayer, hoy y por los siglos. Es la revelación completa de Dios. Cuando Dios dice algo, Él jamás puede cambiarlo. El siempre lo amplía, no lo cambia. La Ley fue ampliada,no cambiada. ¡Ampliada! “Cualquiera que comete adulterio será condenado a muerte”, pero “cualquiera”, ahora ampliada “¡Que mirare a una mujer para codiciarla!”. Él en ningún momento cambió el mandamiento, Él lo amplió.

Escrito por Enrique López

 

 

 

 

 

 

 

donar


Leave your Comment