componentes

Nuestra filosofía y su comprensión harán efecto en la sociedad más que la sociedad lo haría en nosotros. Hoy somos lo que quisieron las generaciones pasadas. Al igual que “el Logos” es la expresión exterior del pensamiento de Dios (Jn.1:1), así lo es nuestra palabra. Las ansias de cambio social que han llevado a revoluciones (evoluciones rápidas), siempre han tratado de cambiar la filosofía reinante. Desde el siglo XX, podemos decir que de forma más marcada que en otros siglos, la rebeldía como estilo de vida es una señal clara de nuestra generación: el orgullo y la insolencia, o carencia de vergüenza en los comportamientos.

Es indudable que la ciencia ha colaborado en un desarrollo de distintos campos del saber y en la filosofía. Hay que recordar en este punto que la ciencia moderna nació en el campo abonado del judeo-cristianismo. En el Oriente es imposible por razón del panteísmo. Fue con la llegada del racionalismo y su posterior desarrollo lo que cambió el orden de valores teístas. El determinismo marcó profundamente la ciencia, y como resultado nos vimos envueltos en una espiral que conlleva: 1.- Las disciplinas del pensamiento. 2.- La mentalidad de la cultura. 3.- Las condiciones imperantes. Vamos a continuación a ver “a vista de pájaro” algunas ideologías que han conformado nuestro mundo, y que han posibilitado o han “marcado el terreno” hacia la búsqueda de respuestas y a la vez han dirigido al hombre moderno (especialmente a la juventud) al encuentro de las sectas, aunque se llamen “cristianas”.

El Formalismo.- Es la fe en la tradición. Se cree erróneamente que la historia se repite, pero a lo sumo lo que se da son sucesos y circunstancias semejantes, nunca idénticas. Es peligroso magnificar el pasado. La secta lo que hace al respecto es realizar un proceso sincretista; son sincretistas por excelencia. El formalismo niega a Dios el derecho de uso y costumbres. Pero la Biblia nos muestra como la Palabra de Dios es siempre aplicable al entorno histórico y existencial. Como creyentes necesitamos volver al concepto revolucionario de Jesús: A) santidad y B) compasión.

.

materialismoEl Materialismo.- Es la fe en las cosas. Aunque las sectas y movimientos formalistas han tratado de “cosificar a Dios” (hacerle cosa, y por tanto manipulable), es una tarea imposible. Muchos jóvenes sólo pueden ver el “estándar” materialista que le ofrece la sociedad y la familia. El “bien estar” y la “buena vida” es la respuesta que reciben, y llegan a abrazar el hedonismo como búsqueda existencial del placer, el plano del “tener”, eso sí, con el menor esfuerzo posible y con la exigencia de la inmediatez. La sociedad de consumo y ocio es insaciable, y hace sucumbir al hombre occidental en una cierta fórmula, como magistralmente nos legó en su libro “¿Tener o ser?”. Erich Fromm: “Los consumidores modernos pueden identificarse con la fórmula siguiente: yo soy = lo que tengo y lo que consumo”.

El Humanismo.- Es la fe en el hombre. Es la creencia de que el hombre es esencialmente bueno (sólo que hay algunos malos). En términos generales son agnósticos. Se confunde la capacidad con la elección. El humanismo secular ignora el pecado como realidad vital en el ser humano, por lo que quieren “redimir” al hombre desde el mismo hombre. En sus esfuerzos intelectuales tratan de “acallar” la conciencia recurriendo frecuentemente a la psicología. Se postula que el hombre se “hace” hombre a través de un desarrollo evolutivo.

.

imagen_o_vdeo_183_2_fhdr-640x640x80El Modernismo.- Es la fe en los hombres. Es la versión religiosa del humanismo secular. No rechaza a Dios necesariamente, pero sí a la Palabra de Dios como absoluto. El llamado “evangelio social” entra dentro de este marco del modernismo. Todo aquello que reviste categorías de milagro y que sea contrario a la razón moderna es rechazado. Jesucristo es contemplado solamente como hombre.

.

1040390_185889144910361_1612547414_oEl Racionalismo.- Es la fe en la mente. Definitivamente abandona toda idea religiosa. Comienza su discurso desde el hombre como base. Y va desarrollando su ideología erróneamente basándose en una ecuación (sintetizándola): Lo impersonal + Tiempo + Casualidad = Vida. Esta ideología, aunque parezca atractiva para un joven de nuestro tiempo, es rechazada por ser marcadamente impersonal. Y el hombre en su juventud busca ser amado, y lo impersonal de la vida le causa un vacío insoportable.

.

marxEl Comunismo.- Es la fe en Karl Marx. Rechaza la religión vacía. En su dialéctica (humanista-sintética) llega a la conclusión de que la religión es “el opio del pueblo”. El comunismo siempre ha atraído a la juventud. Digamos que en la práctica hay dos comunismos: a) El comunismo idealista y b) el comunismo práctico. Se fundamenta en tres pilares básicos: 1) No hay Dios. 2) La materia siempre está en movimiento. 3) El hombre es conformado por el entorno, y puede transformarlo. Esta ideología necesita creer en una ley y un orden férreo para poder llevar sus ideas a realización, por tanto, otro principio en la praxis comunista es que ” el fin justifica los medios”. La experiencia histórica nos muestra que el comunismo puede crear desde el caos hasta el absurdo. Los individuos son necesarios en tanto que son aprovechables para el grupo. El comunismo como ideal político y práctico, predica la violencia como medio para la paz. La conquista del mundo es su meta; en esto es profundamente sectario utilizando el miedo como un instrumento constante. Al catalogar a la religión de forma esencial, y no sólo sociológica, excluye y mata la individualidad vital.

.

georg_hegelEl Existencionalismo.- Es la fe en la fe. Hegel fue el que impulsó esta filosofía. Este filósofo alemán rechazó el concepto milenario de “causa-efecto”. En su atrevimiento creía que los hechos podían estar opuestos a los hechos. Una tesis cercana a una mentalidad esquizofrénica. Pero el padre del existencialismo es considerado al danés Sören Kierkegaard. El enseñaba que era necesario en nuestra vida dar un “paso de fe a ciegas”. Había que ser valiente y “saltar” sin importar a dónde nos lleve ese salto. Karl Jaspers lo expresaría en otras palabras más significativas: “Anhelar que algo ocurra para que ocurra”. El aspecto personal en este proceso de “aventura existencialista” es incomunicable. Es también otro existencialista (en este caso ateo), J.P. Sartre, quien influyó mucho en su generación, especialmente en la juventud universitaria europea, apelando a “autentificarnos”, es decir, a realizarse, sin barrera alguna. Lo importante es realizarse, no importa cómo. Ya el afamado filósofo, y politólogo Russeau había dicho categóricamente que los individuos deberían hacer lo que se les antojaran. Ya más recientemente, Aldous Huxley animó a sus contemporáneos a la ingestión de drogas… “No esperes, haz que ocurra” era uno de sus dichos más frecuentes. Lógicamente estos “saltos de fe” eran de diversa factura: sexo, drogas, rock duro, experiencias místicas, etc. Los que creemos en Cristo contemplamos la fe como un fiarse de Dios de todo corazón, no como una fórmula doctrinal de aspecto dogmático. La fe no es ciega, ya que Jesús de Nazaret, el Cristo, es un hecho fáctico.

.

El Espiritismo.- Es la fe en lo oculto (misterioso). La brujería y el encantamiento atraen a la gente común. Entre la juventud, especialmente la juventud urbana, lo prohibido y lo misterios es un acicate para experimentar algo nuevo y diferente de lo cotidiano y tradicional: 1) adivinación, bolas, ouíja, etc. 2) las hojas de té o la quiromancia. 3) astrología: horóscopos, etc. 4) técnicas parapsicológicas. 5) entretenimientos: drogas, mantras (cánticos), música, meditación transcendental.

Es pues evidente que, consciente o inconscientemente el hombre moderno ha absorbido en su diario vivir componentes de estas filosofías e ideologías. Hay una tendencia hacia la despersonificación. El abuso o mal uso de la ciencia ha creado muchos problemas, como por ejemplo la computadora con sus “redes sociales” que intensifican esa despersonificación tan profunda que sufren nuestras sociedades, ya a un nivel global o universal. Ante la falta (o negación) de absolutos, se evidencian esas carencias que deshumanizan el comportamiento vivencial entre los prójimos. Fue Skinner quien ensenó que el hombre es “mecanicista”, y que por tanto él mismo podría controlar la vida del hombre, con su entorno y su genética, etc.

Nos es necesario un equilibrio mental y emocional. Siendo la secta eminentemente urbana, sobre todo en grandes ciudades, suele estar cerca o junto al lado de movimientos sociales como el comunismo. El crecimiento demográfico es muy grande, creando las “ciudades dormitorio”, barrios en la periferia de las grandes ciudades, agravando de esa forma el problema de la exclusión social y el aislamiento. La secularización ha dejado casi desprovista a la sociedad de valores morales y absolutos, y recordemos que “todo vacío busca ser lleno”. Y esta necesidad la que lleva al hombre hacia la secta (o hacia cualquier sucedáneo o tipo de droga moderna). Pienso que es en el campo educativo en donde se han abierto esas puertas del humanismo secular exento de la espiritualidad judeo-cristiana, y ha servido como vehículo principal para desarrollar incluso formas aberrantes de comportamiento social como es la llamada “ideología de género”. Las nuevas generaciones asimilan, quizá de manera inconsciente, los principios filosóficos e ideologías, lo cual se muestra claramente, como un reflejo de esta cultura en auge, en la música.

Hasta aquí, hemos mostrado de forma genérica y reflexiva sobre el fenómeno de las sectas, aunque se denominen cristianas. Creo que la auténtica experiencia cristiana (lo que Jesús llamó “nacer de nuevo”) y una correcta comprensión de lo que significa el Reino de Dios, es el auténtico antídoto para la sugestión que ofrecen las sectas, y también para los comportamientos sectarios tan connaturales en el hombre carnal.

 

Un cordial saludo. Dios les bendiga.

Evangelista: Enrique López Celdrán

 

Fuentes consultadas: Apuntes de clase, S.E.E., 1984

La derrota del pensamiento, A. Finkielkraut

¿Tener o ser?, E. Fromm

El miedo a la libertad, E. Fromm

S. Biblia VRV, 1960

 

 

 

 

.

donar


One Comment so far:

  1. […] COMPONENTES IDEOLÓGICOS EN LA CULTURA OCCIDENTAL […]

Leave your Comment