ÁBREME, HERMANO

.

He golpeado a tu puerta,

he llamado a tu corazón,

para tener un lecho,

para tener un poco de fuego,

para calentarme:

ábreme, hermano.

¿Por qué me preguntas

si soy de África,

si soy de América,

si soy de Asia,

si soy europeo?

Ábreme, hermano.

No soy negro,

ni un piel roja,

ni un oriental,

ni un blanco,

sino sólo un hombre;

ábreme, hermano.

Ábreme la puerta,

ábreme el corazón,

porque soy un hombre,

el hombre de todos los tiempos,

el hombre de todos los cielos,

un hombre como tú.

.

René Philombe (Poeta Camenurés)

 

.

donar

 

 


Leave your Comment