Cuando intentamos convencer a una persona sobre las verdades del cristianismo, o cuando personas que dudan sobre la Biblia o Dios nos hacen preguntas, solemos explicar o responder según el nivel de conocimiento que tenemos. Y en ocasiones podría ser mucho el conocimiento que hemos acumulado, y confiados en lo que hemos aprendido pensamos que eso será una garantía para convencerlos (Y es definitivo que entre mayor conocimiento, mayores ventajas) pero no siempre es así, con todo el conocimiento que exponemos, la mayoría de nosotros hemos visto como las personas mantienen una resistencia o terminan por irse ignorando nuestra exposición.

El problema no es el conocimiento, y mucho menos si es conocimiento bíblico, sabemos que la Biblia es Palabra de Dios, como dijera el rey Salomón “Palabras de sabios y sus dichos profundos” en la Biblia hay una gran riqueza de sabiduría, así que no está en lo que hablamos sino como lo presentamos. La realidad es que no sabemos esbozar ARGUMENTOS CONVINCENTES, simplemente citamos aquello que aprendimos y recordamos, pero no estamos dando en el blanco al transmitir ese conocimiento.

Una de las mejores formas para construir ARGUMENTOS CONVINCENTES Y SÓLIDOS, que no son sencillos derrumbarlos, es por medio del SILOGISMO, un método de Razonamiento deductivo, es un método usado por los apologistas más reconocidos mundialmente y también lo usan conferencistas, abogados, entre otras profesiones. Así que prepárate para entrar en la materia de filosofía cristiana.

EL SILOGISMO se compone de dos premisas y una conclusión. Las premisas son dos proposiciones o principios conocidos, la primera premisa se conoce como premisa mayor (En la cual ya es evidente a lo que queremos llegar) la segunda premisa es la menor, y al juntar ambas premisas y razonar sobre ellas nos llevarán a una conclusión que será un nuevo principio o proposición.

Ejemplo:

PREMISA MAYOR.
Todos los bebes lloran cuando tienen hambre.

PREMISA MENOR
Juanito es bebe y está llorando.

CONCLUSIÓN
Juanito tiene hambre.

Usando este método y cuidando que ambas premisas sean VERDADERAS es inevitable que no lleguemos a una conclusión verdadera, esto en lógica se resume con la fórmula: De la verdad con procedimiento valido solo se sigue la verdad. Ahora entiendo que el ejemplo de arriba pareciera demasiado obvio como para pensar que necesitamos premisas para demostrar que Juanito tiene hambre, pero esto solo es un ejercicio sencillo, así que vamos a subir de nivel este ejercicio para que te vayas familiarizando con esta fórmula. Pasemos al siguiente ejemplo:

PREMISA MAYOR.
Todos los planetas son esféricos.

PREMISA MENOR
Júpiter es un planeta.

CONCLUSIÓN
Júpiter es esférico.

Absolutamente nadie podría negar la conclusión o tacharla de mentira porque la premisa mayor está demostrada científicamente por medio de la cosmología, la segunda premisa, la menor tampoco puede ser negada, Júpiter está dentro de nuestro sistema solar y es esférico, ahora quiero que pongan atención en lo siguiente, hasta este momento la conclusión de ambos ejemplos es demasiado evidente, pero piensa en lo siguiente, hace 2500 años los griegos no tenían telescopios como los que ahora tenemos así que solo podían ver pocos planetas, los más lejanos que eran vistos como un microscópico punto (excluyendo cualquier otro tipo de conocimiento) ellos no podían saber cuál era la forma de ese planeta, excepto por medio de un razonamiento deductivo. Era su razonamiento lo único que ellos tenían para asegurar que aquel planeta microscópico a su vista tenía que ser redondo. Esto lo que nos demuestra es que en ocasiones la conclusión a la que lleguemos no será tan evidente excepto las premisas nos la muestren. Antes de que aumentemos la complejidad del ejemplo, les daré un ejemplo con la Biblia para que de esa manera aprendan a diseñar sus argumentos con material cristiano.

PREMISA MAYOR.
Jesucristo es Dios hecho carne.

PREMISA MENOR
Solo a Dios y a nadie más debemos de adorar y servir.

CONCLUSIÓN
Jesucristo es digno de ser adorado y servido.

Como se dan cuenta esa conclusión nos sirve para demostrar que no estamos adorando a un hombre común y corriente, sino aquel que como Dios nos creó y como hombre nos salvó por medio de su muerte. Esto serviría para explicarle a los que nos reclaman que estamos adorando a un simple carpintero y para ayudar a entender a los que pertenecen a la iglesia de los Testigos de Jehová, que no quieren adorar a Jesucristo.

Ahora llevemos esto a un plano más complicado en donde la conclusión no es evidente, sino que se hace evidente solamente gracias a las premisas. Voy a poner un ejemplo real en una de las enseñanzas que yo he dado en mis videos y muchos que no saben razonar las Escrituras me han atacado por la misma razón, pero esta ocasión lo haré a la inversa, primero les presentaré la proposición y luego demostraré que por medio del silogismo mi afirmación es correcta a pesar de que muchos se escandalicen.

AFIRMACIÓN
Jesucristo no fue Dios de niño sino hasta los 30 años.

Muchos me tacharon de hereje al escuchar algo como esto, pero no es complicado descubrirlo, solo tenemos que usar el razonamiento deductivo con las Escrituras y llegaremos inevitablemente a la verdad si usamos las premisas correctas.

PREMISA MAYOR.
Dios no puede crecer en sabiduría porque Dios es omnisciente (Todo lo sabe). Salmo 147:5

PREMISA MENOR
Jesucristo a los 12 años crecía en sabiduría. Lucas 2:52.

CONCLUSIÓN
Jesucristo no fue Dios a los 12 años.

Ahora si llevamos este sistema a un planteamiento con los ateos, claro está que no podemos usar las Escrituras, por lo tanto tendremos que usar premisas que sean aceptadas por ellos, o si no las aceptan, que puedan demostrarse que son verdaderas por medio de la ciencia o la historia. Veamos un ejemplo.

PREMISA MAYOR.
Todo lo que comienza a existir, tiene una razón de su existencia.

PREMISA MENOR
El universo comenzó a existir.

CONCLUSIÓN
El universo tiene una razón (Dios) de su existencia.

Si el ateo no puede negar la premisa mayor porque es demostrable por medio de la ciencia y la filosofía, y la segunda premisa aceptamos que fue durante un tiempo cuestionable, pero desde la década de los veinte del siglo pasado dejó de serlo, porque gracias a los avances en Astronomía y con la nueva tecnología en los telescopios, como el Hubble, se pudo llegar a la conclusión de que el universo que antes se creía y enseñaba (Dicho sea de paso, sin evidencias, solo se decía) que era infinito, en realidad no lo es, el universo tuvo un comienzo, así que la idea de universo infinito se desmoronó con este descubrimiento. Por tanto la conclusión en nuestro silogismo es indudablemente cierta. EXISTE UN CREADOR QUE ES LA RAZÓN DE LA EXISTENCIA DE NUESTRO UNIVERSO.

Te aconsejo que empieces a practicar este sistema de construir argumentos sólidos por medio del método deductivo. En un artículo posterior estaremos ampliando esto.


Leave a Reply