Monthly Archives: abril 2017

Home »  2017 »  abril

Nuestra filosofía y su comprensión harán efecto en la sociedad más que la sociedad lo haría en nosotros. Hoy somos lo que quisieron las generaciones pasadas. Al igual que “el Logos” es la expresión exterior del pensamiento de Dios (Jn.1:1), así lo es nuestra palabra. Las ansias de cambio social que han llevado a revoluciones (evoluciones rápidas), siempre han tratado de cambiar la filosofía reinante. Desde el siglo XX, podemos decir que de forma más marcada que en otros siglos, la rebeldía como estilo de vida es una señal clara de nuestra generación: el orgullo y la insolencia, o carencia de vergüenza en los comportamientos. Es indudable que la ciencia ha colaborado en un desarrollo de distintos campos del saber y en la filosofía. Hay que recordar en este punto que la ciencia moderna nació en el campo abonado del judeo-cristianismo. En el Oriente es imposible por razón del panteísmo. […]

  La calumnia Rubén Darío Puede una gota de lodo sobre un diamante caer; puede también de este modo su fulgor oscurecer; pero aunque el diamante todo se encuentre de fango lleno, el valor que lo hace bueno no perderá ni un instante, y ha de ser siempre diamante por más que lo manche el cieno.   Soneto Francisco L. Bernárdez Si para recobrar lo recobrado debí perder primero lo perdido, si para conseguir lo conseguido tuve que soportar lo soportado. Si para estar ahora enamorado fue menester haber estado herido, tengo por bien sufrido lo sufrido, tengo por bien llorado lo llorado. Porque después de todo he comprobado que no se goza bien de lo gozado sino después de haber padecido. Porque después de todo he comprendido que lo que el árbol tiene de florido vive de lo que tiene sepultado.     CASIMIRA   Rodolfo Loyola Casimira, casi […]

Protegido: Culto Domingo 16 de abril am.
administrador personal
Escribe tu contraseña para ver los comentarios.

No hay extracto porque es una entrada protegida.

  Las Sagradas Escrituras nos muestran que desde una perspectiva antropológica, el hombre tiende hacia “las tinieblas” (cf. Jn. 3:19-21). Es ese amor a la oscuridad lo que produce la secta. El inmoral, aunque huye del Evangelio, también se siente necesitado de religión; de ahí que se sienta atraído por alguna secta, ya que la secta no confronta al hombre pecador con Dios, que es santo. Las sectas crean un sistema de méritos para “acallar a la conciencia”. Es por ello que el hombre inmoral aceptará un sistema, aún riguroso, que le permita seguir siendo “señor de su conciencia”. La INMADUREZ siempre es un campo abonado, especialmente si una sociedad adolece de mayoría “evangélica”. Existe una infancia espiritual en el nuevo convertido con mucha susceptibilidad (cf. 1 Pedro 2:2). La instrucción bíblica es por tanto una ineludible necesidad. Si, pues, aceptamos que la secta es destructiva para la evolución del […]